Monday, February 9, 2009

Cuba : Hemeroteca ( Daily News - New York )...

Ex-Bush aide charged with theft from Cuba group

(LPP Archive " The Best Way To Feel The Touch " ) Tuesday, November 25th 2008, 5:01 PM

WASHINGTON — A former aide to President George W. Bush has been charged with theft from a U.S. government-funded center that promotes democracy in Cuba.

The single count of theft of $5,000 or more from a federally aided program was filed in U.S. District Court against Felipe E. Sixto, who resigned on March 28 from his job as special assistant to Bush for intergovernmental affairs.

The charge was filed Thursday as a criminal information, which means that Sixto waived his right to have a grand jury decide if the government has enough evidence to charge him and usually also means the defendant intends to plead guilty as part of an agreement with prosecutors.

No date has been set for Sixto to appear before U.S. District Judge Reggie Walton.

Sixto's attorney, Kathleen E. Voelker, did not immediately return messages seeking comment on the case.

When Sixto resigned from the White House staff last spring, White Housespokesman Scott Stanzel said Sixto had stepped forward on March 20 to reveal his alleged wrongdoing and resign.

Stanzel said Sixto took that step after learning that his former employer, the Center for a Free Cuba, was prepared to begin legal action against him.

The nonprofit center has received grants from the U.S. Agency for International Development, and Stanzel said, "Mr. Sixto allegedly had a conflict of interest with the use of USAID funds."

Stanzel added that he did not know how much money was involved or the particulars of the allegations.

The government charged Thursday that the theft occurred between March 31, 2005, and Jan. 14, 2008.

Sixto had been chief of staff at the center, where he worked for more than three years before moving to the White House Office of Intergovernmental Affairs in July 2007.

The Center for a Free Cuba describes itself as an independent, nonpartisan institution dedicated to promoting human rights and a transition to democracy and the rule of law in Cuba.

Frank Calzon, the center's executive director, said it receives "a couple million dollars" a year from USAID for rent, travel and equipment such as shortwave radios and laptops.

Calzon said the center "received an allegation" in mid-January about the possible misuse of funds and within days formed a fact-finding team.

He said USAID was alerted within a few days. "After several weeks of investigating, we discovered there was some substance to it," Calzon said. "A letter went from our lawyer to the inspector general of USAID."

At the White House intergovernmental office, Sixto, 29, was assigned to deal with state legislators, American-Indian groups and Hispanic officials on issues such as Cuba, Puerto Rico, health, labor, transportation, the environment and energy, Stanzel said.

On March 1, he was promoted to special assistant to Bush.

The theft charge was first reported by The Examiner newspaper in Washington.

 

Cuba entre dientes...

CUBA, ORIOLES LIGHT UP CIGAR HOME-AND-HOME SET

(LPP Archive)  - Monday, March 8th 1999, 2:10AM

TAMPA Baseball, which can't solve its own problems, has instead done what nine Presidential administrations could not: re-establish diplomatic ties with Cuba.

In a historic development, negotiators early yesterday succeeded in working out details of an agreement that will allow the Orioles to travel to Cuba for a March 28 exhibition against the Cuban national team in Havana as part of a home-and-home series. The Cubans will travel to the U.S. for the exchange game on an undetermined date.

It will mark the first time in 40 years a U.S. team has played a professional baseball game in Cuba. The last time major leaguers played there was in the spring of 1959, shortly after Fidel Castro took control of the government. As Castro rapidly established a communist regime, U.S. diplomatic ties with the island nation were severed and the Reds' International League farm club, the Havana Sugar Kings, was hastily transferred to Jersey City. Several teams, including the Brooklyn Dodgers in 1942 and 1947, also had held spring training in Cuba.

"I'm very, very excited about this," commissioner Bud Selig said at the Yankee spring complex yesterday. "For the last 24 hours, the negotiations had their ups and downs, but they got the deal done about 4 a.m.

"If this produces the level of human resources we hope, it could be the start of something genuinely big that transcends baseball."

Before Castro took control, Cuba was one of baseball's most fertile feeding grounds for talent. Such stars as Minnie Minoso, Camilo Pascual, Pedro Ramos, Sandy Amoros and Connie Marrero were Cuban imports. That all ended in 1959, however, and it was not until the last few years that the majors again began tapping Cuba this time through the back door with defectors.

For that reason, it is especially surprising that Castro would agree to re-open ties after the defections of Cuban national stars Rolando Arrojo and the Hernandez half-brothers, Livan and Orlando (El Duque).

"What makes this so exciting from baseball's standpoint is that we're the linchpins in the sports and cultural exchange between these two countries," Selig said. "It's a very awesome feeling given the history of Cuba and the U.S."

The series, however, already has its detractors. Yesterday in Fort Lauderdale, more than 70 Cuban exiles protested the agreement by picketing an Orioles exhibition game against the Florida Marlins.

(LPP legend) Cleaning walls is unconfortable but important. Slow down  with any balls to ignore, if curve your punch into home...Hit and run now,  your chance to win...

Cuba y Madrid...

Crónica de una manifestación, por Ernesto Hernández Busto, desde Barcelona

Cortesía Cuba Libre Digital - February 2nd, 2009 · 12:55 am

He visto algunas imágenes de esa gente otras veces, en esas crónicas que aparecen a cada rato en los periódicos o en la television. Gritos, coros, saltitos, una especie de infantilismo sazonado con las mismas consignas de hace 20 años. Los he visto antes, pero no tan de cerca. Como cualquier cubano que haya tenido que padecer las gesticulaciones políticas del castrismo en carne propia, huyo de las manifestaciones como de la peste. Pero la de hoy me ha regalado una gran alegría que creía irrecuperable, y una ronquera que me durará toda la semana.

Vamos subiendo por Paseo de Gracia, avisados de que los “contramanifestantes” han llegado primero y se han colocado en el mismo lugar que figura en nuestro permiso. Llegamos antes de la hora prevista, pero ellos siempre llegan primero. Tienen el celo del obcecado, la obediencia concentracionaria del militante. Mientras que nosotros vemos la protesta como una obligación moral, no exenta de sentido del humor y diversión, el otro bando tiene la ventaja del entrenamiento previo en la “misión”: carteles, banderolas, energía y odio, mucho odio.

Así que cuando faltan quince minutos para las 12, somos apenas una veintena, en la esquina de Paseo de Gracia con Diputación, y todo parece indicar que habrá encontronazo. Ante nuestro reclamo (“nosotros tenemos permiso y ellos no”), los Mossos de Escuadra nos explican que intentar desalojar a los castristas sería problemático, y nos piden que consideremos la opción de compartir espacio; ellos garantizarán la seguridad con el cordón policial. Y lo hacen, de manera impecable, pese a las numerosas provocaciones.

La prensa también ha llegado temprano. Son bastantes, cosa que me sorprende, porque el día está lluvioso y lo nuestro es el tipo de noticia que siempre queda oculta por “problemática”. En Madrid, el lleno de la Plaza del Sol bajo la nevada es una garantía de que todos los medios tendrán que referirse a la “manifestación anticastrista de Aguirre”, que es el reduccionismo más común. Pero acá las garantías son pocas: los medios se desviven por ser imparciales, y más cuando del lado de los castristas hay varios señores que se sientan en el Parlamento de Catalunya.

Desplegamos la pancarta horizontal con el lema de la manifestación, y avanzamos hasta donde los Mossos nos permiten. Ellos son más y tienen entusiasmo, pero no contaban con nuestro megáfono, de mejor calidad que el suyo. Así que empieza un toma y daca de consignas, con algunos de los mejores momentos de la jornada. Coro contra coro, porque con esta gente no se puede dialogar —aunque varios de nuestro bando lo intentan, que conste. Ellos nos dicen “mercenarios”, y nosotros les decimos que el consulado les paga “con putas y con viajes”. Ellos dicen “Patria o muerte” y nosotros ripostamos “Patria y vida”. Hablan del bloqueo, y nosotros también mencionamos el bloqueo de los Castro sobre las libertades del pueblo cubano; sueltan aquello de “Qué tiene Fidel”, y la respuesta es obvia: “Demencia senil”. El cónsul se asoma al balcón con su cámara, y nosotros le regalamos un lema espontáneo que alguien ha tenido la magnífica idea de traer impreso en un simple A4: “Sácame la foto/Yo no tengo miedo”.

Parece que ellos serán muchos más, pero en realidad apenas empiezan a llegar los de nuestro bando. Media hora después ya pasamos el centenar (he hecho un conteo rigurosos, pues siempre me quejo de las noticias en las que el número de asistentos oscila como un péndulo ideológico). Todo el que llega quiere el megáfono. Y se lo damos. Todo el mundo tiene ganas de gritar: hay un ex preso político, una señora del barrio alto, una estudiante acabada de llegar, gente con niños y perros, varios que vienen desde Andorra, catalanes orgullosos con sus senyeras, blogueros, escritores… Todo el que quiso gritar, gritó. Y el resultado fue un bando con más nervio y entusiasmo que los del monótono sonsonete “Cuba va”, “Acuérdate de Girón” (¡!), “Vivan los Cinco Héroes”. (También nos acusaron de “traficantes”, pero esa parte no la entendió nadie.)

Cuando agarro el megáfono grito que esos que se dicen antifranquistas y enarbolan la bandera de la República deberían avergonzarse de apoyar una dictadura. Luego los invito a cantar “La Internacional” y a mostrar una banderola con un Lenin punzó, que había asomado tímidamente media hora antes. Son orgullosamente comunistas, y se saben la letra. Pero lo de Lenin parece que ya es demasiado, así que lo esconden, para nuestra decepción.
A la 13.30 nos vence el hambre y nos largamos entre risas. Contentos de ser libres, agradecidos con todos los catalanes, españoles y cubanos que no han dudado a la hora de pararse a nuestro lado.

Ojalá que muy pronto en La Habana los cubanos puedan gritar como nosotros lo hemos hecho hoy.

Mientras, ahí va nuestro aviso al cónsul Calaña: acostúmbrese, que fue la primera, pero no será la última. Y la próxima vez seguro que seremos más.

Ernesto Hernández Busto
Barcelona

Foto: EFE.

Manifestación en Barcelona (updated)

February 1st, 2009 · 10:09 pm

Foto: EFE / Toni Garriga

Cuba de Moda...

También hubo contramanifestación de viajeros con gastos pagos

UPyD pide a los políticos canarios, "muy dados a viajar a Cuba", que condenen el régimen de los hermanos Castro

Cubamatinal/ Unión, Progreso y Democracia (UPyD) se concentró esta mañana en las calles aledañas al Parlamento de Canarias, en Santa Cruz de Tenerife, para reivindicar un cambio de régimen político en Cuba al tiempo que leyeron un manifiesto en el que solicitaban a "los políticos canarios, que son muy dados a viajar a Cuba, que si no lo pueden evitar no se limiten a sacarse la foto de rigor y que condenen la situación; que tengan el valor a que no les inviten nunca más".

Santa Cruz de Tenerife, 8 de febrero/ EP/ Durante la lectura del manifiesto un grupo en representación de la 'Plataforma Solidaria con Cuba' y el 'Comité Canario de Solidaridad con los Pueblos' llamaron a los miembros de UPyD "fascistas" y tacharon el acto de "agresión a la soberanía del pueblo cubano".

A pesar de ello, el portavoz de UPyD, Airam Martín, aseguró que aunque "no existiera tanta represión en Cuba el reparto de poder de los hermanos Castro --Fidel y Raúl-- sería suficiente para condenar el actual régimen". "Sólo los exiliados dan cuenta de una nación destruida material y espiritualmente donde hay más de 200 presos de conciencia que cumplen condena", añadió.

Martín también criticó que aquellos que reclaman elecciones libres sufran "atropellos y vejaciones". "La situación debe terminar", instó el portavoz que calificó como "anacrónica" la dictadura comunista. Insistió en que los ciudadanos "tienen derecho a la libertad" al tiempo que apostilló que "las nuevas relaciones de Cuba con el resto de países americanos están basadas en la falsedad". "El mundo quiere que cambie, pero no se aprecian evidencias de cambios reales", concluyó.

El portavoz de UPyD reclamó que se abran las cárceles, que los cubanos puedan ejercer sus derechos y decidir su futuro. Aquí admitió que los Castro no aceptarán nunca que "la revolución no triunfó". "Desde Canarias podemos hacer cosas que cambien", dijo al tiempo que recordó que "hay muchos otros países a donde ir de vacaciones, pero si van tienen que ver la realidad". Por último pidió a los "empresarios turísticos que no sostengan al régimen".

Ante esto los contra manifestantes que vitoreaban lemas como 'Cuba sí, yanquis no' o 'Viva la revolución', insistieron en recordar los actuales niveles sociales que se disfrutan en Cuba en comparación con los de otros países americanos e insistieron en que no se puede "intervenir" en la libertad y la vida de los cubanos.

 

Cuba y el difunto Fidel...

Fidel Castro dice que Obama no podrá resolver los problemas de EEUU

LA HABANA

El líder cubano Fidel Castro aseguró el domingo que ni el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ni su jefe de gabinete, Rahm Emanuel, ni "todos los brillantes políticos y economistas que han reunido'' podrán "resolver los problemas crecientes de la sociedad capitalista norteamericana''.

"Aunque Kant, Platón y Aristóteles resucitaran a la vez unidos al fallecido y brillante economista John Kenneth Galbraight, no serían capaces tampoco de resolver las contradicciones antagónicas, cada vez más frecuentes y profundas'', agrega el ex gobernante.

"Todos los demás pueblos tendrán que pagar el colosal despilfarro y garantizar primero que nada, en el planeta cada vez más contaminado, los puestos de trabajo norteamericanos y las ganancias de las grandes transnacionales de ese país'', afirma Castro.

El cuarto artículo en diez días en el que fustiga a Obama, alude en particular a Emanuel, de quien dice "se alistó en el año 1991 en el ejército israelí como voluntario civil, durante la primera Guerra del Golfo desatada por (George) Bush padre''.

Recuerda que entonces se emplearon "proyectiles que contenían uranio, los cuales fueron causa de enfermedades graves en los propios soldados norteamericanos que participaron en la ofensiva contra la guardia republicana iraquí en retirada y en incalculable número de civiles''.

También anota que Emanuel es "hijo de inmigrante de origen ruso'' y que la madre, Martha Smulevitz, "era una defensora de los derechos civiles'' que fue "enviada tres veces a prisión por sus actividades''.

El convaleciente Castro, que había prometido la semana pasada reducir sus escritos, asegura además que "los racistas de extrema derecha'' podrían "satisfacer su sed de superioridad étnica'' y asesinar a Obama, "como hicieron con Martin Luther King''.

Pero añade que esa posibilidad, "aunque teóricamente posible, no parece probable en la actualidad, dada la protección que acompaña al Presidente después de su elección''.

El artículo del octogenario líder, convaleciente de una enfermedad que le obligó a dejar el poder a su hermano menor, Raúl, en el 2006, recuerda también que cuando triunfó en Cuba su revolución, hace 50 años, "Obama y su asesor no habían nacido ni habían sido siquiera concebidos''.

Cuba y Europa...

España rechaza críticas de Cuba a su directiva de inmigrantes

MADRID

El Gobierno español ha expresado a las autoridades cubanas su rechazo a la resolución del Parlamento de Cuba contra la directiva de retorno de inmigrantes ilegales, aprobada por la Unión Europea (UE) en junio del año 2008.

En dicha resolución, adoptada el pasado 11 de julio por la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, el Parlamento cubano afirmaba que los centros de detención migratoria de la UE son ‘‘verdaderos campos de concentración modernos''.

La postura del Gobierno español responde, por escrito, a una pregunta realizada por el parlamentario Eugenio Jesús González, del grupo Popular, el principal en la oposición, sobre cuál sería la respuesta del Ejecutivo ante la resolución del Parlamento cubano.

Dicha respuesta, a la que ha tenido acceso EFE, pone de relieve que la legislación española en materia de extranjería figura entre las de más garantías de Europa y no existe propósito alguno de alterar este marco normativo.

Ni España ni ningún otro país de la Unión Europea se ha planteado llamar a consultas a su embajador en La Habana para exigir una rectificación a las autoridades cubanas, precisa el Gobierno español en el texto presentado.

En la declaración, la Asamblea Nacional de Cuba señala que la directiva de retorno constituye ‘‘una flagrante y bochornosa violación de los derechos humanos, la Convención de los Derechos del Niño y varias normativas internacionales''.

Considera que los centros de detención migratoria "actúan como verdaderos campos de concentración modernos, donde se aniquila la vida y la dignidad humana'' y califica de ‘‘vergonzosa'' la decisión de la UE.

"Para implementar la escandalosa política, la UE cuenta con más de 220 centros de detención de inmigrantes, que actúan con escaso control y pocas normas, ubicados en prisiones, antiguas edificaciones, barcos y hasta instalaciones que fueron campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial'', denuncia.

La Eurocámara aprobó el 18 de junio del 2008 la Directiva de Retorno de Inmigrantes Ilegales, que prevé detenerlos por un periodo máximo de hasta dieciocho meses en casos excepcionales, entre otras medidas.

La norma, que cuenta con el visto bueno de los gobiernos de los veintisiete países de la Unión Europea, entrará en vigor en el 2010.

Cuba en un poeta ausente...

RAUL ORTEGA : Conversación poética con Osvaldo Navarro

Soñar que vuelvo del olvido. O. N.

“Cuentan que en algunas regiones del Tíbet mezclan las cenizas de los muertos con la comida que le dan a las palomas”, me dijo una vez Osvaldo Navarro (1946-2008). “Qué mejor homenaje para el sueño de un hombre que poner su tumba sobre el vuelo. Alas en las palabras, qué más quisiera yo”, me decía el poeta, o me sigue diciendo mientras hoy se cumple un año de su muerte, en la ciudad de México, lejos de la tierra que se comió cuando era niño, aunque nunca dejó de ser un niño ni de masticar la ausencia de su tierra.

A veces también lo escuché vomitar, allá, en el cuarto del baño, lejos de la conversación, y aunque él sabía que era culpa del hombre, nunca me lo decía, por decencia, para no entristecernos más, pero sobre todo porque era un hombre bueno. “No se deben olvidar a los poetas”, me decía, “cada vez que la muerte llama a un hombre bueno nos quedamos más solos”, me decía o me dice, y yo, a pesar de la ausencia no me he sentido solo. “Ceniza es toda luz”, me decía el poeta, o me dice, “palabras me defienden del horror al vacío”. “No ofrecer la mejilla”, me decía, “ese cuento que se lo crea otro, sólo ocúpate de colocar la voz donde va la pedrada y tendrás el respeto. Los morados que dejan las palabras no se quitan, porque esos van por dentro, porque esos duelen más, y son muy pocos los que saben devolvernos el golpe utilizando el verbo”, así mismo me dice y sonríe como si nunca lo hubiesen obligado a dejar la sonrisa.

Ah, cada vez que hablo con Osvaldo se me olvida la queja (y no pueden negarme que ahora mismo es el único alimento que nos engorda a todos) y con más fuerza escalo hasta la cima donde está mi mujer, como si no quisiera que me bajaran nunca. “Cuando aprendamos que la muerte no sea la única que nos devuelva el valor verdadero de la persona que nos entregó su vida en vida, seremos más dignos de la palabra amor y no tendremos que recurrir a la inutilidad de los lamentos”, así me dijo, así me dice, y tanto le agradezco que no me sienta solo, y mucho menos hoy, a un año de su muerte, mientras camino por esta ciudad que no es ciudad, y el vuelo de una paloma me regala su gracia sobre el cuello.

Cuba y Argelia...

Cuba y Argelia reactivan una vieja amistad

Raúl Castro concluye su primer viaje fuera de Latinoamérica como presidente cubano con una nostálgica visita a Abdelaziz Bouteflika

IGNACIO CEMBRERO - (ElPais.com)Madrid - 09/02/2009

 







El presidente cubano, Raúl Castro, de 77 años, que inició el pasado fin de semana una visita de tres días a Argelia, se reunió ayer durante 90 minutos con su homólogo, Abdelaziz Bouteflika, de 71 años. Fue un encuentro de viejos amigos que entablaron relación en los años sesenta, cuando soñaban con la revolución, y que casi medio siglo después se empeñan en que perdure su vínculo en un mundo globalizado.

        Abdel-Aziz Buteflika

        Abdel-Aziz Buteflika

        A FONDO

        Nacimiento:
        02-03-1937
        Lugar:
        (Tlemcen)
        Raúl Castro Ruz

        Raúl Castro

        A FONDO

        Nacimiento:
        03-06-1931
        Lugar:
        Birán
        Cuba

        Cuba

        A FONDO

        Capital:
        La Habana.
        Gobierno:
        República comunista.
        Población:
        11,423,952 (est. 2008)


      Castro llegó el sábado por la tarde a Argel después de haber visitado Moscú y Luanda. Su visita fue anunciada oficialmente con tan sólo horas de antelación por las autoridades argelinas y su programa oficial no fue divulgado. Tanto secretismo habría sido inimaginable si el huésped extranjero de Bouteflika hubiera sido un mandatario europeo. Esta gira por capitales aliadas es el primer viaje del presidente cubano fuera de Latinoamérica desde que en julio de 2006 sustituyó a su hermano Fidel, de 82 años, en la jefatura del Estado.

      La relación entre La Habana y Argel "se remonta a mucho antes de la independencia", declaró Castro a la salida del palacio presidencial de La Mouradia, donde le recibió Bouteflika. Es "muy fuerte", añadió, según la agencia de prensa argelina APS. Ambos países "tienen muchos puntos en común", recalcó.

      Bouteflika no se dirigió a la prensa, pero es probable que su reflexión haya quedado de antemano recogida por el editorial que publicó El Moujahid, el diario del Gobierno: "Argelia y Cuba han estado siempre juntas (...), en primera línea de la lucha por la libertad, el derecho de los pueblos a la independencia y allí donde los intereses del Tercer Mundo deben ser defendidos".

      En sintonía con estas proclamas, el huésped cubano depositó ayer una ofrenda floral en el Santuario de los Mártires caídos por la independencia y después visitó el Museo de los Mujahidines, los combatientes que entre 1954 y 1962 lucharon contra la colonización francesa hasta lograr la independencia. La guerra fue "larga y cruel", recordó Castro.

      Apoyo castrista

      La Cuba castrista empezó mostrando su solidaridad, a principios de los sesenta, acogiendo en sus hospitales a guerrilleros heridos en la lucha contra Francia, pero su apoyo fue más decisivo en la guerra que enfrentó a Argelia con Marruecos en 1963, justo después de la obtención de la independencia. Raúl Castro despidió en octubre de ese año a un batallón de carros de combate que desembarcó en Orán dos semanas después. El envío del contingente cubano incitó probablemente a los marroquíes a hacer las paces.

      La amistad que se fraguó entonces ha perdurado gracias, por ejemplo, a las siete visitas que efectuó Fidel Castro ?la última, en 2001?, siempre devueltas por los diversos jefes de Estado argelino. El conflicto del Sáhara Occidental brindó incluso, a partir de 1975, a ambos países una nueva causa común por la que luchar.

      Marruecos se hizo aquel año con el control del grueso de la antigua colonia española, pero parte de su población se refugió en el suroeste de Argelia. Un movimiento de liberación, el Frente Polisario, lucha por la independencia del territorio de 250.000 kilómetros cuadrados. Goza del apoyo de Argel y también de La Habana.

      En la isla han estudiado además, con becas cubanas, miles de adolescentes y jóvenes saharauis, y en los campamentos de refugiados de Tinduf trabajan cooperantes cubanos.

      Pese a su buena sintonía política, Argelia y Cuba no son estrechos socios económicos. Las relaciones políticas "con los hermanos argelinos están por encima de las comerciales", reconoció Castro. Los clientes y proveedores de Argelia son EE UU y los principales países europeos.

      Argel y La Habana desarrollan, sin embargo, lo que el diario El Moujahid describe como "un relación ejemplar" de cooperación Sur-Sur. La ayuda cubana a Argelia es desde luego vistosa y además la prensa local la airea mucho. Hace 10 meses fue, por ejemplo, inaugurado en Djelga un primer hospital oftalmológico atendido por personal cubano.

      Otros tres están en construcción en lugares remotos del país (Ouargla, Béchar y El Oued) y, si se cumplen los planes, dentro de un lustro el número total de centros médicos cubanos alcanzará la docena. Actualmente, 123 médicos cubanos trabajan en Argelia.

      La colaboración farmacéutica es también estrecha. Hace una semana, la empresa pública argelina Saidal firmó un acuerdo de asociación con el grupo cubano Heber Biotic para la fabricación masiva de vacunas contra la hepatitis B.


      Cuba , Estados Unidos y la historia...

      Cinco días que conmovieron a la embajada de Estados Unidos en Cuba

      El Nuevo Herald

       Pasajeros procedentes de La Habana desembarcan de un avión de Pan American en el aeropuerto de Miami en enero de 1961. Los viajeros abandonaron la capital cubana luego de la ruptura de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones.
      AP
      Pasajeros procedentes de La Habana desembarcan de un avión de Pan American en el aeropuerto de Miami en enero de 1961. Los viajeros abandonaron la capital cubana luego de la ruptura de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

      La pregunta quedó sin resolver.

      Ninguno de los miembros del somnoliento equipo del embajador de Estados Unidos en Cuba, Earl E. T. Smith, se atrevió a dar una respuesta definitiva cuando el diplomático preguntó si alguien tenía idea de qué clase de gobierno impondrían los rebeldes del Movimiento 26 de Julio que a esa hora escalaban al poder en La Habana.

      Eran las 10 de la mañana del primero de enero de 1959 y Estados Unidos no sabía si Fidel Castro era comunista.

      "Nuestra información sobre el asunto hasta hoy es peligrosamente inconclusa'', escribió Smith un mes antes, en un telegrama secreto, al pedir ayuda a sus jefes en el Departamento de Estado para establecer "más allá de cualquier duda'' en qué medida el movimiento de Castro estaba penetrado por el comunismo internacional.

      Quizás fue esa desorientación política, esa peligrosa incertidumbre, la que determinó en gran parte la angustia y confusión que se vivió en la sede diplomática en los días siguientes al triunfo de la revolución, cuando miles de estadounidenses, entre residentes, estudiantes y turistas, pedían información a su gobierno sobre cómo salir de la isla.

      Los tropas de Castro y la embajada, los dos centros de poder más organizados en medio del desconcierto, no sabían en qué dirección se movería el otro y cada uno seguía muy de cerca las maniobras del contrario.

      Armados de desconfianzas y expectativas, ambas fuerzas pulsaron su autoridad procurando imponer sus órdenes. Estados Unidos estuvo a punto de enviar submarinos y fragatas de guerra para rescatar a los americanos. Pero al final, ambos poderes terminaron por entenderse en las cosas prácticas sin un solo disparo ni un rasguño de por medio.

      La feroz batalla ideológica vendría después y estaría marcada por esa misma sensación de oscurantismo que confesó Smith en su telegrama, pero esta vez a nivel presidencial.

      En efecto, el propio presidente de Estados Unidos, Dwight Eisenhower, a menos de cinco días del triunfo de la revolución, se reunió con el director de la CIA, Allen Dulles, para reclamarle que ‘‘por una u otra razón los elementos principales de la si-tuación cubana no le habían sido presentados'', según un reporte de la reunión.

      Los detalles de cómo se vivieron esas horas de tensión tras las paredes del edificio de la embajada de Estados Unidos en el malecón habanero quedaron plasmados en laboriosos informes que llevan sellos de "secreto'' y "ultra confidencial'', escritos por los funcionarios diplomáticos en escapadas fugaces de la febril jornada de evacuación.

      Los documentos han sido desclasificados, y hoy, 50 años después, ofrecen una fascinante perspectiva de un momento que cambió la historia de ambos países.

      El Nuevo Herald examinó decenas de dichos documentos en los Archivos Nacionales de Washington.

      Minutos antes de que el avión que llevaba al depuesto dictador Fulgencio Batista a Republicana Dominicana partiera del aeropuerto de la base militar de Columbia, a las 4 de la mañana, la embajada recibió una llamada del ministro de Relaciones Exteriores, Gonzalo Güell, anunciando la salida del país del mandatario.

      Antes del amanecer los principales funcionarios diplomáticos se reunieron en la embajada y autorizaron la difusión radial de una advertencia a los ciudadanos estadounidenses para que permanecieran en sus casas y hoteles.

      "Se esperaba en general que el colapso del gobierno de Batista resultaría en un quebrantamiento de las fuerzas del orden y desataría pasiones violentas que traerían el caos y el derramamiento de sangre a la ciudad hasta que el orden fuese establecido por las fuerzas de la revolución'', escribió Smith en su resumen de la jornada.

      Al triunfo de la revolución, el primero de enero de 1959, el reto logístico de la embajada era enorme. Cuba albergaba a 7,839 residentes y 1,300 turistas estadounidenses, la mayoría de los cuales quería saber qué hacer, a dónde ir, qué pasaría con ellos.

      Por eso no fue sorprendente, aunque sí agotador, que en los primeros cuatro días de enero, la embajada recibiera 12,000 llamadas telefónicas en los seis aparatos que funcionaron día y noche en la Oficina de Bienestar (Welfare Office), de acuerdo con un reporte de esa dependencia.

      Ante la noticia, los sentimientos de los norteamericanos tenían diferentes tonalidades de nerviosismo. Algunos lo tomaban tranquilamente, como una aventura, pero muchos querían salir de la isla de inmediato, intimidados por las aún frescas versiones de los secuestros de personal civil y militar cometidos por los rebeldes.

      Probablemente la mayor provocación en ese sentido ocurrió en la tarde del 27 de junio del año anterior, cuando los guerrilleros secuestraron a 24 pasajeros de un autobús de la base naval de Guantánamo, entre quienes se encontraban 11 marinos. Los demás eran trabajadores civiles de la base.

      Indignado, el embajador Smith, quien había sido campeón de boxeo en sus años de universidad, consultó con sus supervisores la posibilidad de divulgar un comunicado en el que se contemplaba la acción militar si el Movimiento 26 de Julio no liberaba a los detenidos.

      El Departamento de Estado pidió calma y consideró que la amenaza crearía una tensión problemática para los rehenes, que finalmente fueron liberados.

      Smith nunca estuvo a gusto con la actitud relajada de su gobierno ante la creciente amenaza del movimiento revolucionario cubano. Aseguraba que Castro no hubiera podido llegar al poder sin la ayuda de Estados Unidos. El ex financista de Wall Street que fue alcalde de Palm Beach, renunció a su cargo en la embajada a los pocos meses del triunfo de la revolución. Falleció en 1991.

      "Era un hombre pragmático que no tuvo tiempo de mostrar el carácter de interventor norteamericano de los embajadores anteriores; parecía diferente, ése era el sentir de la gente de a pie del movimiento'', señaló el historiador José Alvarez, quien militó en el Movimiento 26 de Julio.

      Mientras el representante de los rebeldes en Estados Unidos, Ernesto Betancourt, defendía el carácter civilizado de la revolución, el asedio a las empresas estadounidenses no se podía ocultar. Centrales azucareras y complejos mineros como la planta de níquel en Nicaro, fueron constantemente objeto de sabotajes.

      Según un informe de octubre de 1958 del Departamento de Estado, las pérdidas de las empresas estadounidenses por las acciones de los rebeldes en los nueve meses corridos de ese año sumaban $2.2 millones (unos $14 millones de hoy). Las más afectadas eran las centrales azucareras, por la destrucción de las plantaciones de caña.

      Cada vez que alguna de estas incursiones tocaba intereses de Estados Unidos, funcionarios del Departamento de Estado y diplomáticos de La Habana protestaban ante Betancourt, representante del Movimiento 26 de Julio en Washington y recaudador de fondos para los rebeldes.

      Ante él se quejaron de los secuestros no sólo de los marinos sino de dos empleados de Texaco en Santiago; del cobro de $10,000 a un complejo azucarero por parte del movimiento para financiar la compra de armas, y de la distribución de propaganda antiestadounidense.

      Betancourt, según los reportes, se disculpaba, acogía las denuncias y prometía que se las comunicaría a los jefes revolucionarios, pero también se quejaba de la actitud hostil de Smith, de quien resentía que se refiriera a los rebeldes como "bandidos''.

      Decepcionado del gobierno de Castro, Betancourt abandonó años después Cuba y en Estados Unidos, donde ocupó la dirección de Radio Martí, se dedicó a denunciar los abusos del régimen y los presuntos nexos del gobierno cubano con el narcotráfico y el lavado de dinero.

      El embajador Smith tenía listo un plan de evacuación en el que todo estaba previsto, menos que el nuevo gobierno se opusiera a la salida de barcos y aviones de la isla. Castro y sus comandantes argumentaban que esa operación suponía un incumplimiento de la huelga general decretada ya que se requería de personal cubano que ayudara en el despacho de las naves.

      Un telegrama enviado a Washington por Smith a las 6:43 de la tarde del primero de enero resumía así la situación de La Habana:

      "Tenemos más de 200 americanos, la mayoría turistas, en hoteles del centro de la ciudad, y algunos estudiantes, pidiendo asistencia a la embajada para regresar a Estados Unidos. El aeropuerto y el puerto de La Habana están cerrados. No hay taxis disponibles. Las calles están controladas por elementos irresponsables, la mayoría de los cuales están armados. Requerimos el envío de embarcaciones navales o comerciales para despachar los mencionados estadounidenses''.

      Un capitán de la Armada de Estados Unidos, identificado como Harris, anunció el despacho de un submarino y dos fragatas de guerra desde Key West para coordinar la evacuación, como preámbulo a la salida de otra embarcación con 250 marinos. Pero el plan causó espanto en Washington, donde consideraban que la publicidad sobre semejante despliegue de fuerzas sólo serviría para provocar una ruptura de las ya difíciles comunicaciones con los rebeldes.

      El Departamento de Estado suspendió la operación y acogió una nueva solicitud del embajador: el envío del transbordador City of Havana desde Key West para recoger a mujeres, niños y hombres mayores de 38 años.

      Al mismo tiempo, la embajada empezó a hacer gestiones para el traslado de ciudadanos americanos por vía aérea. Contaba con el ofrecimiento de la aerolínea Panamerican de poner en funcionamiento un puente aéreo entre Cuba y Estados Unidos.

      Desde Key West se anunció que el transbordador arribaría a La Habana en la tarde del 2 de enero. Pero a las 11 de la mañana, la comandancia de Castro le comunicó a la embajada que no autorizaba la llegada del barco ni la salida de aviones de PanAmerican para que la huelga continuara en pleno.

      La embajada explicó que el embarque de pasajeros en el transbordador no requeriría del trabajo de ningún empleado.

      Un poco antes de llegar la embarcación al puerto, los rebeldes autorizaron la evacuación, y para ello escoltaron al personal evacuado.

      Tras una maratónica jornada , a las 8:45 p.m. el City of Havana, con 508 pasajeros, salió sin ningún inconveniente rumbo al sur de la Florida. La autorización fue dada por un comandante del M-26-7 y dos oficiales de la marina, uno de ellos de apellido Ponce y el otro Linas.

      Hasta ese momento, varios vuelos de Cubana de Aviación procedentes de Miami habían aterrizado en el aeropuerto de La Habana, llenos de exiliados cubanos que habían combatido a la dictadura de Batista y que regresaban a celebrar el triunfo de la revolución. La operación había sido autorizada por los comandantes rebeldes, pero con una condición que enfureció a la embajada: los aviones debían volver a Miami sin pasajeros.

      La embajada esperaba que esas mismas aeronaves fuesen utilizadas para despachar a unos 800 turistas y residentes que esperaban en varios hoteles de La Habana.

      En ese punto, Smith propuso una solución del mismo tenor de la que impusieron los rebeldes.

      "Se recomienda que el Departamento de Estado prohíba la salida de más cubanos de Estados Unidos hasta que se permita a los estadounidenses salir de Cuba'', escribió en un mensaje al mediodía del 2 de enero.

      No está claro si los revolucionarios conocieron esa amenaza. Lo cierto es que cedieron, pero pocas horas después el comandante rebelde Diego revirtió la decisión, sin dar mayores argumentos.

      "No tiene idea de las repercusiones internacionales de sus actos'', escribió Smith.

      En las calles de La Habana se presentaban tiroteos entre los rebeldes y reductos de la policía de Batista. En esas condiciones, el embajador no encontraba un interlocutor válido del Movimiento 26 de Julio para examinar las opciones de evacuación.

      Entre tanto, la embajada era inundada con reportes de nuevos grupos de estadounidenses urgidos por abandonar la isla y versiones de que la comida en los hoteles empezaba a escasear. Desde Varadero se informaba que 80 estadounidenses esperaban ansiosos algún medio para ser evacuados.

      "Hasta ahora imposible encontrar persona suficiente autoridad permita vuelos comerciales estadounidenses o al menos obtener comida para americanos en hoteles'', indicó Smith en un telegrama enviado a las 5:32 p.m. del 3 de enero.

      Desde Washington, el Departamento de Estado respondió:

      "Esperamos que los representantes de Castro entiendan que cada acción de ellos está siendo observada de cerca en este país y que cualquier desliz de su parte puede perjudicar en forma permanente los sentimientos hacia ellos de parte de todos los estadounidenses''.

      A medianoche, por sugerencia de Carlos Piad, simpatizante de la revolución, se logró hacer contacto con el coronel Vicente León, quien fue identificado como jefe de la policía nacional del régimen de transición. León dijo que comprendía la situación pero que en ese momento sus compañeros, incluido el comandante Diego, estaban repeliendo los ataques armados o en un puesto de policía de La Habana.

      Dos horas después, Julio Duarte, un coordinador civil del movimiento insurgente que había viajado en la noche desde Santiago a La Habana por instrucciones de Raúl Castro, autorizó la salida en avión de los ciudadanos estadounidenses, aunque advirtió que los británicos y canadienses no tendrían el mismo tratamiento, en represalia por la reciente venta de armas a Batista hecha por su gobierno.

      Tres equipos de funcionarios consulares y del Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) se presentaron en los hoteles Capri, Hilton y Nacional, Riviera y Presidente para adelantar la documentación de los pasajeros.

      Una caravana de carros de la embajada se unió al convoy de los rebeldes que escoltaron a los evacuados desde el Hotel Nacional hasta el aeropuerto Rancho Borreros. La caravana empezó a las siete y media de la mañana.

      El primer vuelo, operado por Cubana de Aviación, salió a las 9 de la mañana y a partir de ese momento se despachó un avión cada 20 minutos a Miami, con excepción de un vuelo que llevó a 90 personas a Nueva York. Los pasajeros debían pagar el boleto a precios normales.

      A la 1 pm. del 4 de enero, el transbordador City of Havana salió con 300 estadounidenses más.

      "Nos complace anunciar que ningún estadounidense ha sufrido heridas'', reportó Smith ese día.

      Sin embargo, anotó con cierto disgusto que, aunque había espacio en la embarcación para más familias, no se utilizó porque muchos jóvenes preferían hacer el viaje en avión.

      A las 5:09 de la tarde del 3 de enero, la embajada reportó la evacuación de 1,722 personas. El último vuelo con estadounidenses salió dos días después, a las 11 p.m. La huelga había sido levantada.

      En total, la embajada tramitó la salida, por mar y aire, de 2,073 personas, de las cuales 813 partieron en barco a Key West; 1,080 por avión a Miami desde La Habana y Varadero, y 180 a Nueva York.

      "No hay más planes de evacuación en este momento en vista terminación de la huelga, pero la embajada prepara nuevas operaciones si la situación se altera'', escribió Smith.

      Era la 1:49 de la madrugada del 5 de enero y Smith ya tenía una respuesta a la pregunta que no había podido responder cuatro días antes respecto a la naturaleza del gobierno que, para entonces, ya estaba encaramado en el poder.