Thursday, January 29, 2009

Cuba : Hemeroteca ( Daily News -New York )...

CLINTON MUST TRADE HIS CUBA POLICY

(LPP Archive - The Best Way To Feel The Touch! ) - Saturday, May 6th 1995, 2:34AM

WITH YET ANOTHER policy shift on Cuban immigration, President Clinton again has demonstrated his propensity to flip-flop like a flounder hauled onto a Florida dock. By granting U.S. entry to 20,000 Cubans he had detained at Guantanamo Bay then vowing that all future boat people will be forcibly returned to Havana Clinton has managed to anger just about everybody without pleasing anyone. That could pass for leadership if Clinton had embraced the most sensible option he has: lifting the trade embargo with Cuba.

The 33-year-old embargo is a poisonous tree that yields only distorted fruit. Fights over refugees, flotillas and secret talks grow out of the outdated policy aimed at isolating Cuba. Until the ban on trade is lifted, all "solutions" are nothing more than temporary fixes that will have to be jettisoned in a crisis.

The trade ban was imposed by President John F. Kennedy at a time when Cuba was the flashpoint of the Cold War. The goal was clear: topple Fidel Castro and usher in democracy by strangling the Cuban economy. The screws were tightened with each passing year yet Castro has played Energizer Bunny.

In the U.S., however, the embargo has forced policy makers into a series of little boxes. One result was that those who escaped Castro's repressive grip jumped to the front of the immigration line, creating both inequities and resentments. An example: Haitians fleeing murderous thugs in their country never got the same open-arms welcome as Cubans.

Alas, the Cold War has ended. While signs of freedom and capitalism are scarce in Cuba, they are emerging. And more and more, those escaping are coming to America for the time-honored reason: a better way of life. That makes the current Cuban problem more economic desperation than repression. As such, it deserves an economic answer: trade.

Free trade is hardly a foreign idea to American foreign policy. Using the almighty buck to nurture budding democracies is almost routine. Consider China, which maintains its favored trade status despite the brutal crackdown in Tiananmen Square. American businesses also are flooding the killing fields of Vietnam since the U.S. trade ban was lifted last year. The Russian bear noshes on Big Macs.

In fairness to Clinton, even his modest dealings with Castro have brought denunciations from anti-Castro Cubans in America and Sen. Jesse Helms (R-N.C.). Helms is pushing for tighter trade sanctions, including on companies that trade with Cuba.

Clinton is right to oppose Helms' extreme bill. But his incremental back-and-forth on the boat people problem won't do, in part because Castro can disrupt the policy simply by turning on the refugee spigot whenever he wants. Helping Cubans improve their plight in their own country is the only realistic way to make Cuba attractive for Cubans.

Indeed, as long as economic conditions there are desperate, a new wave of flimsy crafts is inevitable Clinton's threat to turn it back notwithstanding. Even if he means it this time, the policy will be history the moment CNN shows the Coast Guard delivering a boat full of brave souls to Castro's clutches.

Then what? Another flip, another flop? Clinton should cut to the chase now: Lift the embargo.

It's all relative

State Senate Majority Leader Joe Bruno has had an awakening. He now concedes, "there's a perception problem. It's a serious problem, and I understand and recognize that."

The budget stalemate? No, this problem is closer to home. It's finally sunk in that the "family of New York" doesn't mean his family.

Since they took over most of Albany, GOP leaders have indulged in an orgy of nepotism. The grand tally: three brothers, three wives, three sons, four daughters, a sister-in-law, a daughter-in-law and two sons-in-law, all feasting at the public trough.

And Bruno is No. 1 in nepocracy. His slate includes a brother, son and son-in-law on the state payroll. The pattern is so obvious that even Bruno has finally issued a promise: No more of his kin get state jobs. Very wise of him.

Or maybe he just ran out of relatives?

Cuba y Manhattan Federal Bank...

100M FOR TWO KILLED BY CUBA

(LPP Archive) -Sunday, November 19th 2006, 6:58AM

A MANHATTAN bank must turn over nearly $100 million in Cuban government funds to pay the relatives of two men executed by the Castro regime after the 1961 Bay of Pigs invasion.

Manhattan Federal Judge Victor Marrero said Janet Ray Weininger and Dorothy Anderson McCarthy are entitled to Cuban assets frozen in accounts at JPMorgan Chase.

Weininger was 6 when her father, Thomas Willard (Pete) Ray, was shot down in his B-26 while flying a CIA-sponsored mission over Cuba in April 1961. He was taken prisoner and later killed with a single shot to the temple. Cuban officials regularly removed his corpse from a Havana morgue so they could kick at his body, court testimony revealed.

"I would give everything I have to have him in my life and continue to have him in my life," Weininger said. "At least I have honored him by seeking justice for him."

Ailing Cuban dictator Fidel Castro and his brother Raul were named as defendants in the lawsuit but did not respond.

Marrero's 101-page decision orders Chase to free up about $25 million for Weininger. Another $67 million will go to McCarthy, whose husband, Howard, was executed by a firing squad after a Cuban tribunal found him guilty of smuggling weapons to anti-Communist forces.

Both women won judgments in Florida state courts by invoking a 10-year-old federal law that makes it possible to recover damages from states that sponsor terrorism.

The bank expressed sympathy for the women's claims but asked the court's guidance since it was bound by Treasury Department regulations from releasing the funds.

Weininger attorney Joseph Zumpano said there is enough money in the Chase accounts to satisfy both judgments.

Cuba Sin Derechos Humanos...

Archivo MCT
El Che Guevara en 1965 en el Congo, donde ayudó a organizar un movimiento guerrillero.

La frenética subversión internacional de Fidel Castro

Por Juan F.Benemelis

Especial para El Miami Herald
Fidel Castro entró a formar parte del bloque soviético cuando la URSS se consolidó como superpotencia militar e irrumpió fuera de la masa continental euroasiática, en los momentos también del cisma chinosoviético y de la descolonización afroasiática.
En Africa, Medio Oriente y América Latina, su familiar silueta, tocada con un puro en la boca, se vio mitificada por su antiyanquismo, que lo convirtió en el paladín de la escena no alineada.
El elemento definitorio de su política exterior fue conformar alianzas con Estados que compartiesen su enemistad hacia Estados Unidos y la democracia, proyección que, en plena Guerra Fría, implicó integrarse a los intereses estratégicos de la URSS.
Su política exterior, la más desconcertante y provocadora de los tiempos modernos, como si fuese una potencia militar, se proyectó en islas, estrechos y territorios claves de dos continentes: Africa y América Latina, utilizando una red de organizaciones pantallas que le permitió unificar recursos y ganancias políticas dentro del antiguo bloque soviético y entre los movimientos de izquierda.
Con rapidez, fundó un entramado de espionajes (la DGI, el Departamento América, la DIM) considerado en su momento el tercero del planeta, después de la KGB y de la CIA, no sólo por su dimensión sino por su capacidad para golpear diversos objetivos en lugares dispares, y para descubrir, identificar y explotar conflictos locales genuinos o evitables. Estos dominaron las acciones encubiertas, la falsificación de documentos, la inteligencia humana y tecnológica, la penetración de gobiernos (Ana Belén Montes, la Red Avispa en Estados Unidos), ejércitos e instituciones civiles, la adquisición de secretos, la implantación de centros ilegales, la desinformación y guerra psicológica, la promoción de la narcoguerrilla, la transferencia tecnológica occidental al bloque soviético, el lavado de dinero, el comercio ilegal. Ni la Mossad israelí, la Stassi germanoriental, la Securité francesa o el M-6 inglés lograron montar la vastedad de maquinaciones de espionaje y subversión como él: en América Latina y Africa, en el mundo árabe y el asiático, del Sahara español a Vanuatu, en el Pacífico.
Castro transformó a Cuba en un estado mayor de lucha armada, terrorista, y de inteligencia contra Estados Unidos, arrastrando consigo a toda una generación latinoamericana y afroárabe, y en ocasiones a una cautelosa Unión Soviética. Poco se conoce, fuera de los círculos militares y de inteligencia, de la complejidad y la magnitud de esta subversión, cuando un verdadero racimo humano, alrededor de 25,000 individuos de diversos continentes y filiaciones ideológicas (entre ellos 10,000 latinoamericanos), fueron entrenados como guerrilleros y terroristas en más de una docena de campos de entrenamientos dentro y fuera de la Isla.
Nunca en la historia contemporánea un país tan pequeño y escaso de recursos ha ejercido la influencia internacional de la Cuba castrista. Ni la China de Mao o el tercermundismo de Nehru, ni el neomarxismo europeo o el panarabismo de Nasser, ni la autogestión de Tito o el sandinismo de los Ortega, se granjearon la mitológica proyección de Fidel y el Che, que invadió los mapamundis y llevó al mundo al borde del holocausto nuclear. Esta impronta de violencia no fue igualada por Estado o estadista de su época, fuese Muamar Khadafi, el ayatolá Jomeini, Saddam Hussein, Yasser Arafat o Hafez el Assad; ninguno acumuló la experiencia, la ramificación operacional, la infraestructura y las alianzas del castrismo para desatar la revolución en cualquier parte del mundo; ninguno perfeccionó como él la organización de focos guerrilleros, la piratería aérea, golpes de Estado, envío de mercenarios a escenarios bélicos de América Latina y Africa, y otras formas de operaciones de baja intensidad.
Entre las organizaciones terroristas que se beneficiaron figuraron los separatistas vascos de España, y los nacionalistas de Irlanda del Norte, los tribeños Moro de Filipinas, el ANC de Nelson Mandela, la mafia marsellesa, las FARC de "Tiro Fijo'', las células comunistas de Bélgica, las Brigadas Rojas de Giangacomo Feltrinelli, los Macheteros de Puerto Rico, la Hizb-Allah, las Panteras Negras de Rap Brown, las transmisiones de Radio Free Dixie, dirigido por el afroamericano Robert Williams y santuario a, por lo menos, 84 fugitivos de la justicia norteamericana.
Es interminable el número de Estados latinoamericanos y africanos que fueron objetivos de Castro. Estados Unidos, Canadá, España, Inglaterra, Francia, Chipre, Turquía, Omán, tampoco escaparon al frenético trajín de su espionaje. Los actos de sabotaje en Beirut y en Kuwait, el terrorismo en aeropuertos europeos y en aviones en pleno vuelo de la El-Al, los atentados del Septiembre Negro palestino contaron con la asesoría de inteligencia de la DGI. Incluso, renombrados terroristas, como Abu Iyad, Abu Abbas, Carlos el Chacal, Mohamed Budiá, recibieron ayuda de Cuba.
Castro se involucró con casi todas las agrupaciones políticas africanas llamadas de liberación, armando a los radicales dedicados al derrocamiento de gobiernos autoritarios o elegidos, inmiscuyéndose en las luchas anticoloniales, entrometiéndose en guerra civiles en Sudán, Yemen del Sur, Congo Brazzaville, propulsando guerrillas rurales y urbanas latinoamericanas desde 1960.
Uno de los primeros escenarios fue el apoyo a los guerrilleros argelinos por su independencia, y el envío en 1963 de combatientes en el conflicto argelomarroquí. Asimismo, en 1964 estableció allí una base con 250 asesores, para entrenar latinoamericanos y africanos. En 1966, Castro organizó la Conferencia Tricontinental de movimientos armados y partidos de izquierda, para coordinar desde La Habana un frente común contra Estados Unidos. Allí se forjó la alianza con la OLP de Yasser Arafat y se asumió el antisemitismo que culminó con el envío de una brigada de artilleros a las Alturas de Golán, en 1973, durante la Guerra del Yom Kippur.
A simismo, en el Medio Oriente, su impronta en el Mar Rojo (Somalia, Etiopía y Yemen del Sur) complicó la carrera bipolar por el Océano Indico. Su aviación, además, descargó golpes letales en las fronteras con Omán y en Yemen del Norte.
Con los petrodólares de Muamar el Kadafi, Castro armó a Nicaragua y desestabilizó El Salvador, a cambio de buscarle armas de destrucción masiva al gobernante libio. Su relación con Saddam Hussein proviene de los primeros momentos del iraquí en el poder, cuando le brindó asesoramiento de inteligencia y brigadas cubanas construyeron las carreteras militares hacia la frontera con Irán, así como muchos de sus bunkers. En 1976 el Shah de Irán expulsó a la embajada cubana por conspirar con los comunistas iraníes prosoviéticos, (el IPP) para derrocar la monarquía. Luego Castro se acercó al ayatolá Jomeini, cooperando en el campo de la biotecnología, y en ocasión de su visita en mayo del 2001, aseguró que entre ambos pondrían a Estados Unidos de rodillas.
Sus brigadas armadas llevaron al poder al movimiento angoleño del MPLA y al PAIGC de Guinea Bissau y Cabo Verde, en el desierto etíope del Ogaden, en Eritrea, y sus unidades blindadas chocaron con las sudafricanas. Su aviación, en Angola, utilizó los gases VX y Sarin, así como el napalm. Los cubanos sirvieron de instructores militares en los campos de terrorismo de Argelia, Libia, Yemen, Chile, Líbano; fungieron como guardias pretorianas a mandatarios de las junglas tropicales, como Siaka Stevens de Sierra Leona, Sekoú Touré de Guinea, el sanguinario dictador guineano Francisco Macías Nguema, el chileno Salvador Allende, entre otros.
Su régimen presentó además un listado de vinculaciones moralmente dudosas: el espadón argentino Carlos Videla; los golpistas brasileños; el panameño Manuel Noriega; Ramón Mercader, el asesino de León Trotsky; el narcotraficante Pablo Escobar; el prófugo de la justicia Robert Vesco; el asesino de la Rue Marbeuf: Carlos, El Chacal; el tirano ibérico Francisco Franco; los africanos Khadafi, Mengistu Haile Mariam, el cruel y excéntrico ugandés Idi Amín Dada e incluso el emperador caníbal Jean Bedel Bokassa. Asimismo, su vinculación con el narcotráfico, de Sudamérica y de China, se halla documentada en cortes norteamericanas.
En el ámbito del continente americano el castrismo resultó traumático al poner en discusión la vieja prerrogativa intervencionista de la doctrina Monroe americana; aniquilando el reformismo de las "suizas'' del continente (Uruguay, Chile y Costa Rica); polarizando las fuerzas sociales entre los revolucionarios armados y las juntas militares. Castro financió, alentó y entrenó a los grupos terroristas sudamericanos Tupamaros, Montoneros y el Ejército Revolucionario del Pueblo. Asimismo, personal militar cubano asesoró al movimiento terrorista peruano de Sendero Luminoso y a las FARC de Colombia, a las cuales conectó con el fundamentalismo islámico. También apuntaló al régimen marxista de Maurice Bishop en Granada y en 1987 entrenó e introdujo en Guatemala 2,000 guerrilleros.
Con el ascenso de gobiernos izquierdistas en Latinoamérica a fines de los 1990, las políticas y metas de La Habana en el Medio Oriente cobraron nuevo impulso al ser adoptadas por Hugo Chávez en Venezuela y por Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil. El tema dominante cubano con el Medio Oriente fue la formación de alianzas antinorteamericanas que abarcasen todo el globo y la proyección de Chávez como figura internacional, sobre todo en el mundo islámico.
La magnitud y el dinamismo subversivo del castrismo, al convertir a la Gran Antilla en la nación más influyente de Latinoamérica, resultó en extremo suicida para su economía y su pueblo que pagaron un precio exorbitante: la casi extinción de la nación. En palabras del historiador Andrew Conteh "ningún otro país del tamaño de Cuba y pocos con más recursos, pueden igualar la proyección mundial de la política exterior cubana''.

Cuba y sus 5...


Cuba acude a Corte Suprema de EE UUpor cinco cubanos presos por espionaje


AFP
LA HABANA
Cuba acudirá el jueves a la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos para apelar la condena de cinco cubanos presos en ese país bajo cargos de espionaje, a quienes el presidente Raúl Castro propuso canjear por opositores presos, informaron el abogado y los familiares.
El abogado Roberto González, hermano de uno de los condenados, declaró a Radio Rebelde que el equipo de expertos defensores que representa a los cinco cubanos en Estados Unidos está listo para solicitar a la Corte que revise el caso, tras fracasar en el Tribunal de Apelaciones de Atlanta.
González advirtió que la Corte Suprema sólo acepta el 1% de los casos que se le presentan, por lo que es necesario precisar y "disparar bien'' los argumentos, uno de los cuales se refiere a la sede del tribunal en que fueron condenados los agentes, Miami, donde se concentra el exilio anticastrista.
"El mecanismo de la Corte Suprema de Estados Unidos es un poco diabólico, es un caso selectivo (...). Es algo que nos tiene un poco preocupados pero siempre tenemos la fe y el optimismo de vencer todos esos obstáculos'', dijo Mirta Rodríguez, madre de Antonio Guerrero, uno de los cinco condenados.
Rodríguez lamentó que en contra del caso esté el conflicto ideológico entre Washington y La Habana. "Han tomado como rehenes a nuestros hijos, como para castigar a Cuba'', afirmó en entrevista con la radioemisora.
Elizabeth Palmeiro, esposa de Ramón Labañino -otro de los cinco encarcelados-, comentó que "existen muchas expectativas sobre lo que podría pasar con el nuevo gobierno'' de Barack Obama, pero -dijo- "nada podría esperarse si nosotros no actuamos''.
Guerrero, Labañino, Gerardo Hernández, Fernando González y René González, llevan 10 años en prisión y fueron condenados en 2001 a cadena perpetua y otras penas, por espionaje y conspiración para cometer delito contra Estados Unidos; ser agentes no registrados de un gobierno extranjero, y otros cargos.
En diciembre, en una visita a Brasil, Raúl Castro dijo a la prensa estar dispuesto a canjear a los cinco agentes por opositores presos en Cuba, pero Estados Unidos no aceptó la propuesta.
Cuba admite que los cinco son sus agentes, pero que su labor era vigilar a los grupos anticastristas de Miami, por lo que son considerados "héroes luchadores antiterroristas'' en su país.

Cuba y Toronto...


Presidente de Sherritt sorprendido por cancelación de contrato a firma canadiense

TORONTO

El presidente de Sherritt International, Ian Delaney, afirmó que tanto él como "líderes cubanos'' con los que ha hablado en las últimas horas, no tuvieron conocimiento previo de la cancelación de un acuerdo de extracción de petróleo en el que también participaba la empresa Pebercan.

Delaney expresó su sorpresa durante una conferencia telefónica mantenida el miércoles con analistas, inversores y medios de comunicación para explicar los últimos eventos de la compañía.

"Nos cogió por sorpresa que nuestro socio [la empresa canadiense Pebercan] se retirara de Cuba'' explicó Delaney.

A preguntas de un analista financiero, Delaney confirmó que el liderazgo político del régimen cubano no sabía que la cancelación del acuerdo afectaría la posición de Sherritt, una compañía que mantiene estrechos vínculos económicos con la isla.

"A juzgar por mis conversaciones telefónica con algunos de los líderes de Cuba, desconocían totalmente las consecuencias. Esto fue hecho a un nivel mucho más bajo que mis contactos'', explicó el presidente de la compañía --principal productora de níquel en Cuba y que también tiene intereses en el sector petrolífero.

El pasado 23 de enero Pebercan dijo que las autoridades cubanas habían terminado de forma prematura su contrato de producción de petróleo en Cuba, donde operaba a través de su subsidiaria Peberco.

Pebercan y Sherritt explotaban en Cuba una serie de pozos petrolíferos en el llamado Bloque 7, aunque el titular de la concesión era la primera.

Delaney dio a entender que va a intentar solucionar la situación que ha perjudicado a su compañía. El lunes y el martes, las acciones de Sherritt en la Bolsa de Toronto (TSX) perdieron más de un 25 por ciento de su valor.

"Es razonable asumir que tendré muchas conversaciones con ellos [los líderes cubanos]. No sé cual va a ser la solución. Pero ellos nunca han abusado de nosotros como socios y no creo que vayan a empezar ahora'', explicó.

El presidente de Sherritt también dijo que en estos momentos, la extracción y procesamiento de níquel es un negocio más rentable que la explotación de petróleo en Cuba y que no tiene ninguna duda que la empresa seguirá teniendo buenas relaciones con La Habana.

''Tenemos un gran acuerdo de asociación y sé que seguirá así. Este es un país que siempre ha sido bueno con nosotros, ha sido un gran socio y al que queremos'', declaró Delaney.


Cuba y la ONU...


Cuba invitará a relator de la ONU sobre la tortura

LA HABANA

Cuba anunció este miércoles que invitará a la isla al relator de la ONU sobre la tortura y ratificará el convenio contra las desapariciones forzosas, en una comparecencia del canciller Felipe Pérez Roque en la que volvió a descalificar a la disidencia.

"Cuba procederá en el curso de la próxima semana a extender una invitación al relator especial contra la tortura, el señor Manfred Nowak, para que visite nuestro país en el curso del presente año'', dijo el canciller en rueda de prensa en La Habana.

Además, señaló que Cuba ratificará "en los próximos días'' la convención internacional para la protección de las personas contra las desapariciones forzadas.

Pérez Roque aseguró que los anuncios "son consistentes'' y obedecen al "compromiso permanente'' de cooperación con los mecanismos universales "no discriminatorios, no selectivos, no politizados en materia de derechos humanos''.

''Para nada la decisión de Cuba y los anuncios que hacemos hoy tienen que ver con cualquier campaña o presión sobre Cuba'', explicó en alusión a críticas de la disidencia por no ser consultada en la elaboración del informe que la isla presentará el próximo día 5 al Consejo de Derechos Humanos.

El jefe de la diplomacia dijo que los disidentes, a los que llamó "soplones'' y ‘‘mercenarios'' de Washington, no fueron consultados, entre otras razones, porque no creen que sean "personajes no gubernamentales'', sino "gubernamentales, lo único que del Gobierno de Estados Unidos''.

"Fuera de ese grupo que no tiene aportes que hacer, ni credibilidad, ni autoridad, ha habido un amplio proceso del cual estamos satisfechos'', añadió.

Miembros de la disidencia interna calificaron de "positiva'' la invitación gubernamental al relator Nowak para que visite la isla, pero ven con poca esperanza sus resultados.

Elizardo Sánchez, líder de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) dijoe que el "impacto práctico'' de las visitas de relatores y otros expertos a Cuba seguirá siendo "insignificante'' mientras el gobierno "no muestre en los hechos una sincera voluntad política en cuanto al respeto de los derechos civiles, políticos y económicos''.

Según Sánchez, si el gobierno realmente quisiera que la visita de Nowak fuese "fructífera'', tendría que permitirle que "se entreviste libremente con las víctimas de los abusos tanto en el enorme sistema carcelario como en las calles de Cuba''.

"Estoy casi seguro de que el Gobierno va a manipular la agenda del relator Nowak'', agregó Sánchez.

El economista disidente Oscar Espinosa Chepe declaró que espera que el relator "tenga acceso a las cárceles y pueda hablar con los presos y conocer de primera mano la situación que tienen''.

Espinosa, uno de los 75 opositores apresados en la oleada represiva de 2003, ahora excarcelado por razones de salud, cree que Nowak, además de reunirse con funcionarios del gobierno, "debe hacerlo con la sociedad civil, para que no sea una visión parcializada de la sociedad cubana''.


Cuba y Rusia...

Como en la Guerra Fría, Cuba pide ayuda económica y energética a Rusia
Es su primera visita desde 1985, cuando la URSS subvencionaba a la dictadura cubana, Raúl Castro llegó ayer a Moscú y mañana se reunirá con el presidente Médvedev. Como en el pasado, volvió a criticar a los EEUU
Raul Castro Moscu 1
En el que es su primer viaje a Rusia en los últimos 24 años, el comnadante jefe de Cuba, Raúl Castro, llegó ayer en una visita oficial de una semana a Moscú, según informa la agencia de noticias rusa Itar-Tass

El presidente ruso, Dmitri Medvedev, señaló que la visita dará un importante impulso a las relaciones bilaterales, mientras que Castro, en una entrevista exclusiva concedida a Itar-Tass, destacó previamente que las relaciones entre ambos países son "excelentes". 

Según la página web del Kremlin, Castro y Medvedev se reunirán de manera oficial el próximo viernes para tratar, entre otros, asuntos energéticos. 

El actual primer ministro ruso, Vladimir Putin, dijo por su parte que Rusia está considerando la posibilidad de otorgar un crédito por 20 millones de dólares a Cuba, que serán gastados en la adquisición de productos de fabricación rusa

Durante la entrevista con la agencia rusa el hermano de Fidel Castro, que realizó su última visita a Moscú en 1985, criticó la expansión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) hacia las fronteras rusas en el este de Europa, al considerar que esta ampliación cambia el equilibrio de poder en Europa. 

Asimismo, el presidente de Cuba expresó su rechazo a los planes estadounidenses de instalar un sistema de defensa antimisiles en la República Checa y Polonia. 

Según el mandatario cubano, las relaciones entre Rusia y Cuba han resistido el paso del tiempo. "Queremos reforzar y consolidar todo lo que logramos antes, y dar un paso más hacia adelante", indicó. "Ambas partes tienen acumulada una gran experiencia y nuestros pueblos se conocen muy bien mutuamente. Todo esto es una buena base para una relación fuerte". 

Castro apuntó además que las relaciones bilaterales empezaron a revitalizarse tras la visita de Putin, entonces presidente ruso, en el año 2000, luego del distanciamiento en los años noventa. 

Pacto energético y algo más
El viceprimer ministro ruso, Igor Sechin, señaló también que los principales puntos para la cooperación en temas energéticos han sido recogidos previamente en un documento firmado el pasado viernes por Cupet, la empresa estatal petrolera de Cuba, y las energéticas rusas agrupadas en torno al consorcio Gazprom. 

Además, tanto Cuba como Rusia consideran la posibilidad de ampliar la cooperación a otras compañías latinoamericanas, agregó Sechin. 

Varios expertos consideran que el reciente acercamiento de Rusia a 
países latinoamericanos, sobre todo a Cuba y Venezuela, tiene como trasfondo la disputa con los Estados Unidos por la implementación del escudo antimisiles en el este de Europa.
Fuente: DPA