Monday, August 11, 2008

La verdad duele...



- Por qué no se calla?-


Por Enrique Artalejo



En Cuba, en aquella que "La fundación de la república fue un momentos insignes del siglo XX en Cuba" pero el supuesto para algunos "el triunfo de la revolución", cuando en realidad fue la destrucción de la república; había un refrán que decía...que es mejor callar que revolver cosas que definitivamente tienen mal olor. Y estamos ante una de ellas, y no es la única. Hace unos días el caso de la Señorita Marifeli Pérez Stable, fue desempolvado por las declaraciones del Ex-Agente de Inteligencia del Dpto, de Defensa de Estados Unidos Chris Simmons, en el programa "A Mano Limpia" de América TV en la ciudad de Miami.

Digo desempolvado, porque lo revelado en dicho programa , no es nuevo para muchos cubanos en Miami, lo que lo mantiene vigente es el mal gusto de algunas personas en no saber callar cuando se tiene un tejado...de vidrio.

Un amigo me hace llegar lo publicado por esta dama en "en Nuevo Granma de Miami".-En que otro lugar mas apropiado para escribir lo que recibo? Y por otra parte el Sr. Diego Trinidad nos informa que la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana (ASCE) ha tenido el poco juicio de elegir a la Srta. Pérez Stable como una de sus siete directores y ella ha tenido el poco juicio de aceptarlo.

En el escrito recibido titulado "Una tercera oportunidad", expresa como jutificación a su actuación que ella ha sido solamente una de muchos. Me recuerda otro refrán de la Cuba de Ayer..."Mal de muchos, consuelo de tontos".

Comienza su articulo remontándose a la fundación de la república, desempolva a Don Tomas Estrada Palma, para justificar en 1959 su error de "niña"...y escribe:

"Aunque niña en 1959, recuerdo muy bien las imagenes y la alegría de aquel momento.Cuando escribí La revolución cubana: Orígenes, desarrollo y legado, las tuve muy presente.Los dos últimos años que pase en Cuba dejaron en mi una huella indeleble":

Para muchos cubanos que vivimos un par de años en Cuba 1959-60, la llamada revolución cubana también dejo huellas indelebles en nuestras vidas. En mi caso los fusilamientos de cientos de compatriotas indiscriminadamente, la destrucción de todas las instituciones que crearon la república, el despojo de todos los medios de comunicacion anadio privados y el robo de todas las empresas privadas ha sido una huella indeleble de la "robolución cubana".

Todo el que vivió, o conoció, o estudio, o investigo...lo ocurrido en Cuba, en y durante los dos primeros años de la "robolucion", y después escribió sobre ella y no condeno los hechos...solo le cabía y le cabe, pedir excusas y unirse como soldado de fila para combatir el robo de nuestra patria, a manos de una cuadrilla de gangsters, ya que aunque muchos no lo supieran, Fidel Castro fue un gangster siempre...antes de llegar, cuando llego y lo ha continuado siendo el resto de su vida.

Señorita Pérez-Stable... a continuación los puntos que usted expone:

* Por haber compartido desde un reparto exclusivo de La Habana el orgullo nacional que la revolución propicio;

*Por haber salido al exilio a fines de 1960 al igual que cientos de miles de cubanos a quienes la revolución les negaba cabida;

*Por haberme indignado con la segregación racial de entonces en EEUU y luego con la Guerra de Vietnam;

*Por haber apoyado la revolución en los años 70 y 80; y

*Por manifestar mi oposición al régimen cubano desde fines de los 80.

Primer punto: No explica ni justifica nada, en Cuba se equivocaron en todos los barrios, desde el más exclusivo como el suyo... hasta en "Llega y Pon".

Segundo: Por haber salido en 1960, igual que yo, ya los castristas habían cometido todo lo antes citado.

Tercero: La gimnasia no tiene nada que ver con la magnesia. Le indigno la segregación racial, como a todos los que salimos en aquella época...pero no le indignaron los asesinatos, fusilamientos, despojo y atrocidades de los castristas en nuestra patria.

Cuarto: Apoyó la revolución en los años 70 y 80. Nos estamos enterando que más que apoyo...usted "colaboró "...el Sr. Simmons la catalogó de ESPÍA, por 20 años ( 20 años) PARA LA TIRANÍA CASTRISTA...LA MISMA QUE COMETIÓ TODOS LOS FUSILAMIENTOS EN 1959, 60 Y SIGUIÓ ASESINADO Y ROBANDO Y QUE USTED DEBIÓ CONOCER, O ESTUDIAR, O INVESTIGAR...Y NO LO HIZO ANTES DE TRAICIONAR AL PUEBLO Y AL EXILIO CUBANO.

Señorita Marifélis Pérez-Stable...lo único que le puedo recomendar y más que recomendar...rogar...es - Por qué no se calla?


(Esta información ha sido suministrada gracias al Suplemento Gráfico-Humorístico-Artístico-Literario-Publicitario de Nuevo Acción).

Si la ceiba habla...


Una tercera oportunidad


Por Mariféli Pérez Stable


El próximo 1 de enero la revolución cubana cumple 50 años. Cabria sacar el saldo político. Prefiero, sin embargo, sacar otro: el de nuestros sentimientos. Aquel 1 de enero fue recibido por un jubilo nacional casi sin precedentes y digo casi porque - Enmienda Platt aparte - la fundación de la república suscito una alegría parecida.

Afines de los 90, en la Biblioteca de Ciudad de Nueva York, me tropecé con la marcha cívica que Tomas Estrada Palma emprendió de Gibara a La Habana entre el 20 de abril y el 11 de mayo de 1902. Por doquiera que pasaba, don Tomás era recibido por "el pueblo en masa compacta" con ramos de flores en mano a la par que ondeaba banderas cubanas y coreaba "vivas a la república y al presidente".

La entrada a La Habana fue realmente apoteósica. A partir de las 4 de la madrugada los capitalinos se pusieron en movimiento. Izaron banderas, terminaron las decoraciones de sus casas, salieron hacia los muelles para asegurarse un puesto o montar una de las numerosas embarcaciones que saldrían a darle la bienvenida a don Tomás. Más de 70 mil personas se congregaron a la espera del Presidente.

Cuando el barco de vapor Julia entro en la bahía los habaneros entonaron el himno nacional. A las 9:40 de la mañana, Estrada Palma piso tierra firme y la ciudadanía lo recibió con "aclamaciones delirantes y aplausos prolongados".

Aunque niña en 1959, recuerdo muy bien las imágenes y la alegría de aquel momento. Cuando escribí La revolución cubana: Orígenes, desarrollo y legado, las tuve muy presente. Los dos últimos años que pase en Cuba dejaron en mí una huella indeleble:

*por haber compartido desde un reparto exclusivo de La Habana el orgullo nacional que la revolución propicio;

*por haber salido al exilio a fines de 1960 al igual que cientos de miles de cubanos a quienes la revolución les negaba cabida;

*por haberme indignado con la segregación racial de entonces en EEUU y luego con la Guerra de Vietnam;

*por haber apoyado la revolución en los años 70 y 80; y

*por manifestar mi opinión al régimen cubano desde fines de los 80.

En 1902 y 1959 , la inmensa mayoría de los cubanos deposito sus esperanzas en la nueva Cuba que nacía. Por el camino, sin embargo, muchos cubanos se sintieron defraudados.

Razones hay de sobra para las heridas, el dolor y la rabia acumulados después de 1959. Cuando la rabia de algunos se convierte en odio - es decir, cuando no logramos ponerla en su sitio para que no nos desgaste espiritualmente -, se torna un problema para todos. Así y todo, cada día somos más los cubanos - allá y aquí- que sanamos nuestras heridas y hacemos las paces con nosotros mismos.

La fundación de la república y el triunfo de la revolución son los dos momentos insignes del siglo XX en Cuba., Tarde o temprano, los cubanos viviremos un tercer momento de jubilo nacional. Estemos alertas a las oportunidades políticas que se presenten y respondamos a ellas con una fina inteligencia emocional.

Si frente al odio y la oscuridad empuñamos la luz y la generosidad, quizás esta vez logremos una Cuba que sea realmente de todos. Para conseguirlo, se hace ineludible sanarnos espiritualmente y reconciliarnos con nosotros mismos. De ser así, por fin habríamos logrado llegar a donde debíamos. Ya no tendría lugar aquello que decía Máximo Gómez de nosotros: que los cubanos o no llegábamos o nos pasábamos.


Vicepdta. de Dialogo Interamericano y profesora de FIA http://marifeliperez-stable.com/

Una publicación del (ENH)

Objetivos...


La escritora Zoé Valdés y el periodista Raúl Rivero
Cuba, un cambio con vergüenza


Por Zoé Valdés


En mi libro La Ficción Fidel (Planeta,2008) , jamas propongo la venganza para el futuro de Cuba, pero si la justicia que hace 50 años nos merecemos; justicia y transición pacifica con vergüenza. Además, cito tres países como ejemplos de transición pacifica: España, Chile y la República Checa. Esta ultima muy cercana a nosotros a causa del comunismo y que, además, ha crecido con gran dignidad. Ahora, a los pocos días del aniversario del hundimiento del remolcador 13 de Marzo, un 13 de julio de 1994, a manos de la dictadura cubana (74 personas perdieron la vida, entre ellas 12 niños), también comparto memoria con otras injusticias cometidas por la dictadura castrista y recuerdo a los fusilados el 13 de julio de 1989 en La Habana: el coronel Antonio de la Guardia, el general Arnaldo Ochoa y otros generales. Y también a enjuiciados en ese caso como el general Patricio de la Guardia (hasta hace poco encarcelado en Cuba y ahora bajo libertad condicionada).

Las cárceles cubanas están llenas de gente inocente. Sólo cuando se libere a los presos políticos, sólo cuando la disidencia interna y sus proyectos, y el exilio también con sus proyectos, sean reconocidos en un proceso de transición democrático, podremos hablar de cambios sustanciales, Hasta ahora esto no ha ocurrido y pienso que sera un proceso difícil de conquistar por los demócratas. En una dictadura tan larga como la que esta viviendo Cuba es probable que no haya tiempo para el arrepentimiento inmediato, pero sigo creyendo que, ante nuestro dolor, el dolor de las víctima (entre las que cuento a los familiares de los militares), todos los militares cubanos deberían pedir perdón y sus hijos deberían callarse, quizás no para siempre, pero por un rato. Seria un hermoso gesto ante tantas hijas e hijos de fusilados a los que nadie ha querido escuchar (véase el documental de Luis Garcia Adiós a papá).

Alina Fernandez que se reconozca que las víctima del castrismo no son únicamente los propios castristas, que el pueblo cubano fue la primera víctima de la dictadura. Sin estos planteamientos sera difícil llegar a una tranquilidad profunda (no olviden el caso chileno, en donde se ha reconocido hondo el sufrimiento).En el orden social, este reconocimiento es imprescindible en su esencia. Raúl Castro no ha dado ningún paso hacia ese reconocimiento y mucho menos hacia la democracia, su hermano, ahora es Fidel el que está a la sombra, tampoco. Algunas de estas realidades las apunto y las preciso en mi libro.

Nací pobre, fui pobre, no me avergüenzo de ello; mi familia fue pobre, muchos de ellos murieron pobres. La revolución no cambio para nada nuestras vidas, las empeoro. Con la revolución fuimos todavía mas pobres; lo que no sucedió con algunas familias cubanas que se enriquecen aún mas, dejaron de ser burgueses para devenir burgueses castrocomunistas. En mi libro La Ficción Fidel no hay incitación al odio, algo a no confundir con un análisis de la sociedad clasista cubana y del racismo. Dos fuertes realidades a resolver de inmediato para una Cuba futura.

Necesitamos un cambio sin venganza, pero con justicia y con vergüenza, en nombre de todos aquellos fusilados y desaparecidos en los juicios populares y públicos ; de Mario Chanes (30 años de cárcel ), de Eusebio Peñalver (22 años de cárcel), de Luis Boitel (asesinado en la cárcel), de Oscar Elias Biscet y de los 75 poetas y periodistas todavía encarcelados desde la Primavera Negra de Cuba de 2003.

El titulo de este articulo responde al de Ileana de la Guardia, Cuba, un cambio sin venganza, publicado aquí el 16 de agosto. En el mismo, la autora afirma que yo fui diplomática : falso. Durante cinco años fui esposa de diplomático ante la Unesco, que era y es escritor, nombrado diplomático a modo de castigo. En ningún momento tuve un alto cargo de funcionaria: ejercí durante dos años como jefa de redacción y otros dos años como subdirectora de la revista Cine Cubano.

Mi padre estuvo preso dos años en las cárceles cubanas, nunca le hicieron juicio, murió en el exilio sin saber por qué estuvo encarcelado; esto ocurrió en la época en la que el padre y el tío de Ileana de la Guardia gozaban de plenos poderes militares. Jamas se lo eche en cara; al contrario, le tendí la mano t la recibí en mi casa, junto a su esposo, Jorge Masetti, hijo del periodista argentino Ricardo Masetti, quien murió en Argentina, convertido en guerrillero, luego de haber creado en Cuba la agencia Prensa Latina. A los pocos años de edad, Jorge Masetti recibió l noticia por el comandante Manuel Piñero (Barba Roja) de la muerte de su padre, al que inmediato transformaron en héroe. Todo cuanto sabe lo que significa ser hijo de héroe en Cuba y en un régimen totalitario: el futuro comprometido bajo los signos de la heroicidad y la fidelidad mas absoluta. Jorge Masetti, nacido en Argentina, en 1955, pero residente en Cuba, debió partir bajo la tutela de Barba Roja, convertirse también él en guerrillero, en espía, en pichón de terrorista (en época en que todavía esa palabra no poseía la connotación actual, para algunos era casi romántica); no sólo en América Latina, además en África y en Angola, como así cuenta en el libro El furor y el Delirio (Tusquets, 1999). Es una víctima mas del horror cubano. A los niños cubanos nos adoctrinaron ideológicamente, pero a número siniestro de hijos de "héroes" los adoctrinaron para perros de presa. Es la razón por la que siento una inmensa lastima por ellos. Los apoyamos, mi marido, el cineasta Ricardo Vega, y yo cuando decidieron enjuiciar a Fidel Castro en un tribunal de París para que fue juzgado por sus crímenes contra la humanidad.

Creo conveniente aclarar que no renunciare nunca a mi derecho de escritora de contar las verdades que yo he vivió. No soy historiadora, la historia sólo me interesa en función de la novelista que soy.

Los hijos de los militares cubanos se preparan para tomar el relevo de sus padres. Lo vemos con Mariela Castro, hija de Raúl Castro, con Fidelito Castro, con Antonio Castro, hijos del Castro I, con Aleida Guevara, hija del Che. No me extrañaría que ahora que la vieja "guardia" ha retomado el poder, la Guardia ponga su apellido en cola y al servicio hereditario, pero antes, por un momento, que ceda la tribuna publica a las victimas habia de su padre y de su tío. De cualquier modo, lo verdaderamente justo es que se ganara sus puestos en democracia y bajo elecciones libres.


Zoé Valdés es escritora cubana exiliada en París.

Publicado en El País.com

La Seguridad insegura...


Seguridad del Estado de Cuba estafó a hija de Dama de Blanco


LA HABANA. Agosto 9, 2008. En llamada telefónica realizada por un agente del Departamento de Seguridad del Estado (DSE) de la Sección 21 de Villa Marista a Soledad Rivas Verdecia, Dama de Blanco, en la tarde del 1 de agosto, éste le informó que era cierto que el pasaporte de entrada a Cuba de Elaide Pérez Rivas, su hija había sido cancelado.

"La llamo porque sé que usted no dijo mentiras. Auguración nos llamo para comunicarnos que el pasaporte de su hija había sido cancelado y es verdad que el gobierno cubano lo cancelo y jamas su hija podría entrar a la isla". Dijo el agente, del cual Soledad no recuerda el nombre por el que se identifico.

Soledad le comunico al represor: "Y ahora que van a hacer?".-Este contesto: "Le daremos una respuesta en una carta firmada por mi", a lo que Rivas Verdecia le aclaro que, pensaran bien lo que iban a hacer, pues de no ser verdad lo que le estaban diciendo, lo denunciarían ante la comunidad internacional para que supieran toda la mentira que ha inventado el régimen.

El 18 de mayo del presente, Elaide Pérez Rivas, quien viajó a su familia desde Miami a La Habana , para visitar a sus padres, fue deportada desde el aeropuerto internacional José Martí sin que el régimen le diera explicación.

Soledad Rivas Verdecia, esposa de Roberto de Miranda Hernández , prisionero político y de conciencia del grupo de los 75, acusa una vez mas al grupo de poder cubano por estafar a su hija, ya que el gobierno la autorizo a venir y después de hacer todos los gastos, que se remontan a unos 4 mil dólares, la regresaron sin dejar que tan siquiera la pudiera saludar.

Para más información , llamar a la casa de los esposos Miranda-Rivas en el teléfono:(57)863-0116 y a dirección es calle Campanario # 457 e/ San Miguel y San Rafael, Centro Habana.


Colaboración: Plantados hasta la Libertad y la Democracia en Cuba