Wednesday, June 18, 2008

Pez venenoso aparece en aguas de Cuba


(EFE)La Habana. El pez León, una especie venenosa de los océanos Indico y Pacifico, ha aparecido como un "intruso" en aguas de Cuba, donde fue detectado por primera vez el año pasado, informo cogio la prensa oficial cubana.

Conocido por los especialistas como "león nadador" y por los aficionados como "el abanico de los mares", el pez león puede alcanzar de la cabeza a la cola hasta 40 centímetros y esta rodeado de espinas que segregan veneno como mecanismo de defensa.

"Por ser un fenómeno nuevo en Cuba, no podemos asegurar que se convierta en un peligro inminente para las personas", dijeron al diario Juventud Rebelde los especialistas del Acuario Nacional Armando Olaechea y Raul Corada.

Aunque hasta el momento no se ha reportado en la isla ningún accidente a causa de sus espinas toxicas, los biólogos alertan de que se trata de una especie "intrusa" y señalan que desde el punto de vista científico su peligro es que "se convierta en depredador de algunas especies en el Caribe".

El pez León fue detectado por primera vez en las aguas orientales de Santiago de Cuba, en junio de 2007, un mes después se encontró en las costas de Caibarien, en el centro del país, y también ha sido visto por buzos en las provincias de La Habana, Matanzas y Ciego de Avila.

Juventud Rebelde señala que su presencia en las costas locales "no debe provocar alarma a nadie, porque no es realmente un hecho generalizado como para eso" y resalta que "generalmente se encuentra entre los arrecifes y no en limpias playas de arena".

"Todavía no conocemos exactamente que puede ocurrir con el pez león. A lo mejor no se adapta completamente al Caribe -lo cual dudamos- o quizás desplace a otras especies", afirmo el ictiólogo cubano Alain Duran, citado por el diario.

El pez león no debe ser confundido con la Claria o pez gato caminador, introducido en la isla para aumentar el consumo de proteínas de la población durante los años del llamado "periodo especial" y convertido en peligrosa amenaza para el ecosistema nacional.

La Claria es originaria de Asia y bajo su nombre se agrupan unas 2,000 especies extendidas por India, el sudeste asiático, Indonesia y el norte de África. Su expansión incontrolada en Cuba ha provocado serios estragos en la fauna y vegetación acuáticas en los últimos años.

Poema del libro "Alma Secreta"

Poema para una niña morena

Como collarín de perlas y moluscos.
Como requintear de cuerdas con maracas.

Como tambor, rumba y caracol
Cuba grita y no se raja.

Como manantial que no se acaba.
Como antorcha que no se apaga.
Como mulata divinizada y dinámica
Cuba grita y no se raja.

Cuba. La gigantesca morena
del caribelleante trovador
llora ahora como niña herida
y traicionada.
Por su suelo de burbuja
la serpiente se arrastra.
Espuela roja de mayoral vencido,
cadena endemoniada con esfinge
de dragón nervioso
hinca a mi morena brava. Pero no se raja!

Requintear, requintear que Cuba no se raja!

Mulata de vena verde como la caña
idolatrada y sencilla niña
al viento de tu voz.
Dicen que al mediar el poniente
a tu cuello cubierto con flamboyán
y palma-cana
tu vientre carga al sueño de un niño
sorprendido ante las penas del mar que te baña.
Morena que todo lo arrebata.
Mi mano con música triste
toca a tu corazoncillo frágil,
poético como las montañas
Mi mano
mientras tu cadera llora
envuelta al rítmico gemir del espejo
de tus pupilas
revisa al sol y te aguanta.
Mi mano embelesada
calma al cinturón de guitarrón adolorido
mientras palpitas ilusionada.
Pero no te rajas!
Mi mano como la de un niño te señala.
Mi mano como la del niño lejano
siente al calor de la tierra pisoteada.
Mi mano como la de un niño te levanta.

Perla propulsada por los tambores del África,
bella roca femenina y fresco polen.
Trigueña contagiada por el abanico marino
y enramadas fugaces como las palmas;
pequeña niña con canto abatido
por la noche salada
lloras pero no te rajas.

Escondido en tus cañadas
un niño desde el color de tu vientre canta.
Un niño veloz también su corazón se mueve
al perfil antillano
como blanco anillo de paloma esmaltada.


Ernesto Escudero