Saturday, March 21, 2009

Cuba y las opiniones...


Ni en la pelota


Pese a una modesta reanimación de la Bolsa, creo que la política de este gobierno va a prolongar innecesariamente la recesión. Subir los impuestos a los empresarios puede ayudar a una rápida recuperación económica. Obama es un hombre de izquierda, esencialmente antiempresarial. Hasta ahora, ha conseguido ocultarlo más o menos exitosamente pero, con el tiempo, esto se irá haciendo cada vez más claro. Para mí, sin embargo, es todavía más preocupante su política exterior.

Corea del Norte ha roto todos sus acuerdos con Corea del Sur, se ha declarado en pie de guerra y piensa ensayar un poderoso misil en las próximas semanas. Esto, sumado a su programa de armas nucleares, ha creado una grave y súbita tensión en esa parte del mundo. Irán rechazó de manera insolente la sugerencia americana de conversaciones, está acelerando su programa de armas nucleares y también piensa ensayar un poderoso misil dentro de poco. Ambos países han ignorado las inefectivas declaraciones de Hillary Clinton, la nueva secretaria de Estado.

Clinton, sin embargo, ha comprometido cientos de millones en ayuda para la reconstrucción de Gaza, sabiendo perfectamente que esos fondos van a ir a parar directamente a manos de Hamas, una organización terrorista comprometida con la destrucción de Israel. Clinton ha querido acercarse a Siria, pretendiendo ignorar su inexorable hostilidad contra el Estado judío. Por otra parte, pese a la agresividad de Hamas y de Hezbolá y el profundo disgusto de Israel, Clinton está exigiendo la rápida creación de un Estado palestino, para la que no existen ni las más mínimas condiciones.

Rusia, por su parte, piensa establecer bases militares en Venezuela y Cuba. Y está haciendo maniobras militares en el Caribe, algo que no se atrevió a hacer ni en el apogeo de la Guerra Fría. Paradójicamente, Irak es uno de los pocos lugares donde los acontecimientos se están desarrollando de una manera alentadora.

Es una situación preocupante. En América Latina, la izquierda está avanzando. En el caso de Cuba, por ejemplo, hablan como si EEUU tuviera un resentimiento inexplicable con el gobierno de los Castro, originado, quizás, en que éste haya expropiado algunas empresas americanas. Olvidan que desde los primeros momentos y antes de ninguna expropiación, el gobierno americano había criticado ásperamente los fusilamientos sumarios, sin juicios que merecieran ese nombre. La izquierda siempre ha ignorado los crímenes de la dictadura castrista, nunca se ha preocupado por sus presos políticos, por todos los que están sufriendo años de cárcel por haber defendido pacíficamente el respeto a los derechos humanos.

Muchos dirigentes políticos, de América Latina y del mundo entero, no comprenden la esencia del régimen cubano. No comprenden que la apertura de una embajada cubana es la apertura oficial de un centro de espionaje y subversión. Consideran democrático y progresista establecer relaciones con Cuba, ignorando que es un gobierno abiertamente hostil a la democracia y a la libre empresa, y que lo están ayudando a que extienda su influencia. Es probable que en esto juegue un papel importante el miedo a un gobierno estrechamente vinculado con todas las organizaciones subversivas y terroristas del mundo. De cualquier forma es una actitud miope, irresponsable y suicida.

Muchos no comprenden la famosa ''solidaridad'' de Cuba con los demás países de América Latina y del mundo. Cuando se produce cualquier desastre natural en cualquiera de nuestros países, Cuba ofrece, inmediatamente, una ayuda extraordinariamente generosa. Es un gesto que, automáticamente, genera simpatía. Nadie se pregunta: ¿por qué otros países no hacen lo mismo? ¿Es que acaso los mexicanos, los brasileños, los chilenos, o los mismos americanos, no son tan solidarios como los cubanos? Por supuesto que sí. La diferencia está en que todos los países tienen recursos limitados y todos tienen urgentes problemas nacionales que resolver. Salvo casos excepcionales, dedicar parte de sus escasos recursos a una ayuda internacional provocaría una reacción popular negativa.

¿Usted estaría de acuerdo en que, sin consultarlo, alguien tomara $1,000 de su cuenta bancaria para ayudar a la Madre Teresa? Por supuesto que no. No es que usted no simpatice con el trabajo de la Madre Teresa. Es que los problemas del mundo son literalmente infinitos y usted tiene sus propias y legítimas prioridades. Y ayudar a los pobres de Calcuta no está entre ellas. El gobierno cubano puede hacerlo porque la opinión del pueblo le es indiferente. En Cuba no hay elecciones democráticas que lo puedan sacar del poder. Lo que le interesa es conseguir influencia internacional. Que su política haya empobrecido terriblemente al pueblo cubano nunca le ha preocupado. Siempre le ha quedado dinero para que la nomenklatura viva bien y para sobornar intelectuales y formadores de opinión, en Cuba, en América Latina y en el resto del mundo.

Es penoso que tantos dirigentes latinoamericanos no lo comprendan. Que Mauricio Funes, el nuevo presidente de El Salvador, corra a establecer relaciones con Cuba es comprensible. Le hacen falta los cubanos para tratar de echar abajo la misma democracia que lo ha llevado al poder, empezando por la inevitable ''reforma'' de la Constitución. Pero que lo hagan gobernantes democráticos es irresponsable. Es establecer relaciones con una gavilla de asesinos. Dirigida, por cierto, por un megalómano senil que pretende dirigir hasta al equipo de béisbol de su país. No es de extrañar que lo hayan eliminado sin penas ni glorias. En esas condiciones, ya Cuba no puede ganar ni en la pelota.

www.neoliberalismo.com

Cuba y las lechadas al sistema comunista ...

Japón le hace el harakiri a Cuba 5x0 y la elimina del Clásico de béisbol

El cubano Leslie Anderson (i) en acción ante el jugador japonés Akinori Iwamura (d). EFE

  • El derecho Hisashi Iwakuma mantuvo su samurai afilado por seis entradas

El harakiri japonés dejó fuera a los subcampeones del I Clásico 2006,

SAN DIEGO, EU.- El derecho Hisashi Iwakuma mantuvo su  samurai afilado por seis entradas, para que los campeones defensores de Japón  vencieran a Cuba 5x0 y la eliminaran del Clásico Mundial-2009 de béisbol, la  noche del miércoles en el estadio Petco Park de San Diego (California). 

El harakiri japonés dejó fuera a los subcampeones del I Clásico 2006, y  marcó además la peor actuación de un equipo antillano desde 1939, año en que  Cuba debutó en una Copa Mundial y desde entonces jamás había quedado por debajo  del tercer lugar en un torneo internacional. 

Esta es la cuarta victoria de Japón sobre la novena antillana en los  últimos eventos grandes, y segunda consecutiva en este Clásico, luego de que el  domingo también fuera blanqueada 6x0 por su verdugo, el derecho Daisuke  Matsuzaka. 

Con este triunfo, Japón (2-1) se clasificó junto a Corea del Sur (2-0) para  las semifinales del fin de semana en el Dodger Stadium de Los Angeles. Ambos  cuadros asiáticos jugarán mañana jueves para definir la ubicación del Grupo 1. 

Cuba (1-2) ganó un partido y perdió ante los dos equipos de Asia en esta  fase, mientras que México, el otro integrante de la llave, se fue con 0-2. 

Un costoso error del jardinero central cubano Yoennis Céspedes en el cuarto  rollo prácticamente decidió el juego, pues le dio a Japón sus dos primeras  carreras del partido. 

La victoria correspondió a Iwakuma (2-0), quien en seis capítulos en blanco  aceptó cuatro hits, dio una base y dos ponches. 

Yunieski Maya, abridor por Cuba, cargó con la derrota al soportar cuatro  hits y dos carreras sucias en 3 2/3 de entradas. 

Los derechos Maya e Iwakuma estuvieron lanzando ceros hasta el cuarto  inning, cuando con dos outs en la pizarra los nipones abrieron el marcador con  las dos carreras de marras por el error de Céspedes. 

La entrada la complicó un hit de Norichica Aoki, y acto seguido Atsunori  Inaba sacó largo doblete que voló al jardinero derecho Alfredo Despaigne, pero  inexplicablemente los japoneses le pusieron el semáforo en rojo a Aoki en  tercera, cuando al parecer tenía tiempo para anotar. 

Maya dominó al siguiente bateador en elevado corto al centro, pero el  inicialista Michihiro Ogasawara le pescó una bola rápida y dió largo palo de  aire por el medio del terreno. 

Pese a la espesa bruma que en ese momento atenazaba al parque, Céspedes le  llegó bien a la pelota, pero no pudo retenerla en su guante, cometiendo la  marfilada que abrió las puertas del plato a las dos carreras sucias japonesas. 

El zurdo habanero Yulieski González relevó a Maya y tras regalar una base y  cometer un tonto 'balk', sacó el ansiado tercer fuera. 

Cuba amenazó en la parte baja del cuarto al colocar hombres en tercera y  primera, pero Iwakuma dejó a Leslie Anderson con la carabina al hombro. 

Los samurais nipones volvieron a herir a Cuba en el quinto aprovechando el  descontrol de González, quien regaló dos boletos, y fue sustituido de inmediato  por Ismel Jiménez. 

El mánager cubano Higino Vélez no perdió tiempo y se acogió a una de las   muchas recomendaciones beisboleras que ha dado el líder cubano Fidel Castro en  sus reflexiones mediáticas desde que comenzó el Clásico. 

"Uno de los principios inviolables es que no puede haber vacilación alguna  cuando un pitcher tenga que ser sustituido de inmediato, si muestran una  tendencia al descontrol frente a japoneses o coreanos", escribió Castro en un  artículo este miércoles. 

Empero, el menudito Norichiki Aoki arruinó la estrategia al saludar a  Jiménez con sencillo remolcador de una carrera. 

Con el choque 3x0 y como estaba lanzando el ronin Iwakuma, a Cuba le estaba  costando subir la cuesta, y se le hizo ya imposible cuando el zurdo Toshiya  Sugiuchi entró de relevo y sus compañeros rayaron dos veces más la goma para  redondear la pizarra. 

Los dos clasificados de San Diego se medirán en semifinales cruzadas frente  a Venezuela y Estados Unidos, primer y segundo puestos del grupo de Miami.

Cuba y los liqueos de la dictadura...

Deserta periodista de la delegación cubana en EEUU

EL NUEVO HERALD

Aunque ya circulaban en Miami rumores sobre su partida, el propio Fidel Castro se encargó el viernes de confirmar la deserción del periodista deportivo Raúl Arce, un experimentado redactor de béisbol del diario Juventud Rebelde.

Una fuente del INDER había confirmado a El Nuevo Herald que Arce no había tomado en San Diego el avión que trasladó el jueves rumbo a La Habana a la delegación que participó en el II Clásico Mundial de Béisbol. No se han esclarecido las versiones de que viajaba a Miami para reunirse con familiares suyos.

Arce, con más de 20 años de experiencia y un comentarista conocido por la afición cubana, solía cubrir de manera habitual todo lo relacionado con la poderosa escuadra en eventos internacionales.

Se le considera uno de los mejores cronistas de las últimas décadas, pero el ex mandatario cubano, en una reflexión publicada en el sitio oficial Cubadebate, le tilda de "simulador y repugnante''.

Sobre Arce, de manera específica, Castro explica que "este había salido varias veces, pero esperaba el Clásico para realizar su felonía. Estaba constantemente junto al equipo. Era baboso. Dos horas antes de la partida hacia el aeropuerto para regresar, desapareció''.

El último artículo de Arce sobre el Clásico que apareció en la prensa cubana fue la crónica de la derrota de Cuba ante Japón el pasado miércoles.

La fuga de Arce se une a la del editor de televisión Yuri Boza, quien llegó a Miami hace una semana y de quien Castro tampoco escatima tinta para condener su deserción. Boza, de 31 años, escapó de la delegación oficial poco después de llegar al hotel de San Diego donde debía alojarse.

Castro condena la aparición de Boza en programas de la televisión local.

"Daba lástima su lamento publicado en los cables'', escribió Castro. "Suspiraba que lo único triste era que su querida madre y su adorada novia no viajaron con él. Se había ido desde el primer día que la delegación llegó a San Diego''.

Más allá de sus habituales trabajos periodísticos en Juventud Rebelde, Arce es conocido por su libro El Alma en el Terreno, (1989), ensamblado a cuatro manos con el reconocido escritor Leonardo Padura, en el cual aparecen entrevistas con leyendas de la pelota cubana de las primeras décadas revolucionarias.

Jefe de la sección deportiva de Juventud Rebelde durante muchos años, Arce había visitado Estados Unidos con anterioridad, incluyendo la primera versión del Clásico y los Juegos Panamericanos de 1987.

Según varias fuentes que estuvieron cerca de la delegación cubana en San Diego, la actuación de los periodistas cubanos no tuvo una gota de imparcialidad y "más bien parecían más fanáticos que profesionales en sus muestras de apoyo al equipo''.

"Ellos sintieron más que nadie la eliminación de la escuadra'', afirmó la fuente. ‘‘Uno se quejó que la derrota los privaba de algunos días más de estancia en Estados Unidos, pues querían conocer Los Angeles''.

Cuba quedó fuera del Clásico al caer en par de ocasiones ante Japón. Este el primer evento internacional en que la mayor de las Antillas no ocupa uno de los tres primeros lugares.

"Esos casos sirven para resaltar el mérito de los atletas de nuestro digno equipo nacional, dispuestos a dar su vida por la Patria'', añadió Castro.

Cuba arde...

Cuando la cachimba no aguanta más picadura

Protestas generalizadas de choferes de ómnibus de La Habana

Cubamatinal/ Razzias policiales sorpresivas dirigidas contra choferes de ómnibus en la capital han provocado un ambiente tenso y de confrontación entre los trabajadores del transporte público de la capital.
La represión contra choferes presuntamente implicados en conductas que las autoridades identifican con la creciente corrupción ha provocado varios incidentes en paradas, terminales y ómnibus, en que la fuerza pública se ha visto confrontada por choferes, trabajadores y público en general.

La Habana, 19 de marzo /SDP/ El 19 de febrero, trabajadores de la terminal de ómnibus de Santiago de las Vegas, en el municipio Boyeros, protestaron a gritos por la detención por parte de efectivos del Departamento Técnico de Investigaciones de la Policía Nacional Revolucionaria de dos choferes de las rutas P-12 y P-16. A los choferes Jorge Díaz Carmona y Pedro Dondique le fueron impuestas multas de 500 pesos acusados de “manipulación de bienes del estado”.

Protestas de trabajadores por la detención de dos de sus compañeros, provocaron la paralización de la terminal de ómnibus del Reparto Eléctrico, en el municipio capitalino de Arroyo Naranjo, durante más tres horas el día 10 de marzo.

Los sucesos comenzaron cuando en horas del mediodía, los trabajadores impidieron que agentes del Departamento Técnico de Investigaciones arrestaran al chofer de un ómnibus al que acusaban de apropiarse de parte del importe del pasaje. Horas antes, otro chofer, acusado de lo mismo, había sido arrestado y conducido a la unidad policial del Capri, en el mismo municipio.

Los empleados, cuyos ánimos estaban caldeados por problemas en el cobro de sus salarios, declararon que no saldrían ómnibus de la terminal, que cubre las rutas P-6 y P-8, hasta que fuera liberado su compañero. Hasta poco después de las 2 y 30 de la tarde, en que se produjo la visita del Viceministro de Transporte, no salió un ómnibus de la terminal. El chofer detenido fue puesto en libertad horas después.

En un ómnibus de la ruta P-13, que circulaba por La Palma, se suscitó otro incidente cuando un agente encubierto de la policía pagó con una moneda de 10 centavos cuc y el chofer colocó la moneda en la pasarela que divide el espacio del conductor con el de los pasajeros. El agente encubierto acusó al chofer de pretender apropiarse de la moneda que a partir del cambio actual equivale a 2 pesos moneda nacional. El chofer rechazó la acusación y el resto de los pasajeros respaldó al chofer. Los agentes encubiertos fueron fuertemente interpelados por los pasajeros que les llamaron esbirros y les cubrieron de improperios.

Esta situación de confrontación contra las fuerzas del orden está presente también en los mercados y en casi todos los lugares con gran afluencia de público. Lo novedoso del caso de los choferes que nos ocupa, es la polarización de un sector laboral frente a una fuerza pública calificada en memorable ocasión, por Raúl Castro como “representantes del poder revolucionario en las calles”.

Todo parece indicar que “el poder revolucionario” está siendo confrontado en la calle, por un pueblo ya no tan “revolucionario”.

 

Cuba y sus desertores...

Béisbol: II Clásico Mundial

Castro califica de 'simuladores y repugnantes' a los cubanos que se fugaron en EE UU

'De los 73 que volaron a México y San Diego, dos pobres diablos no regresaron', dijo en un artículo publicado en 'Cubadebate'.

AFP/ La Habana. Fidel Castro comparó este viernes "el digno equipo nacional, dispuesto a dar su vida por la Patria", con dos periodistas "simuladores y repugnantes", que se quedaron en Estados Unidos, y no regresaron del II Clásico Mundial de Béisbol.

"De los 73 que volaron a México y San Diego, dos pobres diablos no regresaron. Uno editaba materiales de vídeo sobre pelota en la Televisión Nacional Cubana", dijo Castro en un artículo publicado en el sitio digital oficial Cubadebate.

Se trata del editor Yuri Boza que hizo declaraciones a la prensa del sur de Florida.

"Daba lástima su lamento publicado en los cables. Suspiraba que lo único triste era que su querida madre y su adorada novia no viajaron con él. Se había ido desde el primer día que la delegación llegó a San Diego", señaló.

Los cubanos que llegan a Estados Unidos se amparan en la Ley de Ajuste Cubano, de 1966, que les concede residencia automática y facilidades laborales, diferenciándolos del resto de los emigrantes.

Castro señaló que el otro que abandonó la delegación cubana escribía en el diario oficial Juventud Rebelde.

"Este había salido varias veces, pero esperaba el Clásico para realizar su felonía. Estaba constantemente junto al equipo. Era baboso. Dos horas antes de la partida hacia el aeropuerto para regresar, desapareció", dijo.

El enviado especial de Juventud Rebelde fue el periodista Raúl Arce.

"Esos casos sirven para resaltar el mérito de los atletas de nuestro digno equipo nacional, dispuestos a dar su vida por la Patria", añadió Castro.


Cuba y el purgatorio pelotero, sin olvidar la lechada...

Reflexión de Fidel como remedio para el fracaso

EL NUEVO HERALD

Derrota ante Japón amarga las reflexiones de Castro

FIDEL FIDEL

Asu regreso a Cuba tras la dolorosa eliminación en el II Clásico Mundial de Béisbol, cada uno de los jugadores de la selección nacional recibió en sus manos una cartilla estratégica que, según las autoridades gubernamentales, los hará nuevamente una ''potencia dominante'': la última reflexión de Fidel Castro.

Vistiendo el traje de General de Ejército, el gobernante Raúl Castro saludó al pie de la escalerilla del avión a los peloteros cubanos que regresaron de la ciudad estadounidense de San Diego la madrugada del viernes, y los instó a ''continuar superándose en el futuro'', pero las palabras en el acto oficial de recibimiento correspondieron al vicepresidente Esteban Lazo.

Antes de permitirles ir a casa, Lazo exhortó a los ''hijos que regresan de una cruenta batalla'' a

realizar un examen ''reposado, riguroso y concienzudo'' de la derrota con vistas a que el país pueda retornar al plano de potencia dominante en el béisbol, y les anunció que para encaminarse hacia esa meta tendrían una importante guía.

'La `reflexión' de hoy [viernes] del compañero Fidel que recibirán al terminar el acto, deberá ser estudiada con profundidad por ustedes y por todos los directivos y técnicos del deporte como una guía para el perfeccionamiento que debemos realizar en varios sentidos y evaluarla sistemáticamente'', dijo Lazo citado por la prensa oficial.

Lazo se refería al artículo publicado horas antes por Fidel Castro bajo el título de ''Los culpables somos nosotros'', en el cual lanzó duras críticas a la dirección del equipo y llamó a sacar ''las lecciones pertinentes'' de la debacle deportiva en San Diego.

La derrota por 5-0 frente a Japón, el pasado miércoles, dejó a Cuba fuera del Clásico y marcó la peor actuación internacional de una novena cubana en 65 años. La selección de la isla quedó tercera en la VII Serie Mundial de Caracas, en 1944, y repitió esa posición en la XII Serie Mundial de México, en 1951.

La eliminación a manos de la escuadra japonesa creó un clima de decepción popular y virtual luto deportivo entre la población cubana de la isla.

Fidel Castro --a todas luces más recuperado de su enfermedad-- asumió la culpabilidad de los dirigentes deportivos cubanos por ser ''inobjetablemente vencidos'', pero reiteró sus quejas de que se manipularon los grupos del torneo para que la isla se eliminara con Japón y Corea del Sur.

''Lo que importaba a los organizadores era eliminar a Cuba, país revolucionario que ha resistido heroicamente y no ha podido ser vencido en la batalla de las ideas. No obstante, volveremos un día a ser potencia dominante en ese deporte''. enfatizó el ex gobernante retirado, pero activo en las principales decisiones del país.

Sin embargo, el texto de Castro va mucho más allá de los lamentos por el desplome del equipo, silenciado por el pitcheo japonés en dos juegos consecutivos.

El ex gobernante confirma lo que repetidamente han sugerido comentaristas y fuentes cercanas a la delegación cubana: las decisiones fundamentales sobre el equipo se establecen desde La Habana ``por los organismos rectores''.

''La alineación, sugerida desde Cuba por los organismos rectores con asesoramiento de expertos, era buena e inspiraba confianza'', afirmó Castro.

Y no se abstiene de fustigar a la dirección del equipo, donde figura incluso su hijo Antonio Castro, médico de la delegación y vicepresidente de la Federación Cubana de Béisbol.

''... la dirección del equipo en San Diego fue pésima. Prevaleció el viejo criterio de los caminos trillados, con un adversario capaz que constantemente innova'', acotó el anciano convaleciente, quien no aparece en público desde julio del 2006.

Fuentes vinculadas al Instituto Nacional de Deportes (INDER) dijeron el viernes a El Nuevo Herald que la alusión crítica a los directivos del conjunto tendrá ``consecuencias inmediatas''.

''Todo el mundo piensa que van a rodar cabezas en el equipo, comenzando por la del mánager Higinio Vélez'', dijo un periodista deportivo que pidió anonimato.

La exhortación de Castro incluye aspectos de la técnica beisbolera japonesa de discutible veracidad.

De acuerdo con el líder cubano, los pitchers japoneses ''se ven obligados a realizar 400 lanzamientos cada día'' y si cometen algún error en el juego ``deben entonces realizar 100 lanzamientos más''.

''Lo hacen gustosamente, como un autocastigo. Van adquiriendo de esa forma un control muscular notable, que obedece órdenes del cerebro. Es por ello que sus lanzadores asombran por la capacidad de ubicar las bolas en los puntos exactos que deciden'', explica Castro.

El pitcheo japonés le proporcionó 18 escones seguidos a la alineación cubana, que venía avalada por un alto promedio colectivo de bateo y una notable producción jonronera (11).

Luego de dominar por décadas la casi totalidad de los torneos beisboleros internacionales, Cuba cedió el puesto de campeón mundial ante Estados Unidos en el 2007 y sucumbió frente a Corea del Sur en el juego por el título en la Olimpiada de Pekín, el pasado año. En el I Clásico Mundial, efectuado en el 2006, la selección cubana ocupó la segunda plaza, tras caer derrotada por Japón.

''Nos hemos dormido sobre los laureles y estamos pagando ahora las consecuencias'', consideró Castro en su apasionada reflexión beisbolera.