Sunday, November 23, 2008

Cuba: Limpiando telarañas ...


(CM)El papel higiénico, luego de algo más de dos semanas ausente del mercado - y de los servicios sanitarios que es lo peor - se está dejando ver de manera discreta.Se ausentó sin previo aviso, y ahora está intentando un regreso que pase inadvertido. Pero eso es imposible porque su importancia no sólo es social, también es política.
Regresa el higiénico
Por José Antonio Fornaris

(SDP)LA HABANA. Su productor, su distribuidor y su vendedor es el Estado, y el Estado es una entidad política de abajo arriba y de arriba abajo.

Además, durante su ausencia los periódicos oficiales Granma y Juventud Rebelde tienen una demanda extrema, y los revendedores de esos diarios tienen más ganancia que la debida porque la necesidad de "informarse" es mayor.

También hay que tener en cuenta la posibilidad de que algún periodista acreditado se le pudo ocurrir publicar un articulo con el titulo "La Habana es una ciudad donde no es posible limpiarse las cuatro letras".

Hace unos años, un colega español le puso por titulo a un trabajo "La Habana es una ciudad sin huevos", y con eso colmo la copa y lo catapultaron de la isla.

A eso hay que agregar lo muy ideológico que resulta ver en estos momentos algunas personas, lo mismo hombres que mujeres, cargando diez, doce o quince rollos del dichoso papel, - la reserva de guerra es necesaria - porque nadie ha dicho si el sanitario va a mantenerse estable o si sólo ha regresado de vista.

Como si todo eso fuera poco, la ausencia, y la ahora nada segura presencia del higiénico en el mercado, hizo que se volatizaran las servilletas de las tiendas de divisas.

Así que como por encanto, las servilletas que tienen el sugestivo nombre de Lirio, y que según su envase son "suaves y absolventes" y con "calidad de lujo", han perdido la posibilidad de estar cerca de la mesa familiar.

Y aunque es muy lógico suponer que su lugar actual es el retrete, y que están en función de máxima prioridad, -cómo es posible aceptar que en la dictadura del proletariado ciudadanos comunes se estén limpiando el trasero con calidad y lujo?

Hay que tener confianza, seguro ha sido una contracción en el proceso productivo . La fabrica esta situada en Cárdenas. Esa es la ciudad del niño Elian González - hoy un adolescente -, y si en un momento dado se hizo lo indecible para retornarlo de Miami, nada más lógico que de Cárdenas, para que esa ciudad siga manteniendo su reciedumbre, retorne a toda Cuba el papel sanitario.

Desde Cuba - Represión...


"El oficio de limpiabotas es tan honrado como cualquier trabajo, yo tengo que conseguir los materiales para trabajar y por cada cliente me gano 5 pesos, además de pagar la licencia, lo que me queda lo cojo para la comida", afirma nuestra fuente.

Limpiabotas se niega a pagar multa

Por Mario Hechavarria Driggs


(NCI)Una sanción de 400 pesos, le fue impuesta en el mes de Octubre a un jubilado, por lustrar zapatos en el parque Central de la capital, este se ha negado pagarla por considerarla en extremo abusiva.

"Los inspectores del Poder Popular no tuvieron en cuenta de que soy un anciano, limpio zapatos por que el retiro no me alcanza para vivir " ,manifestaba Francisco Salazar, trabajador retirado de 70 años.

"El oficio de limpiabotas es tan honrado como cualquier trabajo, yo tengo que conseguir los materiales para trabajar y por cada cliente me gano 5 pesos, además de pagar la licencia, lo que me queda lo cojo para la comida", afirmaba nuestra fuente.

En la cale esta prohibido limpiar zapatos, pero Francisco sigue en su empeño, en estos momentos debe de pagar 800 pesos, la multa se duplica por cada mes vencido, sin embargo el sigue afirmando que tendrá que meterlo preso, por que no va a pagar.

Cuba: La represión del totalitarismo por un teléfono...


Pupo Sierra, miembro de la Coalición Central Opositora (CCO), informó que fue detenido en la Avenida 50 por el mayor de la Seguridad del Estado Camilo Castellanos y otros dos agentes, quienes lo introdujeron en un auto Lada y lo sacaron de la ciudad.


Confiscan celular a opositor pacífico

Por Yoel Espinosa Medrano

(Cubanet/Noticubainternacional)SANTA CLARA,21 de noviembre del 2008. Agentes de la Seguridad del Estado confiscaron el teléfono celular de opositor pacifico Ricardo Pupo Sierra el pasado 18 de noviembre, en la ciudad de Cienfuegos, para impedir que reporte las violaciones de derechos humanos que se comenten en la provincia.

Pupo Sierra, miembro de la Coalición Central Opositora (CCO), informó que fue detenido en la Avenida 50 por el mayor de la Seguridad del Estado Camilo Castellanos y otros dos agentes, quienes lo introdujeron en un auto Lada y lo sacaron de la ciudad.

Agrego Ricardo que n la carretera que conduce a la playa Rancho Luna, los uniformados le pidieron el teléfono; al negarse a entregarlo lo inmovilizaron y se apoderaron del aparato. Castellanos le dijo que el móvil estaba decomisado y no había reclamación.

Pupo Sierra señaló que tiene la propiedad del equipo porque lo adquirió en la Empresa Telefónica CUBACEL, después que Raúl Castro autorizo la veta de teléfonos celulares a la población.

Cuba: Prostitución...


(SDP/CM)Están en ciertas páginas de Internet. Tras ellas, las paredes desconchadas y con cicatrices pregonan que malviven en La Habana. Se anuncian, en colores, al mejor postor. Esperan a alguien con plata, no importa la edad, el idioma ni como huela, que se las lleve lejos.


Tan sexis y tan tristes

Por Luis Cino

Son adolescentes tan bellas y sensuales, tan súper sexis que te hacen sentir mal. Tan mal como si también tú fueras culpable de sus impúdicas poses, de las sabanas revueltas, la humedad en las paredes o la tristeza que no logran ocultar sus ojos de niñas.

Me preocupe cuando vi sus fotos y en vez de excitarme, sentí algo muy parecido a la depresión. Pensé que me ponía viejo. Luego comprendí que la pena no tiene que ver con la edad ni la testosterona. La rubita de una foto me recordó a mi hija. Las demás, rubias, trigueñas o mulatas, me recordaron a las hijas de algunos amigos.

Ni siquiera para " las hijas de mujeres que ame tanto", me he vuelto un santo. No vivo en las nieves de Laponia. Sé muy bien como es "esto". Al duro y sin guantes. Precisamente por eso, hay cosas que mi estomago ya no puede soportar. Trate de digerirlas durante demasiado tiempo. Ya no puedo con tanta mierda.

No quiero me digan que no son putas, sino que están en la lucha. -Hasta cuándo vamos a embarrar las palabras y a hacerlas cómplices de la mala conciencia nacional?No me van a consolar con aquello de que son las putas más instruidas del planeta. Allá los degenerados que se consuelan con ese sofisma cínico e infame. De ser cierto, la vergüenza seria mayor. Esas muchachas , tan cultas y saludables, no tendrían necesidad de venderse a cualquier baboso por un trapo o una cena en La Cecilia.

No voy a negarlo. Putas siempre hubo. Aún después que la revolución anuncio que había acabado con ellas. Sólo que no eran tantas ni tan jóvenes como ahora.

Recuerdo, cuando aún no las llamaban jineteras, con la falda muy corta, tras el rastro de los marineros griegos o de cualquier otro marino que no fuera ruso. Los tripulantes de los barcos soviéticos apestaban y tenían poco que dar. Apenas cigarros papirosas y camisas de nylon. Ellas, por lindas, desdichadas, y porque no eran culpables de ser putas, merecían mucho más.

Algunas fueron mis amigas. Les gustaban los pantalones Lee, las películas de Alain Delon, la música de las emisoras americanas. Ninguna aspiraba a pescar un dirigente. Me ayudaron a escapar. Sin comillas.Me mataron el hambre. Todas las hambres. Una noche, en el Sherezada, una me abrazo por la cintura, juro que me amaba y que siempre seria solo mía. Como en una canción de Manzanero que bailamos muchas veces. No sé por qué rincón del mundo andará. Qué importa si mentía. Por entonces, todos , de una forma u otra, mentíamos. Sólo así pudimos sobrevivir.

Ellas tenían la mirada triste, pero no tan desoladoramente triste como la muchacha que se acaricia el clítoris, me saca la lengua y me mira desde la pantalla del ordenador. -A quién va a engañar con su risa y su lujuria de utilería? Tampoco me engañan las carcajadas huecas de las que esperan clientes en la puerta de La Macumba o de la Casa de la Música de Miramar. Tampoco me hacen creer que van contestas las que caminan, el culito apretado y la barriguita al aire, preciosa y vacía, por las aceras de Obispo rumbo al Parque Central.

Sabemos bien cuan terrible es lo que paso y todavía pasa en nuestras vidas. -O sera todo lo que no paso? La juventud que nos robaron en espera del cumplimiento de las metas y las promesas. La felicidad que no pudimos tener porque la patria (o lo que llamaban la patria) siempre esperaba con gesto hosco por nuestro sacrificio.

No me engañan, pero puedo entender (qué remedio!)por qué se desnudan y miran desafiantes a la cámara. Ni siquiera tienen que justificar si se besan o restriegan con otras. No importa más allá del lente, son gajes de la lucha.

Ellas "no están en nada". Sólo se aburrieron de comer mal y dormir en una barbacoa. De la telenovela brasileña y las canciones de Carlos Varela y Paulito FG. De limpiar los pasillos de las becas en el campo y chivatear a las amigas. De la bicicleta del novio y de la peste a sudor que deja hacer el amor , de prisa, y con condon entre los matorrales.

Alguien les dijo que la podía ser algo más y ellas reventaban de ganas de creer, por poco que fuera, en algo,. Por ejemplo, un marido extranjero.

No me lo vuelvan a decir, acepto que "no hay más ná". Ok, pero no me pidan que me excite y se me haga la boca agua con sus fotos. No quiero pagar sus tarifas en cuc en uno de los inmundos cubiles habaneros de la gozadera. Me sentiría indigno y ruin. Y muy viejo. Tan viejo como los dinosaurios culpables del desastre. Mi generación, tan misera y hambreada como la de estas muchachas, no se adapta a pagar por "hacer el amor". Menos con niñas. Una buena señal, después de todo.