Saturday, November 22, 2008

Exclusiva de la Asociación Pro Libertad de Prensa...


(CM) Mi encuentro con Obama se produce en el momento en que él acababa de romper con todas las expectativas . Ya era el candidato presidencial, luego de ganar su nominación al vencer, contra todo pronóstico, a la Sra. Hillary Clinton.

Héctor Palacios: Mi encuentro con Obama

(SDP)LA HABANA, 20 de noviembre. A finales de abril, yo había salido de España y recién llegada a Miami. Antes de regresar a Cuba, quería que Gisela se reencontrará con sus padres que residen allí. Un buen día, la Fundación Nacional Cubano Americana, eso que el gobierno cubano llama ' la mafia de Miami' , me invita a una celebración muy apreciada por ellos, que es su fiesta por el 20 de mayo. La celebración es una tradición heredada de su primer presidente, el Sr. Jorge Más Canosa, con quien sostuve , desde Cuba, una relación muy especial.

Esa oportunidad, ellos decidieron trasladar su festejo para el 22 de mayo. El día 20, el presidente Bush seria el anfitrión de una ceremonia de encuentro con cubanos en la Casa Blanca, en Washington.

El 22, Gisela y yo asistimos invitados de forma especial a ese encuentro y recibí la primera gran sorpresa. Me encontré una Fundación bien distinta a como es descrita aquí en Cuba. No había tal 'mafia'. Se trata de gente muy buena que evoluciono notablemente. Organizaron un encuentro en que participaron 1500 personas que pagaron un precio muy alto, pero aún así, quedaron más de 500 que no fue posible acoger. Un encuentro acogedor con su sabor patriótico muy alto. Fue en este marco privilegiado que se produce mi encuentro con Barack Obama.

Fue además la bienvenida de la Fundación Nacional Cubano Americana a Obama. Se produjo en un estado en que , se decía, quedaría decidida su elección y también, que era profundamente contrario a este candidato.

Obama es un hombre alto y delgado. Viste con sencillez y con una pulcritud acusada. Sabe mirar con intensidad y penetrar al interlocutor cuando lo hace. Parece cubano porque establece contacto físico con la persona con quien conversa, igual a como hacemos frecuentemente entre nosotros. Esto crea un clima de distensión y confianza entre sus interlocutores, que dejan de sentirse intimidados. Como si el político se hiciera más humano y más familiar, en una forma muy personal y despojada de cualquier afectación o falsedad impostada. Esta forma atrae mucho a los cubanos y en un contexto más amplio, al mundo.

Pero había algo que aun no comprendía: Fue el hecho de que Barack Obama era seguido por las personas de más bajos ingresos y por los jóvenes. Me hablaron de esto, siendo él un candidato
joven y negro. Me enfrente a esta realidad, luego de haber crecido y casi envejecido sin dejar de oír que en los Estados Unidos existía un racimo feroz. Esto cae por su propio peso como una gran falsedad. Pero lo más relevante, desde mi punto d vista, es su ascendente sobre la juventud. Quien tiene a los jóvenes tiene el futuro y quien tiene el futuro ,lo tiene todo.

Obama habló allí del tema cubano. Lo hizo luego de haber sido asesorado poco antes. A Gisela y a mi nos toco el privilegio de ser parte de aquel improvisado grupo asesor. En su pequeña intervención, dos cosas fueron prometidas en condición relevante por Obama.

La primera, retirar las restricciones a los viajes de Cuba. Es fácil darse cuenta de la importancia y la trascendencia que tendrá esta medida. Se dice mucho que los cubanos se abran al mundo, pues bien: no cuesta trabajo imaginar lo que sera que los cubanos se abran entre si mismos. Nadie mejor que un cubano para comunicarse con otro. Es una oportunidad que no debe ser desdeñada. Es el encuentro entre compatriotas separados arbitrariamente. Se impone tener presente que más de un millón de cubanos vive fuera de Cuba.

La segunda, es que él considera que no deben limitarse las cantidades de dinero con que los cubanos que viven fuera de la Isla ayudarán a los suyos que residen en Cuba. Para citar ejemplos, México y Colombia reciben una considerable cantidad de ingresos extra, producto de estos envíos de remesas.

Pero esto por sí sólo no bastaba. Le planteamos a Obama que había algo más que resolver. La otra cosa es que muchos cubanos que disponen de bienes y fortuna, principalmente en Estados Unidos y que por las leyes vigentes en este país, no pueden ayudar a la disidencia interna en Cuba, tan privada de recursos, consigan hacerlo sin incurrir en violaciones a la ley norteamericana.

Nosotros tenemos una sociedad civil importante. Entonces, le hable de los periodistas, de las Bibliotecas Independientes, de los sindicatos y de los partidos políticos. Para él, resultaba inconcebible que los cubanos se vieran privados de la posibilidad de ayudar a los suyos. Ese fue el momento que escogí para exponerle el cuarto problema.

Los Estados Unidos aportaron casi 50 millones de USD como ayuda para el restablecimiento de la democracia en Cuba. Le explique como ese dinero jamás llega a Cuba. Obama quedo más asombrado todavía. "Cómo es posible que estafen al gobierno de los Estados Unidos!"-, dijo. Se quedo muy preocupado y enojado por la forma en que habían sido estafados los contribuyentes norteamericanos.

Ciertamente , me aproveche de una circunstancia. Yo ya había expuesto ante los legisladores norteamericanos, estas y otras situaciones. Un hombre bien informado y mejor intencionado como Barack Obama, ya tenia las coordenadas, que le permitirían comprender. Su inteligencia fuera de lo común haría el resto. Otro detalle que conspiro a mi favor es que Obama quería disponer del testimonio fresco de un cubano de la Isla y todas estas circunstancias confluyeron de una forma casi mágica. Yo era el cubano acabado de llegar de Cuba y que se aprestaba para regresar.

Lo que me convenció que hablaba con un hombre fuera de serie, fueron sus preguntas sobre la transición en Cuba y su afirmación acerca de que este proceso debía comenzar desde la gente. Para resumir, puedo decir que encontré al hombre que yo quería encontrar en los Estados Unidos. Un hombre sencillo que contradice a la propaganda que divulgan las dictaduras fascisto-comunistas. Un hombre que vive de su trabajo y que no es millonario. Un hombre negro, inteligente, dotado con una alta sensibilidad y con mucho amor por los hombres, a los que se dispone a servir.

Un ex oficial del DSE testifica...



(YPP)En la foto Junior Casanova Valverde, ex agente de la Seguridad del Estado, durante su paso por Brasil.

(CE)Un ex oficial de la Seguridad del Estado explica cómo el régimen interviene los teléfonos de disidentes, periodistas oficiales y dirigentes del Partido Comunista.

(LPP) Estamos ante una nueva convocatoria auspiciada por el DTI,DSE y DGI en vista a la nueva presidencia de los Estados Unidos.Estos personeros aparecen en los precisos momentos de la toma de posesión del presidente Barack Obama. No descartamos que Pedro Pérez-Sarduy,bien relacionado en los goznes del gobierno cubano sea parte de dicha maniobra.

Trabajo sucio

Por Yoel Pérez Pulido

Avellaneda No. 271, entre San Esteban y Callejón de Correa. Es la calle y el numero exacto donde radica la Gerencia Territorial de ETECSA (Empresa de Telecomunicaciones de Cuba) en Camagüey. Allí, en el cuarto piso, en una pequeña sala, y durante dos años, trabajo Junior Casanova Valverde, de 31 años de edad y ex agente del Ministerio del Interior (MININT)

Hoy tiene algunas penas y le cuesta trabajo liberarlas. Sin embargo dice que "nadie imaginaba" que él era del MININT, "nadie sabia lo qué hacía allí". Vestía el uniforme de ETECSA y tenia un "solapín" colgado al cuello que me describía como "analista de operaciones". Entraba junto a los demás, pero nadie sabia mi horario de salida. Trabajaba en ETECSA, pero no para ETECSA..."

Y entonces, - cuál era su verdadero trabajo?

Es muy difícil describirlo y aceptarlo. Me gradué en e Instituto Tecnológico Militar José Martí, en la especialidad de Telecomunicaciones. Allí aprendimos casi todo lo relacionado con el equipamiento de que dispone el ejercito para la comunicación en tiempo de guerra. Un año después de graduado, y junto con otros militares, pasé un curso en el Instituto del MININT de Santa Clara para trabajar en las unidades de escucha. Allí, creo que hasta hoy, es donde se forman los que se dedican a esto en todo el país.
Sin embargo, nunca imagine que aquellos conocimientos que adquirí servirían para el desempeño de lo que hoy considero una ofensa. Yo escuchaba, grababa y hasta descodificaba las llamadas telefónicas de muchos. Al menos de los que tenían el teléfono "intervenido".

Los cubanos tenemos la costumbre de hablar " en código" por teléfono. Es una manera de reaccionar ante la "vigilancia:. Ese habito no se nos quita ni aun viviendo en el extranjero. -Cómo funciona el mecanismo de escuchas en Cuba?

En cada gerencia de ETECSA del país existe una "oficinita" igual a la de Camagüey , donde trabaje dos años. Esa oficina es pequeña, pero como ninguna otra tiene acceso a todos los números telefónicos de la ciudad.
Yo podía escuchar a cualquiera con sólo conectar un cable. Técnicamente es muy fácil, lo difícil es estar consciente de lo que estas haciendo, porque apenas tu conectas ese cable al terminal del teléfono, un equipo de grabación comienza a operar de manera automática, sincronizada. Con la telefonía digital en algunos distritos de la ciudad, era mucho mas fácil, solo apretaba una tecla. Hoy, como debe estar todo digitalizado, pues debe ser aún mas fácil la labor del que allá trabaja.

-Quién decide qué línea telefónica intervenir?

Ese registro lo lleva la Seguridad del Estado, y las lineas de teléfono a se escuchadas las deciden los procesos investigativos que se estén llevando a cabo y que precisen de una prueba real, irrefutable, para determinados procesos jurídicos. Y en eso el teléfono es líder.
Los teléfonos de los periodistas independientes (los que están en lista de la Seguridad) son fijos en la escucha, es un orden permanente. Pero también los de los altos jefes del Partido o del gobierno, los de algunos periodistas, sobre todo los jefes de los medios de prensa, los de administradores de importantes empresas, los de muchos económicos de organismos de la administración central.
Recuerdo que cuando la ampliación de las lineas telefónicas en toda la ciudad, fue la propia Seguridad del Estado quien impuso que los periodistas independientes les situaran un teléfono.
Yo escuche conversaciones de Salvador Valdés Mesa [actual secretario general de la CTC] cuando era el primer secretario del Partido en Camagüey. Conversaciones desde su teléfono residencial y desde su oficina de trabajo. Todos esos minutos eran registrados, grabados...Ni se adonde iban a para esas grabaciones, pero lo cierto es que eran registradas por nosotros. Y lo más bonito es que ellos lo sabían, el propio Salvador Mesa estaba clarisimo de que todas sus conversaciones eran escuchadas.

-Y, cómo funcionaba? -Usted grababa lo que le mandaban a escuchar e informaba sobre algún contenido sospechoso?

Mi trabajo no era tanto escuchar, sino grabar. Es decir, las grabaciones eran trasladadas a los oficiales que estaban al frente de los procesos operativos del DTI (Departamento Técnico de Investigaciones). Pero era imposible no escuchar mientras se grababan las conversaciones.
Quien hacia el trabajo era yo, era mas bien un trabajo técnico. Pero casi siempre estaba el investigador al lado mio, ese sí quería escucharlo todo. Por ejemplo, en el caso de los disidentes, todas las llamadas que ellos hacían quedaban grabadas y eran escuchadas por el oficial que atiende a los periodistas en el DTI. Se compartían esos testimonios con el funcionario que atiende la prensa en el Partido.
Los periodistas independientes eran detenidos muchas veces a raíz de las conversaciones que tenían por teléfonos. Una vez hasta hasta escuche una especie de reunión a la que estaban siendo convocados, con diálogos muy fáciles y códigos sumamente bobos.
Recuerdo que decían: "Lugareño 40", y eso quería decir el día 4 en la calle Lugareño, y entonces el patrullaje era dirigido hacia esa zona. No había fallos, era así mismo. Y después intentaban cambiar los códigos, pero también con cosas muy fáciles de descubrir. Una vez , como sabían que estaban siendo escuchados, comenzaron a gritar. "Abajo Fidel!" (risas)...Eso lo hacían sobre todo cuando eran interrumpidas algunas llamadas que recibían desde el extranjero.

-Esa opinión existe? Desde esa oficina donde usted trabajaba, -se puede "interrumpir" una llamada?-Realmente se escuchan todas?

No! -Imagina! Eso es un absurdo. Primero , sencillamente es humanamente imposible, y segundo, porque no hay condiciones técnicas para eso. Es cierto que la tecnología actual lo permite, pero no hay cómo rastrear todas las llamadas. Es decir, desde mi oficina era posible escuchar cualquier línea telefónica, pero hacerlo con todas al mismo tiempo...eso es un disparate. Quien diga eso es un ignorante.
En Cuba sí se escuchan y se intervienen los teléfonos de las personas que forman parte e un proceso investigativo o que son señalados por figuras delictivas, ya sea en el ámbito político de la contrarrevolución, o en el económico, con los administradores de empresas, pero antes tiene que existir un precedente, un indicio de sospecha de algún agente o de una investigación para comenzar a escuchar un determinado teléfono.
Las llamadas eran interrumpidas si estaban planeando cosas contra la revolución,porque técnicamente se puede inhabilitar un teléfono. Si se interrumpe, es porque esta siendo escuchada y el que esta en eso pues maniobro mal el sistema de escucha, conecto mal el plug in o recibió una orden para cortar la comunicación . Una vez , un investigador me ordeno cortar la llamada y su opinión fue: "que gaste dólares...que vuelva a marcar".

-Su teléfono nunca fue intervenido?

Que yo sepa no. Ahora , de lo que no estoy seguro es si el suyo se salvó de las escuchas.

En muchos países es necesaria la autorización de un juez o un tribunal para intervenir una linea de teléfono, incluso la Constitución cubana lo prohibe. -Alguna vez tuvo en sus manos la autorización de un juez para intervenir un teléfono?

No. Los que solicitan la intervención de una linea telefónica para ser escuchada son los agentes vinculados con determinados procesos en el DTI.Eso es aprobado por el jede de la Seguridad del Estado en cada localidad. Es una especie de escalón de mandos, pero nada por escrito y mucho menos rigiéndose por legislaciones; aunque ya usted sabe que en Cuba estar "conspirando" contra la revolución es un delito grave: se llama "traición a la patria".Pero ya le digo, mi labor era técnica.

ETECSA es una sociedad mixta. -La parte extranjera nunca se opuso a ese tipo de procedimiento?

Le aseguro que la parte extranjera apenas sabe que eso ocurre. Y, si lo saben, hacen la vista gorda. Al único que le fue informada mi función fue al gerente territorial. Fíjese que en el cuadro de trabajadores de la empresa yo era analista de operaciones. Es el cargo que nos dan ahí, es una plaza creada.Yo pagaba mi cuota sindical por ahí, todo. Almorzaba, participaba en las actividades del colectivo. Era parte de ese grupo de trabajadores.

Me ha dicho varias veces que trabajo dos años haciendo ese tipo de escuchas. -Cómo salió de Cuba y por qué ?

Salí en una balsa con 32 personas por Pinar del Río, vía Quintana Ro, en abril de 2006. Pedí unos días de vacaciones y me desaparecí hasta hoy, Se quedaron esperándome. Dicen que fueron buscándome a la casa y hasta circularon mi foto entre los "boinas rojas" (policía de los órganos del ejército). A único me andan buscando, porque sabes que quien maneja información secreta no puede salir del país ni en misión oficial. Todo esto que le estoy contando me tranquiliza un poco la conciencia, porque, la verdad, a veces me siento mal. Pero no podemos borrar el pasado.
Mi motivación principal era salir de todo aquello. Uno imagina siempre la fuerza del gobierno. Pero tener la certeza de que ellos lo dominan todo, es algo difícil de asumir. No por gusto son 50 años. Ellos saben casi todo, y lo que no... se lo imagina.
Y lo peor no es eso. Lo más triste es que hay mucha gente que se presta para el juego.Había que ver cuán dedicados eran determinados compañeros mios para con ese trabajo sucio, porque es el trabajo más sucio que he hecho en toda mi vida. Pero, bueno, ya todo paso. Alguna cosa queda en mi conciencia, pero todos los días le doy gracias a Dios por mi nueva vida.