Tuesday, May 27, 2008

Los fascistas y sus discipulos Por Victor Llano/ LD


Ya en el año 1983 y coincidiendo con el exilio de Armando Valladares, Esperanza Aguirre constituyo en España el Comité Pro Derechos Humanos en Cuba. No solo por eso, pero también por eso, inspira tanto odio y tanto miedo en todas las especies de fascistas.

De setenta y tres diputadas socialistas únicamente dos se han atrevido a condenar la represión que impide que las madres, hermanas y esposas de cientos de cubanos denuncien las torturas y la injusticia que sufren sus familiares. Es lo que pueden esperar las Damas de Blanco de las socialistas españolas que, sin cubrirse la cara por la vergüenza, insisten en presumir de su solidaridad con las mujeres que sufren. Solidaridad que en lo que afecta a las mujeres victimas de los hermanos Castro no alcanza el 3%. El 97% restante prefiere callar antes de correr el riesgo de entorpecer la amistad que Zapatero quiere fortalecer con los que el cree que van a heredar las mas de trescientas cárceles en las que se tortura a mas de cien mil presos.


Y lo peor es que nadie ha de sorprenderse del desprecio que por el sufrimiento ajeno han demostrado la inmensa mayoría de las diputadas socialistas. Al menos, Manuel Fraga no podría ni sorprenderse ni reprocharselo. El que ahora nos quiere vender como guia espiritual del centro en la nada no dudo en abrazar a Raúl Castro y en presumir de su amistad. Es lo que tienen algunos fascistas. Nunca abandonan a los viejos amigos.


Por tener tienen hasta discípulos mas o menos aventajados que llegaron a alcaldes. Es el caso de uno de los pupilos de Fraga. Solo recordando las viejas amistades del que todavía es su tutor entendemos que Alberto Ruiz Gallardón le pida el exilio cubano que abandone el discurso del dolor. Aunque cueste creerlo, un anciano fascista como Manuel Fraga aun cuenta con discípulos. No por gusto ampara, después de presumir de su amistad con los verdugos de miles de gallegos, la ambición de un individuo que incurre en la infamia de pedirle a los que sufren que olviden su sufrimiento.


Por fortuna, no todos los españoles ofenden a las victimas de la tiranía comunista. Al menos, no los liberales. Ya en el año 1983 y coincidiendo con el exilio de Armando Valladares, Esperanza Aguirre constituyo en España el Comité Pro Derechos Humanos en Cuba. No solo por eso, pero también por eso, inspira tanto odio y tanto miedo en todas las especies de fascistas. Tanto en los liberticidas que presumen de progresistas como en los supuestos centristas amigos de asesinos en serie.

Inexplicable estrategia contra disidentes Por Jorge Hernandez Fonseca/ Agencias


La dictadura cubana, que se ha caracterizado en este medio siglo de opresión por organizar campanas consistentes contra la oposición interna -a la que descalificaba como siendo "pagada por el oro yankee" - asociándola al servicio (el que paga manda) de un gobierno extranjero, ha iniciado un inexplicable cambio de rumbo en las acusaciones a la oposición, aduciendo ahora que el dinero proviene, no del gobierno norteamericano, sino del exilio cubano.

Se nota en la actual campana de descrédito contra los opositores pacíficos cubanos la puesta en escena de un mismo procedimiento, con comparecencias televisivas difamatorias, seguidas de la publicación de supuestas evidencias en la prensa escrita, de determinados hechos que según la dictadura probaria la tesis que la dictadura quiere enarbolar contra la disidencia.

Sin embargo, y aunque el procedimiento mecánico es similar, la esencia de la campana actual es diferente ( en la practica cualitativamente diferente) a lo que hasta ahora venia insistiendo consistentemente el gobierno cubano contra la oposición dentro de la isla.

Siempre se dijo que los opositores eran "asalariados del gobierno de EUA". Incluso la acusación de actuar pagado por una "potencia extranjera" motivo largas condenas de cárcel en la llamada Primavera Negra.

Ahora se dice que el dinero proviene de "una organizacion del exilio" , lo que cualitativamente cambia radicalmente el enfoque de apoyo monetario a los luchadores cubanos por la democracia dentro de Cuba. Según la campana actual de los "nuevos" hombres de Raúl al servicio de la difamación (se ve que son nuevos, porque han fallado en su "innovación") es el exilio cubano el que realmente suministra fondos para la disidencia, lo que no resulta en delito de ningún tipo, siendo un diplomatico norteamericano acusado solamente de ser el "correo".

Es verdaderamente inexplicable que los sevicios represivos de la dictadura hayan echado por tierra un guión tan efectivo como el que anteriormente enarbolaban. A pesar que todos los cubanos saben la mentira implícita en las anteriores aseveraciones, ahora es la propia dictadura la que se auto desmiente con una versión mas cercana a la realidad con el dinero. Este procede de organizaciones privadas cubanas del exilio, para apoyar la lucha democrática.

Este cambio solo puede tener dos explicaciones posibles. La primera, directamente vinculada a lo que la dictadura nos tiene acostumbrados, simple incompetencia; la segunda, un poco mas profunda, relacionada a posibles y sutiles cambios de enfoque ejecutados a propósito por los altos mandos (esta menos probable) o a "errores" individuales cometidos durante la elaboración de la campana, hechos a propósito, como manera de 'ser mas justos' con la oposición interna.

Tratando de des meritar a los opositores, se vincula a la organizacion cubana del exilio que financia a la oposición interna cubana, a "sectores terroristas" de cubanos que apoyan a Posada Carriles , y se enfilan los cañones contra Santiago Alvarez, preso por las autoridades de EUA, precisamente por ayudar al luchador cubano en desgracia dentro de los Estados Unidos.

Es inexplicable la inconsistencia de las acusaciones actuales contra la disidencia interna, que en realidad terminan ahora redimiendo ante el mundo a los opositores cubanos, acusados ante de ser "asalariados del imperio". La dictadura, tratando de hacer mas graves las acusaciones, da el tratamiento de "terrorista" a la organizacion sin fines de lucro de los cubanos del exilio que envía dinero a la disidencia cubana, centrando el ataque contra un hombre que las propias autoridades de EUA mantienen preso, restando credidilidad a su supuesta sumisión al imperio.

Cuba ha errado el tiro. Espejandose tal vez en lo que sucede dentro de Venezuela y Ecuador, acusadas ambas de apoyar a los grupos terroristas de Colombia por los documentos revelados en el computador de Raúl Reyes -confiscado por las tropas colombianas -pensaron que ahora la acusación de recibir dinero de "terroristas" era mas grave que recibirlo del "imperio".

Un cambio cualitativo de las acusaciones de la dictadura cubana contra la disidencia interna, tendrá consecuencias inmediatas en la opinión publica internacional. Acusar a Santiago Alvarez de "terrorista", tratando de empanar el apoyo financiero que brinda su organizacion a la oposición política cubana, es como tratar de desvirtuar las fechorias cometidas en Bolivia por Che Guevara acusándolo solamente de "terrorista", y no de invadir un país extranjero y hermano, con tropas cubanas pagadas y entrenadas por Castro en Cuba. Ese fue su delito.

Es inexplicable, para cualquier observador del panorama político cubano, que la dictadura haya desaprovechado la oportunidad que organizaciones opositoras cubanas de Miami dieron precisamente debatiendo el apoyo financiero recientemente. Cuando trascendieron las primeras informaciones sobre la nueva campana de descrédito contra la disidencia, casi se tenia la certidumbre de que la dictadura tomaría como base el debate en el seno del exilio. Pero no. Las huestes de Raúl ensayaron esta fallida campana asociada al dinero "terrorista". Craso error.

Claro que existe el peligro de que algunos opositores internos sean presos, acusados de delitos imaginarios. Sin embargo, ya no se podrá decir que fue el "imperio" quien lo financio, como se dijo mentirosamente en los juicios de la Primavera Negra.Esto debilita la oposición de la dictadura ante el mundo y redime la disidencia, porque es deber de todo exilio, mundialmente reconocido, el apoyar la oposición interna que lucha por la democracia y la libertad de su país.

Estamos en presencia de un indicador del grado de debilidad que ha comenzado a generalizarse entre los nuevos (pero de edad avanzada) gobernantes cubanos. Fallos de este tipo se pagan muy caros. Esperemos que sean sintomáticos de tiempos mas próximo a la tolerancia, la libertad y el retorno de Cuba al redil moderno y democrático de Nuestra América.

El silencio de los carneros (Parte Primera) Roberto Luque Escalona/Cortesia de LNC


De las relaciones entre los intelectuales y la Revolución Cubana se trata en estas paginas. Debo aclarar, ante todo, que utilizare la palabra "intelectual" como sinónimo de "escritor". No se trata de una manifestación de exclusivismo gremial, sino de mi convencimiento de que la literatura, en sus diversos géneros, es la manifestación del intelecto que mayor influencia política ejerce, el que posee mayores posibilidades de llegar a la mente de las personas y el de mayor importancia en la cultura cubana. Solo el cine y la televisión pueden competir con la literatura en cuanto a capacidad de comunicacion, y quizás superarla, pero ambas son de reciente creación; además, implican una inversión inicial de capital y el uso de medios técnico, lo que facilita su control por el Estado totalitario.
El ballet y otras manifestaciones danzarias son poco menos que inicuas desde el punto de vista político; por eso han tenido tanto desarrollo en la difunta Unión Soviética y Cuba. Algunos pintores y escultores, como los deportistas profesionales, ganan mas dinero del que merecen, pero esa bonanza económica no aumenta la influencia de su arte. En cuanto a la música, es casi tan manipulable como el cine y la televisión.
Son los escritores los que con mayor eficacia reflejan el devenir social, los que mayores oportunidades tienen de crear una conciencia critica en los demás. Son , por ello, los de mayor peligrosidad potencial para una tiranía. He dicho potencial, que para criticar a un tirano hace falta algo mas que talento cuando se vive bajo su gobierno.
Por otra parte, que tengan la oportunidad de crear conciencia no quiere decir que lo hagan o que estén obligados a hacerlo. Como todos, los escritores tienen derecho a la indiferencia, que no es, necesariamente complicidad. Julian del Casal fue un indiferente; Roberto Fernández Retamar es un complice.
Hablare, pues, de los escritores. Es inevitable referirse a otro tipo de creadores, pero serán casos aislados.
En la segunda de cada del siglo XIX, el frenesí independentista estaba en su apogeo. Guerras, revueltas y conspiraciones se sucedían en la América hispana. No así en Cuba. Los cubanos no pasamos de la conspiración, lo que resulto, a la larga, una manifestación de sentido común. Entre los primeros conspiradores, uno de los mas destacados fue el poeta José María de Heredia, que tomo parte de la sociedad secreta conocida como Soles y Rayos de Bolivar. Casi adolescente en su época de conspirador, Heredia, ya cerca de la madurez y mas cerca aun de la muerte por tuberculosis, renegó de sus ideas independentistas, en realidad, lo que sucedía en México, donde vivía, y en el resto de los países hispanoamericanos era como para volverse renegado. Mucho y mal se ha hablado y escrito sobre el general Miguel Tacón, entonces gobernador de Cuba, pero lo cierto es que, si se le compara con el también general Antonio Lopez de Santa Anna, cinco veces presidente de México durante los anos mexicanos de Heredia, don Miguel era al menos aceptable. Heredia murió antes de cumplir los 40, y ha sido criticado y defendido. De todos modos, fue nuestro primer escritor rebelde. Su Himno del Desterrado mantiene, por desgracia, actualidad.
El segundo fue el padre Felix Varela, cuya inclinación por la política, la enseñanza y el sacerdocio eran mas fuertes que la que seria por la literatura. En la politica estaban, exactamente en las Cortes de Madrid, cuando, en su condición de diputado, voto a favor de la destitución del rey Fernando VII. Al recuperar el poder aquel aspero rey, el padre Varela debio huir a los Estados Unidos, convirtiéndose en el primer cubano exiliado en esta tierra. Varela se estableció en Nueva York, en una diócesis poblada por irlandeses que llegaron a considerarlo una especie de santo. Como Heredia, abandono el independentismo, pero su desilusion no fue con la idea, sino con la poca aceptación que esta tuvo entre los cubanos de la época. Antes que la indiferencia lo llevara al hastió publico magníficos ensayos en su diario El Habanero.
Gabriel de la Concepción Valdez, llamado Plácido, no fue separatista, no se intereso nunca por la política, pero fue el primero al que le toco morir a causa de ella. La matanza de esclavos conocida por el estrambótico nombre de Conspiracion de la Escalera se extendió a negros y mulatos libres, algo natural, pues no le habían costado un centavo a nadie, mientras que cada esclavo muerto le golpeaba el bolsillo a su amo. Al plácido bardo, cuya vida y muerte no fueron nada plácidas, le toco morir en el escarmiento. En su postrer poema, Plegaria a Dios, leído por el mientras marchaba hacia el patíbulo, se declaro inocente. Seguramente lo fue. De todos modos, este escasamente instruido y abundantemente dotado poeta fue el primer escritor cubano víctima de los conflictos sociales, el primer escritor mártir. A mis compatriotas les gusta mucha esa palabra. A mi no.

Nota del Editor:
(Hemos dividido este importante trabajo en varios capítulos debido al espacio-digital).