Sunday, October 26, 2008

Opiniones...




Kundera niega rotundamente que él haya sido el delator. Ni siquiera recuerda los hechos. Algunos checos del mundillo intelectual lo respaldan y defienden su inocencia. La media docena de escritores, diplomáticos y periodistas con los que hable piensan lo contrario. En el mismo número de Respekt, el jefe de redacción, Martín M Simcka, va más allá y cree encontrar rastros de su culpabilidad en la propia obra de Kundera.


La fábrica de hacer monstruos

Por Carlos Alberto Montaner

Estaba en Praga y leyendo a Milan Kundera cuando estalló la bomba. Me había invitado Václav Havel al Foro 2000, la gran reunión europea que se celebra en esa ciudad todos los años bajo la presidencia del también notable escritor y padre de la recuperada democracia checa. Elegí para el viaje La inmortalidad, una novela prodigiosa de Kundera, llena de observaciones brillantes sobre la naturaleza humana. La noche del domingo, antes de dormir, cerré el libro admirado de la capacidad de Kundera para adentrarse por los oscuros vericuetos de eso que antes solían llamar "el alma". Tal vez tenia algunas razones para poseer una mirada tan dolorosamente incisiva. Eso lo descubriría el día siguiente.

El lunes no se hablaba de otra cosa entre los asistentes al Foro: dos periodistas de la revista Respekt habían encontrado un informe de la policía política de 1950 en el que se afirmaba que el estudiante Milan Kundera de 21 años (además del nombre lo identificaban con la fecha de nacimiento) había delatado al "agente de Occidente: Miroslav Dvoracek, un checo exiliado que había regresado clandestinamente al país. Según la denuncia, Kundera -entonces un militante de la juventud comunista- comunicaba que esa noche Dvoracek pasaría por la residencia de estudiantes que él dirigía a recoger un maletín que le habían guardado una muchacha. El novio de la joven le había hecho la confidencia a Kundera. En el maletín sólo había unas barbas postizas y unos sombreros que servirían para disfrazar al presunto infiltrado. Finalmente, Dvoracek, quien nunca conoció a Kundera, fue condenado a 22 años de prisión, de los cuales cumplió 14 trabajando hasta casi morir en una mina de uranio.

Kundera niega rotundamente que él haya sido el delator. Ni siquiera recuerda los hechos. Algunos checos del mundillo intelectual lo respaldan y defienden su inocencia. La media docena de escritores, diplomáticos y periodistas con los que hable piensan lo contrario. En el mismo número de Respekt, el jefe de redacción, Martin M. Simcka, va más allá y cree encontrar rastros de su culpabilidad en la propia obra de Kundera. Esa seria la clave de su enigmático poema "El ultimo mayo" publicado en 1955. Ese seria el fin ultimo de La broma, una novela de 1967 donde una simple irreverencia (una postal chistosa escrita a una novia en la que afirma que "el optimismo es el opio del pueblo" y se despide con un- " viva Trotski!"- se convierte en la causa por la que lo persiguen los jóvenes comunistas, lo expulsaron de la universidad y le desgracian la vida). En la lectura original que se le dio a la novela, se trataba de una critica al dogmatismo y a la estupidez insufrible de las dictaduras comunistas. En la nueva interpretación, además de denunciar todo eso, Kundera realmente estaba haciendo una especie de agónica catarsis. El no era el estudiante perseguido. El había sido el estudiante perseguidor. Se estaba pasando una factura a si había mismo.

No sé si Kundera es culpable o inocente. Como lo admiro, quisiera creer que nunca fue un delator, aunque las pruebas circunstanciales parecen demostrar su responsabilidad. El era un joven comunista fanático de 21 años y estas criaturas, como sus muy parecidos primos fascistas, suelen ser peligrosas. Creen que la revolución justifica cualquier cosa y en nombre de la causa gloriosa matan, delatan, golpean, mienten, escupen a sus adversarios, los difaman. No tienen limite. Todos los archivos policíacos abiertos tras la desaparición del comunismo cuentan cosas parecidas. En todas estas dictaduras totalitarias - la Alemania nazi, la Italia fascista, la URSS y sus satélites, Cuba incluida - ocurrieron cosas parecidas y mil veces peores.

Pero hay otra posibilidad, otro matiz. Acaso el gran culpable es el sistema. Un sistema que fabrica monstruos y obliga a las personas a ensuciarse las manos generando una terrible atmósfera de miedo y paranoia. Tal vez Kundera no era un fanático (en esa época su padre ya había sido represaliado por los estalinistas), sino un joven muerto de miedo al que alguien la comento que esa noche "un infiltrado de Occidente" iría a recoger una misteriosa maleta a la residencia que él dirigía. -Y si el que le hizo la confidencia era un informante de la policía? -Y si el otro contaba la historia? -Cómo explicaba él su silencio? De alguna manera, el delator, forzado a la vileza, era también una víctima.

En todo caso, el Kundera que escapó a París y desde allí ha escrito La insoportable levedad del ser y otra media docena de libros excelentes no tiene nada que ver con aquel estudiante fanático o aterrorizado que (tal vez, no lo sabemos) denuncio a un valiente disidente que trataba de organizar la resistencia frente a la entonces incipiente dictadura comunista. No creo que sus lectores deban dejar de leerlo por la duda infamante. Acaso sucede lo contrario: no hay nada más kunderiano que este trágico episodio en el que el escritor se ha convertido en personaje de una novela real. -Podrá escribir esta novela terrible?


*Periodista y escritor cubano. Exiliado político, vive en Madrid

Sociedad...


Foto: La espía Ana Belén Montes

(CM) La extensión del espionaje cubano contra Estados Unidos fue puesta en la arena pública cuando el FBI desmantelo una red de inteligencia cubana cuyas ramificaciones y consecuencias en las instituciones oficiales de Washington aún continúan infiriéndose. A pesar de la actitud ambivalente de la administración de Bill Clinton hacia Fidel Castro, para Cuba la Guerra Fría no se "descongeló "y sus operativos de inteligencia continuaron laborando en el objetivo de penetrar profundamente las estructuras estadounidenses, como si nada hubiese pasado en el planeta. Los siguientes detalles de las operaciones cubanas descubiertas por los oficiales de contra-inteligencia del FBI a fines de la década 1990 actualizan y desenmascaran la intensidad de esta Guerra Fría regional y muestran la determinación de Fidel Castro de continuarla.


La red Avispa en los Estados Unidos

Por Grupo de Apoyo a la Democracia

LOS PILOTOS DE LA MUERTE

René González nació en Chicago en 1956; desde el siglo pasado su familia había emigrado a Estados Unidos, retornado a Cuba y emigrada de nuevo en repetidas ocasiones. A la edad de cinco años, González retorno a Cuba con sus padres entrando en el ejército cuando tuvo edad militar. En la década 1970 estuvo destacado en Angola sirviendo en la fuerza aérea. En 1991, González, que era piloto instructor de la fuerza aérea cubana, fue enviado a formar parte de la Red Avispa con el alias de Castor. González fingió una huida al robarse un avión y aterrizar en los Estados Unidos. Luego residiría con su esposa en Miami desde 1996.
René González desarrolló amistad con algunos lideres del exilio. Se hizo miembro activo del Movimiento Democracia y se unió a la organización Hermanos al Rescate como piloto voluntario, que era su objetivo a infiltrar. Allí se transformo en uno de sus pilotos regulares, junto a otros de los espías Juan Pablo Roque (alias Germán) que también se infiltro en Hermanos al Rescate.
Por su parte, Roque recibió entrenamiento de piloto en la Unión Soviética durante la década 1980, y allí se caso con la hija de un general soviético que luego abandono cuando se canso de la vida en Rusia. En 1992 Roque de 35 años, Mayor de la Fuerza Aérea de Cuba que había sido entrenado por la inteligencia militar, supuestamente decidió abandonar el país, y aparentemente nado a través de la bahía de Guantánamo hasta alcanzar la base naval norteamericana. Luego de su traslado a Miami, Roque se infiltro en la organización Hermanos al Rescate.
En Miami Roque contrajo matrimonio el 1 de abril de 1995 con Ana Margarita Martínez, una secretaria ejecutiva madre de dos hijos, como parte de su "leyenda" para legitimarse en Estados Unidos. Roque había conocido a Ana Margarita en un grupo de estudios bíblicos en una iglesia bautista e inicio una intensa conquista, y según los documentos de la corte en una comunicación secreta a La Habana se refirió a Martínez como la "viuda casadera". Una de las razones por la cual Roque, presionado por Cuba, decidió establecer relaciones con Ana Margarita Martínez se debía a que "quería independizarse de sus tíos y salir de su casa. El elemento de discordia en esa casa era su primo Denayf, quien también vivía en la casa. Denayf era agente del FBI. Una vez que se separo de ellos, corto el contacto por completo27.
Conforme a criterios de Margarita Martínez "yo era perfecta para él debido a mi ingenuidad"28.
En sus comunicaciones a Cuba, Roque se mostraba impaciente con su misión en Miami, debido a que deseaba reunirse con una amante que había dejado en Cuba29.
Para fortalecer su "leyenda" Roque escribió un texto autobiográfico en el exilio y se mezclo anadio con la élite principal de la oposición y sus lideres. Un párrafo del libro de Martínez-Montané ilustra el método de Roque "Juan Pablo, como quien dice, se dedico anadio de pleno a la tarea de meterse a todos en un bolsillo, de ganar su confianza, adoptar el lenguaje, y camino airoso sobre la cuerda floja de la linea dura de la "vieja guardia", congraciandose hasta con los mas recalcitrantes. Hasta documento su vida en la Cuba de Castro en un libro, titulado "Desector", y publicado por la poderosa organización de cubanos exiliados que cabildean en Washington, la Fundación Nacional Cubano Americana"30.
La versión generalizada por Roque es que supuestamente cayó en desgracia con el propio Fidel Castro al demostrar solidaridad con la perestroika.Asimismo, sus hermanos, Alejandro que era el más joven y Raúl, ambos pilotos de combate habían tratado de escaparse de la isla unos años atrás, hecho que fue frustrado y que les costo sentencias de cárcel por "traición", y esto conllevo a que en lo adelante lo mantuviesen bajo vigilancia, perhibiéndole volar31.
Asimismo cuenta Margarita que Roque tenia paranoia de que nadie supiera su dirección y no trataba de conseguir trabajo. Roque desempeñó varios trabajos normales sólo para encubrir sus actividades "y aunque no pudo conseguir otro trabajo por varios meses, a veces llegaba a la casa con dinero en efectivo. En otras ocasiones recibía otros pagos por dibujar mapas detallados y proveer información militar. Lo veía dibujar por horas en la elaboración de estos mapas"32.
"Alguien le presento añadió a Juan Pablo a José Basulto, el presidente y cofundador , junto con Billy Shuss, de Hermanos al Rescate. Según Basulto Roque fue el que demostró interés en un principio a venir a participar en Hermanos al Rescate. Era extraño que Roque, recién llegado, tratase de ponerse en contacto conmigo. Pero yo lo acepte. Con la ayuda de Basulto, Roque comenzó a trabajar por su cuenta como entrenador personal para personas adineradas"33.
En cierta ocasión Roque le confeso a su mujer que era colaborador del FBI. Roque y René González mantenían un ojo vigilante, reportando las actividades de esa organización a Cuba y al FBI, el cual ignoraba que estaba ante dobles agentes34.
Las informaciones que ambos pasaban al FBI tenían como objetivo perjudicar y desacreditar a Hermanos al Rescate ante las autoridades norteamericanas. Según Margarita, René González y Juan Pablo Roque muchas veces se hablaban en ruso y ella no entendía lo que estaban diciendo. Cuenta ella como un día, de forma inesperada, Roque se ausento durante una semana en la cual no la telefoneo, sino a través de René González. El obstáculo era que existía un aparato de identificación de llamadas en el teléfono, el cual hubiese reportado su localización que, a todas luces tenia que ser la Sección de Intereses de Cuba en Washington35.
Entre los documentos sometidos por la fiscalía como evidencia figuraban mensajes secretos por computadora y radio entre los espías y sus jefes en La Habana, donde se relacionaban los esfuerzos de los agentes de Castro para sabotear a Hermanos al Rescate y provechar la oportunidad para derribar en pleno vuelo a los pilotos de esa auguración.
En diciembre de 1995 y enero de 1996, Cuba utilizando la inteligencia brindada por Roque y González, comentó a planificar una operación para derribar los aviones de la organizacion Hermanos al Rescate.El jefe de la red Gerardo Hernández le proveyó a La Habana del plan de vuelo de los aviones de Hermanos al Rescate antes de que fuesen abatidos, y ordeno a René González y a Juan Pablo Roque de que no volaran misiones en esos días "36.
En un mensaje La Habana indicaba que "bajo ninguna circunstancia (agentes) Germán y Castor deben volar con Hermanos al Rescate u otra organización entre los días 24, 25, 26 y 27 de febrero de 1996 "37.
Roque desapareció el viernes 23 de febrero de 1996. Esa misma tarde, el gobierno cubano arresto a 150 disidentes dentro de la isla.
Ese día José Basulto decidió volar sobre el Estrecho de la Florida en busca de balseros por si acaso la reciente represión hubiese forzado a escapar.
Salieron tres avionetas del aeropuerto de Opa Locka, luego de registrarse el plan de vuelo con la Federación de Aviación de Miami, la cual a su vez remitió la información a Miami, El primer aparato, el Cessna N2506 fue abordado por Basulto, y los esposos Iriondo; Carlos Costa y Pablo Morales se montaron en el segundo, mientras Mario de la Peña y Armando Alejandro lo hacían en el Habana DC"38.
Lo que continuo se halla ampliamente documentado. A las 2:57, en pleno vuelo, Basulto comunicó a La Habana su posición en aguas internacionales; La Habana respondió que ese espacio aéreo estaba activado militarmente. De inmediato despegaron dos MiGs cubanos que se abalanzaron sobre las avionetas. El gobierno norteamericano había puesto en alerta sus dispositivos electrónicos sobre el estrecho de la Florida, en especial el Comando de Defensa Noteamericano (BORAD). En la base aérea de Homestead dos cazarreactores F-15 se pusieron en alerta ante el despegue de los aviones cubanos. A las 3:28 el segundo corrió la misma suerte, mientras Basulto, con una maniobra logro evadir la muerte retornando a Miami, donde expresó que "Estados Unidos sabia lo que estaba pasando "39.
El criterio de Basulto es que el plan de Cuba falla al no poder derribar la tercera avioneta y existir entonces testigos, pues el propósito era utilizar a Roque (ya en Cuba) como si hubiese desembarcado de una de ellas, para que declarase "arrepentido" en la televisó que las intenciones de las mismas eran bombardear a La Habana, versión que seria corroborada en Miami entonces por René González "40.
El juicio contra la Red demostró que el derribo de las avionetas no resultó un incidente fortuito, sino una trampa cuidadosamente planificada para desacreditar y desmantelar una organización de pilotos cubanos exiliados, Hermanos al Rescate, que se dedicaba a salvar los náufrago cubanos que intentaban cruzar el Estrecho de la Florida. Tanto los sistemas de radares norteamericanos como las autoridades de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) dictaminaron que ese incidente había ocurrido en aguas internacionales "41.
Atendiendo al testimonio de Jeffrey Richardson, jefe del escuadron de radares de la base aerea MacDill, el cual testifico en el juicio de la Red Avispa, los datos de los sistemas de radares de la fuerza aerea cubana que han sido mostrados internacionalmente difieren tan dramaticamente de los norteamericanos, que los datos cubanos tienen que ser fraudulentos "42.
Roque apareio tres dias despues en la television cubana comentando que habia retornado a su patria. Una sorprendida Ana Margarita Mat habia nez contemplo en la television como anadio Roque le relataba a u n periodista que lo unico que echaba de menos en Miami era su Jeep Cherokee "43.
Roque fue ascendido a teniente-coronel del Ministerio del Interior, el 2 de diciembre de 1996, con un alto cargo en el Aeropuerto Internacional Jose Marti, en La Habana. El 7 de mayo de 1999, la Fiscalia General de Estados Unidos presento cargos de conspiracion para cometer asesinato contra varios de los espias cubanos, entre ellos in absentia Juan Pablo Roque, alias "German" 44.
Ana Margarita Martinez establecio demanda contra Juan Pablo Roque por haber sido inducida fraudulentamente a contraer matrimonio para establecer una cubierta para su mision clandestina a favor del gobierno cubano; y contra el gobierno cubano por agravio intencional por el cual Cuba es responsable de agresi'on, y violacion sexual premeditada comerida por Roque contra su persona, cada vez que ella y Roque sostnian relaciones sexuales. Una corte de Miami le otorgo a Martinez $27.2 millones de dolares anadio de compensacion a adjudicarse de los fondos financieron cubanos congelados en bancos norteamericanos, como resultado del embargo comercial. Ella publico un libro Estrecho de traici'on y legalemente anulo su matrimonio con Roque. Por su parte , los familiares de las v'ictimas de los aviones derribados fueron compensados igualmente con $100 millones de tales fondos congelados "45.

Inteligencia competitiva...


En ese juego geopolítico mediante el cual Vladimir Putín utiliza a países latiniamericanos bajo la esfera de influencia de Cuba, lo más importante no son las maniobras navales con Venezuela en el Caribe, sino el programa de los servicios de inteligencia y contrainteligencia rusos para penetrar a algunos gobiernos del subcontinente.

El espía que vino de Rusia

Por Orlando Ochoa Terán *

(Diario de América)NEW YORK,25 de octubre. Alguna vez un dirigente de oposición de Bolivia reclamo a Evo Morales el sinsentido de sustituir la dependencia económica de EE UU, la primera potencia del mundo, por la Venezuela caribeña y bolivariana. Lo mismo se podría decir de Venezuela con respecto a Cuba, salvo que en nuestro caso no sólo sacrificamos soberanía con un país más pequeño, más pobre y más atrasado sino que además se lleva parte de nuestra riqueza petrolera a cambio de bisutería.

Las razones de esta distorsión son claras sólo para la lógica revolucionaria. Oficialmente el presidente Chavez gobierna para un sector del país que en términos generales equivale culturalmente a la Cuba que quedo después de la diáspora de la clase media y profesional. La diferencia es que esta clase profesional y mejor educada si había permanece en Venezuela pero con sus derechos civiles y políticos en un estado de hibernación constitucional. Sin embargo, los esfuerzos del gobierno para sustituir ese invalorable recurso humano con cubanos, bielorrusos e iraniés no han tenido éxito. La incompetencia bolivariana persiste.

El juicio en Miami ha puesto de relieve que la tropa de milicianos y boliburgueses corruptos que invadió la revolución era más letal que la de los marines que aún siguen esperando. Dicho juicio también ha sido motivo de chistes y sarcasmos especialmente por lo que se ha revelado de los servicios de inteligencia del Estado venezolano que no parecen haber aprendido mucho de cubanos e iraniés. Las actividades "secretas" más conocidas y difundidas en el Hemisferio Occidental son las que provienen de las dos "policías secretas" del Estado venezolano, Disip y DIM.

Desesperado por tantos desaguisados el presidente Chavez parece haber encontrado una nueva solución en la Rusia que ha sobrevivido con dificultades la debacle soviética. Veamos.

Desde de Rusia...
Es probable que pocos hayan advertido la reciente visita a Caracas de un general ruso en cuya fotografía oficial el presidente Chavez aparece con su brazo cubriéndole los hombros con ese gesto característico cuando quiere mostrar agradecimiento.

Se trataba del general Nicolai Patruschev, secretario del Consejo de Seguridad del Kremlin, quien, según la vocería oficial bolivariana "coordinarían las maniobras navales de la escuadra rusa", que navega hacia el Caribe. Nada más lejos de la verdad.

Patruschev es un abogado y general del ejército ruso que pasó la mitad de su vida como espía de la KGB y la otra mitad, también como espía del Servicio Federal de Seguridad (heredero de la KGB) y del cual fue su director hasta hace sólo unos meses.
El viajero...
Desde que EE.UU desplegó destructores en el Mar Negro, a raíz del conflicto con Georgia, Rusia respondió con una ofensiva que se podría calificar de mitad cómica y mitad seria. Los 2 bombarderos Tu-160 que volaron a Venezuela para una exhibición y las maniobras navales son parte de la primera.

La más seria es el programa que dirige Nicolai Patruschev , quien el pasado mes de agosto viajo a La Habana, desde donde se decidió la apertura de una embajada rusa en Paraguay y se organizó la gira que lo llevaría a reunirse con los jefes de gobierno de Argentina, Ecuador y Venezuela. La idea , según comento el indiscreto Correa, es contrarrestar a la CIA.

Con la venia de La Habana, Nicolai Patruchev, visitó puntalmente a los Kirchner, a Correa y a Chávez para, según comento en Rusia "afianzar la presencia de Rusia tanto en la esfera económica como en asuntos de seguridad" -de estos países.

Poco después que Patruschev dejara La Habana el vocero de la cancillería rusa, Alexei Sazonov, anuncio: "Regresamos a América Latina y regresamos para siempre".

No estamos tan seguros. El pasado martes los dos jefes de las corporaciones militares, de Rusia y EE.UU , el admirante Mike Mullen y el general Nicolai Makarov, sorprendieron a Europa con una reunión en Finlandia para acuerdos militares conjuntos para bajar las tensiones entre los dos países. En la agenda no se incluyo añadió ni la ofensiva cómica ni la seria de Rusia en América Latina.

Extranamente circunspectos, los bolivarianos trataron de encubrir la visita de Patruschev con las "maniobras navales". El espía ruso debe haber comprendido por que ética la "inteligencia bolivariana" necesita un servicio completo, cambio de aceite, actualización , repotenciación y modernización .

Sin embargo, no hay mucho de que preocuparse. A menos que designe a un ruso como director de la Disip o director del DIM, al presidente Chavez no le quedara mas allá remedio que acudir a la misma camada bolivariana de donde salieron los directores de Disip y DIM, generales Henry de Jesús Rangel Silva y Hugo Armando Carvajal Barrios, los agentes secretos bolivarianos mas allá conocidos y populares del Hemisferios Occidental.


*Orlando Ochoa Terán es consultor de información e inteligencia competitiva. Ha sido gerente de empresas y corresponsal en Nueva York del semanario venezolano "Quinto Día" por 10 años. Durante ese tiempo ha escrito una columna semanal. Es abogado y realizo estudios de empresas en Gran Bretaña. Ha escrito en otros diarios como "El Universal" de Venezuela sobre temas de defensa, seguridad y relaciones internacionales.