Monday, November 10, 2008

Pichón: raza y revolución en Cuba...


Foto:Carlos Moore en entrevista con El Nuevo Herald-Pedro Portal/




Negritud: la marea amordazada de la nación cubana


(ENH)JUAN CARLOS CHAVEZ. El gobernante cubano Raúl Castro parece dispuesto a dar una mayor participación política a la población negra para evitar una explosión social en la isla, aseguro el reconocido etnólogo Carlos Moore.

"La discusión acerca del racismo y la discriminación ha sido el gran ausente en Cuba, ya que el comunismo supuestamente acabó con las diferencias. Pero eso jamas ocurrió: los negros fueron testigos y nunca protagonistas de la revolución", subrayó Moore, exiliado hace más de tres décadas y residente en Brasil.

Moore esta promocionando en Estados Unidos su libro de memorias Pichón: raza y Revolución en Cuba, una obra de 395 páginas que repasa su vida como hijo de inmigrantes jamaiquinos que laboraron en plantaciones de caña de azúcar, y que analiza la tensión social cubana partiendo de su experiencia personal.

El experto cubano advirtió que Raúl esta empeñado en "llenar vacíos" y aparecer ante los negros como líder conciliador.

Moore , de 66 años, detalló una serie de hechos que ilustran el interés de Raúl por ganarse la aquiescencia y confianza de la gente de color. Entre ellos, mencionó el envío de una corona de flores por la muerte del ensayista e investigador cubano Walterio Carbonell el pasado abril, la formación de una comisión para revivir la memoria de las víctimas de la guerra racial de 1912 - una revuelta de negros que fu brutalmente aplastada - y el nombramiento de un grupo de gobierno presidido por el vicepresidente Esteba Lazo, miembro del Buró Político del Partido Comunista, para analizar la temática racial en Cuba.

Lazo es uno de dos negros que han llegado a ocupar puestos de autoridad en el régimen cubano. El otro es el comandante Juan Almeida Bosque, también vicepresidente y héroe de la revolución liderada por Fidel Castro hace 50 años.

"Raúl siempre tuvo antenas políticas diferentes que las de Fidel",declaró Moore, refiriéndose al hecho de que en la "era fidelista" estos actos hubieran sido difíciles de imaginar.

Las relaciones interraciales en Cuba se han visto eclipsadas sobre todo porque los negros continúan siendo el sector menos favorecido en términos de empleo, vivienda y remesas familiares en divisas desde el extranjero.

De acuerdo con el más reciente censo de población del 2002 de los 11 millones de cubanos que residen en la isla, 1,1 millones son negros y 2.7 millones mestizos. Sin embargo, grupos académicos independientes de Estados Unidos como el Instituto de Estudios Cubanos y Cubanoamericanos de la Universidad de Miami estiman que la cifra de negros supera el 60 por ciento del total.

"En esta coyuntura, la única forma que Cuba y los raulistas tienen para evitar una hecatombe, una crisis que termine por barrer el legado comunista, es encaminarse a la creación de movimientos sociales, y políticos negros para satisfacer demandas que son bombas de tiempo", precisó Moore, quien calculó en 30 el número de organizaciones y grupos civiles raciales que abogan por otorgar mayor acceso al poder a los negros cubanos.

Una de estas entidades surgió en septiembre, cuando disidentes moderados cubanos crearon el Comité de Ciudadanos por la Integración Racial (CIR) . Dirigido por un patronato y un coordinador general, el CIR planteo como uno de sus objetivos traer el tema de la integración racial a los debates intelectuales.

El etnólogo y analista político agregó que la formación de grupos contra el racismo y las iniciativas de participación racial no deben ser entendidos como actos rechanchistas.

"Quienes piensen así son racistas y no les interesa discutir el tema en términos políticos y equitativos", aseveró .

También destacó que la agudización de los problemas económicos y la falta de oportunidades en la isla han minado el campo social hasta un punto inédito en 50 años de comunismo.

"La población negra cubana es culta", concluye Moore. "Ahora esa intelectualidad y conocimiento están a disposición de un cambio".

Pichón: raza y revolución en Cuba será presentado el próximo 15 de noviembre en la Feria del Libro de Miami a las 10 a.m.


Tirano Castro muere lentamente...



Castro appears thin but alert in lates photo

(AP)HAVANA - Fidel Castro looks thin and frail but alert in a photograph from last month posted on the Web site pf the Russian Orthodox Chuch and obtained by the Associated Press on Thursday.
The ailing 82-year-old former president is seen standing and peering at the camera with a hint of surprise on his face. His gray hair is combed back, and his wispy gray, beard is neatly trimmed. As if for support, he is holding onto the arm of Metropolitan Kirill, the church's top foerign relations official.
The church said the picture was taken Oct.20 when Kirill was in Havana for the consecration of a new Orthodox catedral.
Cuban state media covered that meeting but did not release any images. It was the frist image of Castro published since June 17, when government-controlled broadcasts showed him chatting in a garden during a visit by his close friend, Venezuelan Preident Hugo Chavez.
The lates image shows Casro wearing a black and white exercise suit, a variation on the red and blue track-suit that has become his standard uniform since he underwent emergency inestinal surgery and disappeared from public view in July 2006.
He is sugffering from an unknown illness and has been holed up in a secret location. As with most other images, the Orthodox curch's photo shows him indoors, providing few clues to the exact location.

Mensaje de Paloma: Democracia ...



AFP Photo ADALBERTO ROQUE/GettyImages
Cuba Vice-President José Ramón Ventura, walks on November 9,2008 among the debris caused by Hurricane Paloma on its passage over the eastern Cuban province of Camagüey,600 km from Havana. Hurricane Paloma weakened Sunday as it stalled over southeastern Cuba after battering the island with lashing rain and gale-force winds.After making landfall on cuba's southeast coast earlier in the day as a powerful category three hurricane, Paloma quickly declined to a tropical storm and now has winds of 95 km an hour, the US National Hurricane Center informed.

Paloma no perdona en Santa Cruz

(AP)ANNE-MARIE GARCIA.CAMAGÜEY, Cuba. El otrora feroz huracán Paloma toco tierra en Cuba el domingo, y aunque debilitado y convertido en tormenta tropical, derribo cables de electricidad, inundo áreas costeras y destruyo centenares de viviendas en un país que todavía se esta recuperando de otras dos tormentas devastadoras.

No se informó de muertes por el meteoro.

Los primeros informes sobre daños fueron limitados, pero la prensa estatal de Cuba dijo que el huracán, uno de los últimos de la temporada, derribo una importante torre de comunicaciones en la costa sur, interrumpiendo el servicio de electricidad y telefónicos, además de enviar oleajes que avanzaron hasta 1,500 metros (una milla) tierra adentro, destruyendo una comunidad costera cerca de donde azotó .

Paloma toco tierra en las último horas del sábado como un huracán muy peligroso, de categoría 4, pero luego se debilito hasta convertirse en tormenta tropical.

El domingo el centro de Paloma estaba a 25 kilómetros (15 millas) al sur-suroeste de Camagüey. Antes de llegar a Cuba, tenia ráfagas de hasta 233 kmh (145 mph), pero se había debilitado y ahora sus ráfagas de viento eran de 55 kph (35 mph).El meteoro avanzaba en dirección noreste a unos 2 kph (una milla por hora).

El Centro Nacional de Huracanes en Miami pronostico que Paloma, o sus remanentes, se encontrarían cerca de la costa norte de Cuba para el lunes.

Santa Cruz del Sur, por donde paso el vórtice del huracán, fue una de las áreas más castigadas a nivel nacional.En una gira por la zona el vicepresidente José Ramón Machado Ventura dijo que en otros lugares también hay daños, "pero aquí el daño es mayor" .

El escenario era desolador. La mayoría de las casas se convirtieron en una mezcla de madera y fango, mezclados con ropa, mesas, sillas, ventiladores y las pertenencias de los habitantes conseguidas tras años de trabajo.

Javier Ramos reconstruyo su hogar, una casa sencilla de madera, luego que el huracán Ike la destruyo a comienzos de septiembre. Ahora Paloma destruyó su vivienda otra vez.

"Al menos estamos vivos", dijo Ramos. "Pero mi esposa todavía no ha visto esto. No sé cómo va a reaccionar. Va a ser terrible".

A Yulaidi Alcalá, oficinista de 22 años, sólo le quedaban un par de bombillas que tenia en la mano y la ropa que llevaba puesta. "El dolor es tan grande, he llorado tanto; lo perdí todo, todo. No sé qué pensar, sólo vivir con la esperanza de que alguien nos ayude, el gobierno lo espero", afirmó.

Para Juan Carlos Estrada , de 33 años, el desastre tiene una explicación: "Las construcciones no son solidas, eso no da más. La historia se repite, -qué fatalidad!"

"Aquí no se puede construir más creo yo, vamos a ver ahora qué pasa con los que perdimos todo aquí, porque hay gente albergada desde el ciclón Dennis en el 2005", agregó Estrada.

Cuando Paloma llego a tierra causo olas de más de tres metros (nueve pies) en Santa Cruz del Sur. Autoridades de la defensa civil dijeron que en conjunto unas 435 viviendas en la comunidad fueron destruidas.

Los anos a la red eléctrica fueron muy inferiores a los causados por los huracanes Gustav e Ike a fines de agosto y comienzos de septiembre, informó el domingo Vicente de la O, de la empresa nacional de electricidad de Cuba, a la emisora estatal de televisión.

En Camagüey, una provincia del centro-este de Cuba, más de 220,000 personas evacuaron las zonas bajas. Otras 170,000 fueron llevadas a la provincia oriental de Las Tunas.

El gobierno de Cuba reubica de manera regular a gran cantidad de personas en tierras altas antes de tormentas tropicales y huracanes. Eso ha evitado una gran perdida de vidas.

En un ensayo publicado el sábado en los medios cubanos de prensa , el ex- presidente Fidel Castro advirtió que Paloma podría hacer más lerdos los esfuerzos para recuperarse de Gustav e Ile, que causaron enormes daños a fines de agosto y en septiembre.

Se estima que esos huracanes destruyeron una tercera parte de las cosechas de Cuba. Los daños ascendieron a $9,400 millones.

La corresponsal de la AP Anita Snow en La Habana colaboró con este despacho.