Thursday, February 5, 2009

Cuba : Hemeroteca ( Daily - News - New York )...

CUBA FLASHBACK: PICTURES AT A REVOLUTION

(LPP Archive - "The Best Way To Feel The Touch" ) - Thursday, June 6th 2002, 1:80AM

On Dec. 31, 1959, photographer Burt Glinn left a fancy New Year's Eve bash in New York to join a wild party in Havana.

Forty-two years and 50 rolls of film later, the photos Glinn took over a nine-day period have been turned into "Havana: The Revolutionary Moment" (Umbrage), a chronicle of the anarchic first days of Fidel Castro's rise to power that features dozens of stark, black-and-white photos of a nation in revolutionary fervor.

Glinn, then 33 years old and working for the Magnum Photos agency, spent much of his time following Castro on his triumphant march into Havana after dictator Fulgencio Batista fled the island.

Myriad pictures show Castro being mobbed by adoring crowds along the way.

"I just latched onto Fidel, and people everywhere jumped in and joined the procession, too," says Glinn, who had borrowed cash from New Year's revelers at the Manhattan party, grabbed his cameras, flew into Havana by daybreak and subsisted for several days on rum and cigars.

"Havana was chaotic," recalls Glinn. "Everybody had a gun or a machete and thought they were part of the revolution. I couldn't speak Spanish, and I never knew where I was going. I didn't have a plan, but I knew it was history in the making."

Also captured on film were grim reminders of how the revolution tore the country apart. Several photos depict gun battles in the streets of Havana, while others show rebel soldiers holding members of Batista's secret police at gunpoint - some of them likely were executed in subsequent weeks.

Glinn, an award-winning photographer from Manhattan whose work has appeared in Time, Look and Parade since 1950, had published "one or two" of his Cuba photos in Life and Stern, a German magazine.

It was only after poring over the collection of pictures on the 25th anniversary of the revolution, in 1984, that he saw it as "a complete body of work," says Glinn.

"But it took 15 years to bring it to fruition. People weren't that interested in publishing something like this."

Glinn realizes the book, as well as an accompanying photo exhibit that opened at The Americas Society yesterday, may offend the anti-Castro Cuban community in the U.S. (especially with a foreword by Rafael Acosta de Arriba, an arts official in the Cuban government).

However, he insists that "politics had nothing to do with the book.

"I know it's a delicate subject to people who had a bad experience because of the revolution," says Glinn. "Even though it was a great journalistic experience, I was torn both ways about it. I always wished Castro had done better for Cuba, and that America had done a better job handling him."

E-mail:

rdominguez@edit.nydailynews.com

Cuba entre dientes...

NEXT UP: U.S. VS. CUBA

(LPP Archive ) Sunday, July 28th 1996, 2:00AM

ATLANTA Bring on Cuba and warm up the scoreboard.

The U.S. baseball team homered its way to another victory last night and headed into its long-awaited matchup with Cuba exactly the way it wanted: a medals-round berth clinched and a perfect record in hand.

The Americans hit five homers two by Jacque Jones for a 15-5 victory over Australia that earned a spot in the medals round and set up the Olympic tournament's marquee first-round game today.

"We're just going to let it play out," Jones said. "It should be a lot of fun. It's awesome that both of us are 5-0."

They're the only unbeaten teams in the tournament and the two most feared. The Cubans clinched their berth and tied the Olympic scoring record earlier yesterday with a 20-6 drubbing of Italy that featured six homers.

Cuba and the United States already have shattered the Olympic record of 12 homers in the round-robin. Cuba has 19, the United States has 18.

U.S. women rebound: With one swing of her bat, Sheila Cornell restored the reputation of the U.S. Olympic softball team.

Cornell drove a pitch from Lihong Wang, China's ace who had just come on in relief, over the center-field fence for two-run homer in the sixth inning and a 3-2 victory over China in Columbus, Ga.

Kim Maher opened the sixth with a walk off Yaju Liu, who was replaced by Lihong. Cornell followed with her third homer of the Olympics.

With the victory, the U.S. team stunned by Australia on Friday for only its second loss in international play reclaimed the role of gold-medal favorite.

U.S. pitcher Michelle Smith survived a rocky fifth inning giving up a two-run homer by Xuqing Liu for the victory.

The victory gave the Americans (6-1) the best record in the seven-game round-robin tournament and the important No. 1 seed for tomorrow's semifinal round. The medal games are Tuesday.

(LPP legend) CID,FCA;160score,2strike-3ball.A66 at front. FLC ,at the doghouse...

Cuba, Fidel y Juan-Ga...


Agonizante y aburrido, Fidel Castro se dedica a criticar a Obama

El dictador cubano cuestionó en un artículo las "contradicciones entre la política y la ética" del presidente de los EEUU en materia energética y comercial. Negó que las críticas tras el conflicto de Gaza fueran "arremetidas"
Fidel Castro continuó hoy cuestionando algunas de las políticas anunciadas por el mandatario norteamericano Barack Obama, especialmente en materia energética y comercial, y negó que sus críticas al nuevo inquilino de la Casa Blanca sean "arremetidas". 

En un nuevo artículo titulado "Las contradicciones entre la política de Obama y la ética", el dictador pone en duda propuestas de Obama como la utilización de plantas nucleares, recordando los "grandes riesgos de accidentes" que conllevan, o la eficiencia de los nuevos vehículos de la industria automotriz norteamericana. 

"¿Serán acaso esos procedimientos los que la ecología demanda para proteger a la humanidad del deterioro del creciente clima?", se pregunta el histórico dictador cubano, convaleciente desde hace dos años y medio por una enfermedad que lo llevó a alejarse del poder en la isla. 

"Cuando el señor Obama promete invertir considerables sumas para autoabastecerse de petróleo (...) ¿qué harán aquellos cuyos ingresos fundamentales provienen de la exportación de esa energía, muchos de ellos sin otra fuente importante de ingresos?", continúa Castro. 

El cubano también se pregunta por las "posibilidades" que puedan quedar a los "países no desarrollados que sueñan con industrializarse" en el momento en que, pasada la crisis, "vuelvan a desatarse la competencia y la lucha por los mercados y las fuentes de empleos (...) entre los que mejor y más eficientemente monopolicen las tecnologías con sofisticados medios de producción", entre otros. 

"¿Es correcto prometer la conciliación de tan contradictorios y antagónicos intereses sin transgredir la ética?", apostilla. 

La nueva "reflexión" de Fidel Castro se conoce apenas una semana después de que, en otro artículo, fustigara la política internacional de Washington, la que calificó de "abusiva", y llegara a acusar a la administración norteamericana de "compartir el genocidio contra los palestinos" por su apoyo a Israel. 

Sin embargo, en su nuevo escrito, Castro niega que estas críticas sean "arremetidas" contra el nuevo presidente norteamericano. 

"Hay quienes se rasgan las vestiduras si se expresa cualquier opinión crítica sobre el importante personaje, aunque se haga con decencia y respeto", señala Castro, para quien esta actitud va acompañada "siempre" de "sutiles y no sutiles dardos de quienes poseen los medios para divulgarlos y los transforman en componentes del terror mediático que imponen a los pueblos para sostener lo insostenible". 
 
Fuente: DPA

Cuba Sin Derechos Humanos...

La burla que se repite

El gobierno se ha empeñado en mostrar una apariencia novedosa para esconder las violaciones a los derechos humanos.




Elizardo Sánchez muestra gráficos sobre las cárceles en la Isla. (AFP)

Elizardo Sánchez muestra gráficos sobre las cárceles en la Isla. (AFP)

A juzgar por el informe del gobierno al Consejo de Derechos Humanos, en Cuba el filósofo Panglós, personaje ideado por Voltaire, no habría tenido que abandonar el optimismo.

El escrutinio que todos los países deben pasar cada cuatro años se efectuará a la Isla este 5 de febrero en el Grupo de Trabajo que recibirá el informe de una troika integrada por Gabón, Uruguay y Bosnia y Herzegovina, y será adoptado el próximo día 9. En su condición de miembro del Consejo, La Habana se ha empeñado en mostrar una apariencia novedosa para esconder las verdades.

Resultaría una burla al pueblo cubano olvidar la crisis económica, social y política existente, sin que el gobierno aplique los cambios imprescindibles para reconstruir el país que ha destruido en 50 años de poder absoluto, ni permita a los ciudadanos expresar libremente sus opiniones, decidir la forma de gobierno o tener trabajo con salarios adecuados y pensiones dignas. Las autoridades encarcelan a conveniencia, controlan férreamente el movimiento dentro de las fronteras y niegan a la gente el permiso para salir y entrar al país.

En Cuba hay un único partido político y las supuestas organizaciones no gubernamentales están financiadas y dirigidas por el gobierno, que controla igualmente la prensa, la radio y la televisión. Sólo 17 de cada 1.000 habitantes tienen acceso autorizado a internet desde los hogares; y en los escasos lugares públicos está muy controlado.

En 2008, se permitió a los cubanos adquirir teléfonos celulares y alojarse en los hoteles de la Isla, a un elevado costo en divisas, aunque los salarios se perciben en moneda nacional. Está prohibido recibir transmisiones de televisión extranjera, y únicamente las personas autorizadas y usualmente enviadas por el Estado pueden participar en las ferias internacionales del libro u otros eventos.

El "amplio proceso de debate nacional de la realidad cubana" señalado en el informe de La Habana, se organizó para emitir opiniones "en el lugar y el momento adecuados" —como dijera el general Raúl Castro—. Pero pasado más un año, aún no se han publicado los planteamientos según prometió el gobernante, ni se ha modificado nada esencial.

Las cárceles hablan

Hay que recordar la permanente negativa a permitir pesquisas de dignatarios, personalidades relevantes como Christine Chanet, y prestigiosos organismos internacionales, como Cruz Roja y Amnistía Internacional; el no reconocimiento a los presos de conciencia y políticos pacíficos, acusados falsamente de "contrarrevolucionarios al servicio de una potencia extranjera"; la prohibición a los visitantes extranjeros de reunirse con la sociedad civil emergente o con activistas por la democracia y los derechos humanos.

Cuba es el país de Iberoamérica con la mayor población penal y el sexto a nivel mundial, con 487 presos por cada 100.000 habitantes, la mayoría jóvenes, negros y mestizos. Una situación incomprensible en un país donde se ha creado "el hombre nuevo", según la propaganda oficial, y más del 70% de la población nació después de 1959.

En el informe del gobierno cubano se habla de la justicia e independencia del sistema judicial, sin incluir el arresto en marzo de 2003 de 75 personas pacíficas, considerado arbitrario por el Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de la ONU en junio de ese año, cuando también Amnistía Internacional las declaró prisioneros de conciencia. Prestigiosos juristas internacionales han concordado en que los juicios sumarios a los condenados en la Causa de los 75 no contaron con el debido proceso. El texto de La Habana tampoco precisa que en abril de 2003 tres jóvenes negros fueron fusilados por haber cometido el error de secuestrar un barco para escapar de Cuba, sin cometer hechos de sangre.

El informe afirma que se cumplen los 95 preceptos de las Reglas Mínimas para el Tratamiento de Reclusos de las Naciones Unidas, pero los reos cubanos están hacinados en prisiones que ahora las autoridades intentan adecentar a toda prisa; y los presos políticos conviven con encarcelados comunes de alta peligrosidad.

Las informaciones que llegan desde las cárceles detallan las dificultades para acceder al agua potable en la mayoría de las penitenciarías, la mala y escasa alimentación, así como pésimas condiciones higiénicas: humedad, falta de iluminación y ventilación.

Muchos reclusos realizan huelgas de hambre para lograr demandas mínimas, llegando incluso a optar por el suicidio. Para intentar doblegar a los reclusos, los carceleros utilizan innecesariamente esposas y cadenas. Los presos políticos son recluidos en centros alejados de sus hogares, imponiendo a sus familiares un régimen de lejanía, vigilancia, discriminación y represión, además de manipular la comunicación como pretendido chantaje, ni permitirles visitas de amigos, y demorar los tratamientos médicos y traslados a centros hospitalarios fuera de la prisión.

Vanas ilusiones

Durante la situación de provisionalidad y el posterior enroque de presidentes, se creó la ilusión para el exterior de que se acometerían los cambios indispensables para afrontar la crisis nacional, que las empresas extranjeras tendrían mayores posibilidades, y simultáneamente, se darían pasos propicios para el fomento de la democracia y el respeto de los derechos humanos. La tranquilidad ciudadana, mostrada como amplio apoyo incondicional, se ha logrado con gran despliegue sigiloso de los órganos represivos y el incremento de las condenas por presunción de delitos.

La Habana firmó, al cabo de 40 años de aprobados, el Pacto de Derechos Civiles y Políticos, y el Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que aún no ha ratificado. Luego perdonó las penas de muerte, creó un Grupo de Trabajo con el gobierno de España y se realizaron encuentros sobre derechos humanos con algunos otros países.

La Unión Europea eliminó las sanciones impuestas en 2003, aunque las relaciones con sus miembros son selectivas y muy condicionadas por el totalitarismo cubano, que incluso rechazó la ayuda humanitaria luego de los tres huracanes de 2008. También logró la incorporación al Grupo de Río y otros mecanismos de la región, además de acoger a presidentes como Cristina Fernández de Kirchner.

Desvelar verdades y promover cambios es responsabilidad de todos los cubanos, pero los gobiernos que respetan o procuran respetar los derechos humanos en sus países, los organismos y la opinión pública internacionales, pueden contribuir a la probidad en Cuba en beneficio del pueblo. (Cubaencuentro.com)


Cuba y Huber Matos...


ENTREVISTA con Huber Matos

Cuba: 50 años al limite

(Cuba Libre Digital/ Agencias)

Artículo correspondiente al número 245 de la Revista CAPITAL de Chile (23 de enero al 19 de febrero de 2009)

Huber Matos. “En América Latina se ha perdido la perspectiva de lo que son las tiranías”

Compañero de Fidel en la lucha revolucionaria en la Sierra Maestra, los veinte años de reclusión por su sola oposición al cariz totalitario que fue tomando La Habana convirtieron a Huber Matos en un testigo dramático del abuso de poder y la falta de libertades en la isla. Un testigo que sigue entregando su testimonio. Ahora, desde su exilio en Miami. Por Jorge Abasolo.

Parece ya corroborado que aquellas revoluciones que surgen espontáneas, ganosas y creativas en sus comienzos deben sufrir un proceso de envejecimiento rápido. Así, esos ímpetus bien inspirados, y muchas veces mal conducidos, desaparecen para dar paso a mártires, leyendas o mitos.


Porque a veces –para desgracia de sus pueblos– éstas logran sobrevivir y sus líderes se transforman en dictadores ancianos, megalómanos sin destino, con discursos chatos y reiterativos. Son los obstinados en forzar el curso de la historia, una lucha obtusa y sin dirección clara. La revolución francesa fue derrotada bastante pronto, por suerte para Francia. En el siglo XX, José Stalin envejeció en la obstinación de atormentar a su pueblo. Los testimonios que se han conocido ahora son pavorosos.

Más cerca nuestro encontramos la experiencia del revolucionario que ha mantenido la leyenda en vivo por mayor tiempo. Se llama Fidel Castro Ruz, hijo del acaudalado hacendado español –gallego, específicamente– Ángel Castro Arguiz. El dictador yace hoy encaprichado y debilitado, aunque aferrado a sus ideas con una contumacia que ya reclama análisis clínico, más que político. Su discurso actual persiste en cohonestar los hechos, pero encuentra a un pueblo cubano cansado de galimatías capciosos, de cantinelas sin sentido y de esperanzas hueras.

Por muchos años, los tentáculos de su revolución cubana rebasaron las fronteras de la isla. Chile también fue centro de operaciones de un modelo de sociedad que acá llegó a contar con miles de entusiastas epígonos.


Un rebelde moderado


Si nos remontamos a los orígenes de la revolución cubana, descubrimos a Fidel como el rostro más visible de un grupo de rebeldes, varios de los cuales se fueron apartando al ver a un Castro abrazando los ideales comunistas, sin mayor consulta ni discusión con sus correligionarios. Entre ellos, uno que destaca: Huber Matos.

Maestro de escuela y agricultor, oriundo del pueblo de Manzanillo en la provincia de Oriente en Cuba, Matos provenía de una familia modesta de clase media. Como Fidel Castro, era miembro del Partido Ortodoxo, que se oponía al gobierno de Fulgencio Batista. Luego integraría el Movimiento 26 de Julio, un grupo urbano y clandestino, para más tarde unirse al ejército rebelde de Castro en la Sierra Maestra.

Montaña adentro, Matos recibió el rango de comandante y, en enero de 1959, entró en La Habana junto a Castro, a bordo de un tanque. Ese mismo año –y tras advertir ciertas irregularidades que desnaturalizaban el real sentido de la revolución– Matos escribió una carta a Castro renunciando a su mando y haciéndole ver su preocupación por la creciente influencia de los comunistas en el gobierno revolucionario de Cuba. La reacción oficial fue visceral e inmediata: Huber Matos fue sentenciado a veinte años de cárcel “por actos de sedición y traición”.

 

 

“Yo le dije a Fidel (Castro) que la

revolución estaba tomando un rumbo distinto y que no me pensaba apartar de mis principios y mis convicciones”.


Considerando que habían transcurrido tan sólo nueve meses desde la victoria de los rebeldes, la sentencia de Matos marcó la desintegración de aquella estrecha coalición que lideró la revolución y la desaparición de quienes sostenían una posición “moderada” al interior del nuevo gobierno de Cuba.

Matos fue puesto en libertad un 21 de octubre de 1979, luego de haber cumplido todos y cada uno de los días de su condena. Se reunió con su esposa y sus cuatro hijos, quienes habían abandonado la isla en 1963. Exiliado y radicado en Miami, Huber Matos ha publicado sus Memorias –las que ya van en su tercera edición (Editorial Tusquets)– y sigue de cerca todos los sucesos en torno a su querida isla, como la visita de Estado que prepara por estos días la presidenta de Chile, Michelle Bachelet.

“Confieso que a mí no me entusiasma en nada esta visita. Ni a mí ni a la inmensa mayoría de los cubanos en al exilio. Y es que nosotros percibimos el régimen castrista como uno que lleva cincuenta años usurpando la soberanía del pueblo cubano. Una presidenta de un país latinoamericano elegida democráticamente –como la señora Bachelet– hace una concesión muy significativa a un tirano como Raúl Castro y su hermano Fidel yendo a visitarlos. Ahora, si la visita se da como una coyuntura para reclamar la libertad de los presos políticos y la necesidad de abrir Cuba hacia la libertad, la democracia y el respeto a los derechos humanos, ya eso tendría otra connotación”.


-El senador Mariano Ruiz-Esquide, DC e integrante del oficialismo, ha dicho que la defensa a los derechos humanos no debe hacer excepciones…

-Lo que señala ese senador chileno me parece muy consecuente con un demócrata de convicción. Que la presidenta de Chile haya decidido no reunirse con el dirigente disidente Payá me parece que es una cosa que se agrega a lo contraproducente de su visita a La Habana. Desgraciadamente, en América latina se ha perdido la perspectiva de lo que son las tiranías. Ahora, con respecto a los Castro –que llevan medio siglo oprimiendo a Cuba– no veo una sanción colectiva. Piense usted que por las prisiones cubanas han pasado más de 200 mil compatriotas, por el solo hecho de oponerse al régimen despótico. Que a estas alturas un jefe de Estado de un país democrático vaya a Cuba y se salude con Raúl Castro o su hermano y los reconozca como legítimos gobernantes del pueblo de Cuba me parece una cosa vergonzosa. Es una manera de ignorar o no respetar al pueblo cubano.

 

 

“Una presidenta de un país
latinoamericano elegida
democráticamente –como la
señora Bachelet- le hace una
concesión muy significativa
a un tirano como Raúl Castro
y su hermano Fidel yendo a
visitarlos”.

-¿Qué trasfondo percibe en la sociedad Hugo Chávez-Fidel Castro?

-Chávez se proclama un discípulo de Fidel Castro; y como el viejo comandante está aparentemente a pocos pasos de la tumba, es lógico que Chávez quiera acreditarse como el heredero legítimo, aprovechando las circunstancias de que tiene mucho dinero y suficiente agresividad. Pero una cosa es la intención y otra
la realidad. Chávez incurre en ridículos, mientras que Castro se supo cuidar, porque era un hombre muy habilidoso.


-¿Cree que Fidel Castro retomará el poder en Cuba?

-No lo creo. El está muy deteriorado, pero además el juego de los intereses alrededor de Raúl Castro crea una realidad en la cual Fidel Castro vale como el tótem de la tribu, como algo emblemático... puesto en la pared para respetar, pero nada más. Tratarán de sacar dividendos a la mística del personaje.

-A despecho de su enfermedad, ¿mantiene Castro el poder en Cuba desde la trastienda?

-No lo creo. Pienso que se trata de un individuo que actúa como freno para que Raúl Castro se sienta cohibido, para que no pueda ejercer el poder con autoridad. Es parte de su ego, aunque creo que cada vez le hacen menos caso.

-¿Está Raúl Castro en condiciones de sucederlo?

-Dentro de un Estado totalitario, sí. Pero pienso que no podrá prolongarse mucho. El aparato de terror sigue funcionando, pero los problemas económicos, sociales y políticos harán que Raúl y su poder hagan crisis. Sobre todo, después del funeral de Castro. En Cuba no hay soluciones para la población con Raúl y, aunque intenten cambios, la población no quedará ni satisfecha ni tranquila. El funeral de Castro plantea varias interrogantes. La presión interna para que se resuelvan los problemas será muy seria.

Como ex amigo

-Habiendo sido amigo de Fidel, ¿qué rasgos destacaría de su personalidad? 

-Pienso que nadie le ha ganado en el uso de la mentira, la traición y el crimen político para llegar lejos. Es un verdadero actor, ha sabido usar su capacidad de escena para ocultar sus verdaderos propósitos.

-Alina Fernández Revuelta –la hija de Fidel– me contó que su padre mantiene cuentas bancarias en Europa. ¿Sabe usted algo de esto?

-Yo creo que en Europa y en otras partes. Ha sido un verdadero hampón político. Ha sacado dinero del gobierno, del narcotráfico y de cuanto negocio sucio ha podido.

 

-Entiendo que fue usted amigo del Che Guevara ¿Qué opinión tiene de él?

-Sí, yo fui amigo del Che. Creo que era un aventurero que estaba buscando un escenario donde realizarse a cualquier precio. Al final, Fidel lo traicionó y todavía lo están usando como propaganda. Pero el Che era –por encima de todo– un aventurero.

-¿Cree usted que Fidel Castro es realmente marxista-leninista?

-Definitivamente, no. Fidel nunca ha sido filosóficamente un marxista. Toda la ideología, toda la estructura doctrinal de Fidel Castro consiste en adquirir más poder para Fidel Castro. Y el poder de por vida. Sus discursos, eso de que la libertad hay que defenderla por encima de todas las cosas, todos esos esfuerzos retóricos para convencer al pueblo cubano acerca de su compromiso con la democracia, son una cortina de humo. Es una engañifa que le sirve para enseñorearse en el país y hacer lo que él decida. Todo esto lo hace con astucia, con artificios. Yo estoy convencido de que cuando llegamos al poder, en enero de 1959, Fidel no sabía
qué cosa inventar para no soltarlo. El sabía que tenía en la mano un arma muy útil, que era la fe del pueblo acerca de sus intenciones de hacer un gobierno eficaz y muy auténtico.

 

 

“Nosotros hicimos la

lucha insurreccional con

una definición ideológica

muy clara: democrática,

humanista, latinoamericana

y nacionalista. ¡Nada de

marxismo ni totalitarismo!”

 

-Entonces, ¿de qué modo compromete la revolución cubana con el marxismo?

-Habiendo combatido con él, creo que el Che Guevara y Raúl Castro lo convencieron de que, paso a paso, debía llegar a establecer un régimen comunista. Castro tiene que haber sopesado las cosas y, seguramente, pensó que si se alineaba con la Unión Soviética, los Estados Unidos no invadirían la isla, pues eso significaba una confrontación muy grande. Y así vemos que Fidel hace declaraciones hasta en los Estados Unidos asegurando que él no es comunista, que es un demócrata. Y nos lo dice a nosotros y se lo dice a todos. Yo no soy comunista, me decía a mí cuando discutíamos en torno a asuntos de política interna de Cuba. Pero, lentamente, fue poniendo peones del Partido Comunista al interior de las Fuerzas Armadas y en la administración pública. En este sentido, no me cabe duda de que hubo gran influencia de Carlos Rafael Rodríguez, Blas Roque y otros de los tres o cuatro dirigentes comunistas que tenían buenísimas relaciones con Moscú.

-En ese momento, ¿qué papel jugaba Ernesto Che Guevara?

-El Che era marxista, pero no pro soviético. En todo caso, en ese momento no gravitaba mucho. La conjura, el cambio del sentido real de la revolución, lo resuelve Fidel Castro en la marcha. Fidel iba a la televisión y atacaba a los comunistas. A los quince días iba y los amparaba con el pretexto de que también habían participado en la revolución. Es decir, veíamos en él una ambivalencia, una ambigüedad que nos dejaba asombrados.

Tiempos de lucha

-En la revolución cubana usted fue comandante del Ejército rebelde y jefe de la provincia de Camagüey, la provincia más rica de Cuba...

-Exactamente. Yo hice la campaña en todo el oriente... en la provincia de Oriente. Y bueno, cuando terminó la lucha, pues mis tropas ya tenían un cerco sobre la ciudad de Santiago de Cuba, la ciudad más importante en el escenario de guerra, la tropa jugó un papel muy importante, por su composición humana, por su experiencia, etcétera... y cuando concluyó la lucha, nosotros éramos una de las columnas élites de ese ejército.

-¿Cómo se incorporó usted a la lucha armada junto a Castro?

-Hasta yo me sorprendí un poco al haberme iniciado en la lucha guerrillera, ya que mis antecedentes no eran los de un hombre inclinado a la violencia, ni militar de carrera, ni mucho menos. Yo era profesor en dos escuelas. Era profesor de ciencias sociales, cosa que no tenía nada que ver con estas cosas de las artes de la guerra. Para resumir la historia, terminé como jefe de las tropas que cercaron a Santiago de Cuba y con un historial de acciones más o menos trascendentes. Entonces, ya era uno de los cinco comandantes principales del liderazgo revolucionario. Los primeros días estuve de jefe en la provincia Oriente de Santiago de Cuba. Pero a partir del día 12 de enero me hice cargo del segundo distrito militar, por encargo de Fidel Castro, que me pidió ayudar a organizar esa provincia no sólo militarmente, sino desde el punto de vista administrativo y en todo
lo relacionado con la organización de los campesinos, estudiantes y obreros.

Cuba y Africa...

Castro llega a Angola en visita de tres días

LUANDA, Angola

 EL GOBERNANTE cubano Raúl Castro conversa con el primer ministro de Angola, Paulo Kassoma, el  miércoles, tras su arribo a Luanda.
BRUNO FONSECA / EFE
EL GOBERNANTE cubano Raúl Castro conversa con el primer ministro de Angola, Paulo Kassoma, el miércoles, tras su arribo a Luanda.

Raúl Castro llegó el miércoles a Luanda en su primera visita a Angola tras su elección como gobernante del país, y permanecerá en este país, uno de sus fieles aliados, hasta el próximo 7 de febrero, informó la presidencia de esa nación.

En el Aeropuerto Internacional 4 de Febrero, de Luanda, Raúl Castro, que sustituyó a Fidel Castro al frente del régimen de La Habana, fue recibido por el primer ministro angoleño, Antonio Paulo Kassoma.

Según el programa de la visita, Castro se entrevistará este jueves con su colega angoleño, José Eduardo dos Santos, para tratar sobre las relaciones bilaterales y la situación política internacional, en el Palacio Presidencial de la Ciudad Alta, donde se le rendirán honores militares.

También pronunciará un discurso en una sesión solemne de la Asamblea Nacional, y, posteriormente, depositará una corona de flores en el monumento a Agostinho Neto, primer gobernante de la Angola independiente.

Además, el gobernante cubano se trasladará al cementerio del Alto de las Cruces, para rendir homenaje al comandante Raúl Argüelles, combatiente cubano muerto en la guerra de Angola.

Más tarde, se reunirá con diversas autoridades y dirigentes del gobernante Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA) y cerrará la jornada con una cena oficial que le ofrece Dos Santos.

Mañana, Castro dedicará el día a visitar instalaciones industriales y de servicios, como la Zona Económica Especial de Viana, antes de reunirse con la comunidad cubana residente en el país africano. En la mañana del sábado, Raúl Castro partirá con destino a Argelia.

Esta es la segunda visita a Angola de un gobernante cubano, después de la realizada en 1976 por Fidel Castro, mientras que los presidentes angoleños, Neto y Dos Santos, visitaron Cuba en 1976 y el 2007, respectivamente.

Castro visita Angola, aliado de Cuba desde mediados de los años 70, para estrechar las relaciones y fomentar la cooperación entre los países, según el Ministerio de Asuntos Exteriores angoleño.

La visita de Castro, que llegó desde Rusia y que luego viajará a Argelia, su otro aliado histórico en Africa, se inicia en la fecha en que Angola celebra el 48 aniversario del inicio de la lucha armada para la independencia, un día festivo en el país.

Las relaciones entre Cuba y Angola se han mantenido en unos términos excelentes desde que se establecieron en 1976, entre el régimen de Neto y Fidel Castro.

Tras la independencia de Angola en noviembre de 1975, se produjo una guerra civil en el país, en la que se impuso en 1976 el MPLA, de orientación marxista y encabezado por Neto, que aún gobierna presidido por Dos Santos.

Estados Unidos, Sudáfrica y Zaire no reconocieron al gobierno del MPLA y, ya en 1976, iniciaron el apoyo a las guerrillas opositoras para derrocarlo. Un total de 50,000 militares cubanos se desplazaron a Angola para respaldar al gobierno marxista.

Las tropas de Cuba permanecieron en Angola hasta 1991 y el primer convenio de cooperación bilateral, de 1976, fue en el sector de la salud y, desde entonces, han pasado por el país africano en diversos periodos 10.000 médicos y técnicos sanitarios de la isla caribeña.

Según informó el miércoles la agencia Angop, en materia educativa, Cuba también ha cooperado con Angola y ha enviado, en distintas fases, más de 16.000 profesores al país africano, mientras 18.000 angoleños se han graduado en Cuba, según la agencia oficial Angop.

En esta visita, se espera que se refuerce la cooperación entre lo dos países en los campos de la salud, educación, cultura, deporte, industria, pesca, infraestructuras, transporte marítimo, minería, turismo y desarrollo de la radio y televisión.



Cuba en Europa...

Tema cubano en comicios europeos

El PP quiere incluir a Cuba en agenda electoral

Cubamatinal/ El secretario de Relaciones Internacionales del Partido Popular (PP, el principal de la oposición), Jorge Moragas, anunció el miércoles que su partido trabajará para que Cuba esté en la agenda electoral española para los comicios europeos del próximo 7 de junio.

Madrid, En su conferencia titulada "Cuba, la voluntad política española en el contexto europeo'' en la Fundación Hispano Cubana, subrayó que el PP exigirá a sus adversarios un compromiso con la libertad en la isla caribeña.

Defendió la Posición Común de la Unión Europea del año 1996, que se someterá a revisión en junio, en la que se apuesta por intensificar el diálogo con las autoridades y todos los sectores de la sociedad cubana, defender los derechos humanos y alentar las reformas legislativas en la isla para la transición a la democracia.

En Cuba no se han producido cambios que permitan "rebajar'' la Posición Común de la UE, según Moragas, quien precisó que, los 1.500 arrestos por razones políticas habidos en 2008 representan ‘‘un termómetro para medir la violación de los derechos humanos'' en el país caribeño.

El secretario de Relaciones Internacionales del PP consideró una "tomadura de pelo'' los cambios "cosméticos'' que han tenido lugar en Cuba el año pasado y que se limitaron al ‘‘movimiento de Fidel Castro de pasar a la segunda fila''.

Aseguró no entender los motivos de satisfacción que embargan al Ejecutivo español presidido por José Luis Rodríguez Zapatero sobre la situación en la isla.

Moragas mostró su confianza en que la Presidencia checa de la UE sea "un factor positivo'' para que Europa se comprometa con la lucha por la libertad en Cuba en un momento "histórico''.

''El PSOE (el partido gubernamental) está cometiendo un error, que consiste en tratar de imponer una solución mágica a la española, producto de uno de los pecados más peligrosos en política, que es la soberbia, el sentimiento de superioridad'', manifestó. 
Además, Moragas dijo que el PP seguirá intentando alcanzar un acuerdo con el PSOE sobre Cuba por tratarse de "una causa importante para la política exterior española''. 

Cuba Sin Derechos Humanos...

La Habana se examina este jueves ante el Consejo de Derechos Humanos

GINEBRA

Una delegación del gobierno cubano, encabezada por la ministra de Justicia, María Esther Reus, presentará hoy ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU su informe sobre la situación en la isla para el llamado Examen Periódico Universal.

Este mecanismo, por el que deben pasar todos los países, tomará en cuenta tanto el documento oficial del gobierno como otros dos elaborados por la Alta Comisaría de los Derechos Humanos de la ONU, uno de ellos con las aportaciones y denuncias de decenas de ONG.

Mientras el informe oficial de La Habana manifiesta que el régimen permite el ejercicio de todas las libertades y respeta todos los derechos fundamentales, diversas organizaciones defensoras de los derechos humanos, así como disidentes cubanos, denunciarán en Ginebra numerosas violaciones de estos derechos en la isla.

Según Amnistía Internacional (AI), "al menos 58 presos de conciencia, entre ellos maestros, periodistas y defensores de los derechos humanos, se encuentran actualmente recluidos en distintas cárceles de Cuba, tras le celebración de juicios sin las debidas garantías internacionales''.

Esta denuncia es una de las incluidas en el documento-resumen preparado por la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU con las aportaciones de ONG, entre las que figuran organizaciones independientes y otras relacionadas con el régimen cubano.

Human Rights Watch denuncia, por su parte, que según la legislación cubana los civiles pueden ser juzgados por tribunales militares y que en algunas ocasiones se juzga a puerta cerrada a opositores pacíficos.

También están reflejadas en el documento-resumen restricciones a la libertad de circulación, tanto de viajes al extranjero como de viajes de los defensores de los derechos humanos dentro del territorio nacional.

Reporteros sin Fronteras apunta a las dificultades extremas que experimentan los periodistas para ejercer su profesión "en un país donde el Estado tiene el monopolio de la información, la impresión y la difusión''.

La Consultoría Jurídica Interamericana de Derechos Humanos denunció que, a pesar de formar parte Cuba de la Convención contra la Tortura, "no se ha efectuado ni una sola investigación por denuncias de tortura''. También hizo referencia a las denuncias de organizaciones internacionales de los derechos humanos sobre la situación en las cárceles, donde "imperan el hacinamiento, la pésima alimentación, palizas, internamiento en celdas de castigo''.

Varios disidentes exiliados de Cuba se han trasladado a Ginebra para denunciar sus casos.

El informe del gobierno de Cuba destaca, por su parte, la cooperación internacional del país en materia de derechos humanos, especialmente desde que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU eliminó en 2007 el mandato de la relatora especial para Cuba.

Desde entonces, La Habana recibió ese año al relator sobre el derecho a la alimentación, Jean Ziegler, y la semana pasada el ministro de Exteriores, Felipe Pérez Roque, anunció que su gobierno invitará al relator sobre la tortura, Manfred Nowak.

Las conclusiones sobre el Examen Periódico Universal de Cuba, con las recomendaciones del Consejo al gobierno de ese país, serán presentadas el próximo día 9.