Tuesday, May 19, 2009

Cuba : Funcionario canadiense reitera criticas a Cuba en materia de DDHH...

Funcionario canadiense reitera criticas a Cuba en materia de DDHH
Vicecanciller de Canadá para las Américas, Peter Kent. 

(Radio Martí) - El vicecanciller de Canadá para las Américas, Peter Kent, cree que la diplomacia privada de "compromiso constructivo" con Cuba no funcionó, y que los canadienses esperan que las discusiones sobre derechos humanos entre su país y otros gobiernos no tengan lugar a puertas cerradas. 

En entrevista concedida al Servicio de Noticia Canwest, Kent dijo no estar arrepentido de sus críticas a Cuba en materia de derechos humanos, pese a que La Habana canceló abruptamente la visita que el diplomático canadiense tenía previsto realizar a la isla esta semana.

El ministro aseguró que Canadá tiene una sana intención de ayudar a las reformas en Cuba, en lo que describió como "una encrucijada histórica"; pero abogó por discusiones públicas con La Habana, de modo que canadienses y cubanos puedan estar al tanto del proceso, a diferencia de la política de reserva seguida por los anteriores gobiernos liberales.

Kent había manifestado que quería aprovechar su viaje a Cuba para pedir al gobierno la liberación de los presos políticos, mayor respeto por los derechos humanos y una apertura que permita disentir. Hace diez días le comunicaron desde La Habana que no era posible acomodar su visita.

Fuente: Radio/TV Martí

Cuba : Sting recibe premio...

Sting recibe premio en Cuba

 Sting arriba al estreno de una de las cintas del Festival de Cine de Tribeca, en Nueva York, a finales de abril.
Sting arriba al estreno de una de las cintas del Festival de Cine de Tribeca, en Nueva York, a finales de abril.
AP


El músico británico Sting agradeció el Premio Internacional 2009 que le entregara por su más reciente álbum el Festival Cubadisco, el foro más importante de las editoras cubanas en materia musical.

"Es un honor inesperado", escribió Sting en una carta que se leyó en la gala del domingo por la noche y en la cual se hizo entrega física del galardón al pianista cubano Leo Brouwer, amigo personal del ex vocalista de The Police.

El premio fue para "The Journey and The Labyrinth", la más reciente producción de Gordon Matthew Summer (Sting), veterano bajista y autor de clásicos como "Roxanne", "Every Breath you Take" y "Message in a Bottle".

Según dijo en la misiva, el británico tiene "en muy alta estima" la música y la cultura de Cuba. "Así que ser honrados de esa manera añade un gratificante sabor para nosotros".

Sting y su esposa Trudie Styler estuvieron en la isla en el 2007, en un viaje privado en el que conocieron Cuba, tomaron clases de baile y visitaron salas de concierto y escuelas.

Ambos se fueron impresionados por la "musicalidad" con que se vive y respira en la nación caribeña, comentó Sting.

Como solista y como ex miembro de The Police, Sting ha vendido más de 100 millones de discos y recibido múltiples premios Grammy.

La Feria Cubadisco 2009 se desarrolla del 16 al 24 de mayo y en esta ocasión está dedicada a Puerto Rico.

Seminarios, debates, presentaciones de artistas y lanzamiento de libros serán algunas de las actividades que se programaron para este evento anual.

Además se realizarán homenajes especiales a las orquestas Van Van por su 40o aniversario y Aragón por su 70o cumpleaños. También festejarán el 90o natalicio del cantante, músico y director cubano Benny Moré y los centenarios de Barbarito Diez y Rodrigo Prats.

De Puerto Rico se distinguirá y resaltará las figuras del compositor Rafael Hernández y a los intérpretes Bobby Capó y Daniel Santos, cuya música goza todavía de enorme popularidad.

Fuente: THE ASSOCIATED PRESS

Cuba : De vuelta el fantasma de los apagones para los cubanos...

De vuelta el fantasma de los apagones para los cubanos

 Fotografía del 2004 en un día de apagón en La Habana. Una mujer lava los platos iluminada por una lámpara de queroseno en el habanero barrio de El Vedado.
Fotografía del 2004 en un día de apagón en La Habana. Una mujer lava los platos iluminada por una lámpara de queroseno en el habanero barrio de El Vedado.
EFE

LA HABANA

El fantasma de los apagones está de vuelta entre los cubanos.

El diario oficial Granma llamó este lunes a los cubanos a "aterrizar'' ante los graves problemas que enfrenta su país, al fustigar el derroche de energía que amenaza con hacer retornar los apagones de 2004.

"Es imprescindible cortar esa falsa y egoísta mentalidad que tiene mucha gente al pensar que cuando paga el derroche con su cuenta eléctrica del centro de trabajo o de la vivienda ya resolvió el asunto. Esa quimera nos conducirá a los apagones, porque no hay más dinero y solo el sobreconsumo de estos cuatro meses le costó a la nación entre 12 y 15 millones de dólares por encima de lo previsto'', escribió Lázaro Barredo, director del diario y diputado al Parlamento.

El sobreconsumo de 40,000 toneladas de combustible en la generación eléctrica en los primeros cuatro meses del año "es una expresión de que muchos compatriotas no están viviendo en este planeta'', agregó el editorial.

"Asombra que a estas alturas muchos compañeros no aprecien la gravedad de lo que está sucediendo en el mundo, lo vean como algo ajeno y lejano y por eso no 'aterrizan''', añadió Barredo al referirse a la crisis internacional.

"Nuestras posibilidades importadoras en las relaciones económicas están perjudicadas'' y la situación financiera internacional afecta a "nuestros principales socios económicos y comerciales como Venezuela, China, Rusia'', afirmó el texto.

El artículo de Granma aparece apenas 48 horas después de que altos funcionarios del gobierno advirtieron que el gasto excesivo de energía, motivado por derroche y descontrol, supone una carga financiera que Cuba no puede soportar y que conlleva a medidas drásticas.

El viceministro de Economía y Planificación, Julio Vázquez, anunció la pasada semana la elaboración de "un plan directivo provincial de consumo de electricidad, válido para los sectores estatal y residencial''.

Agregó que se hará un chequeo diario en los organismo estatal y que los excesos injustificados serán analizados.

La sola referencia a la vuelta de los apagones ha creado malestar entre la población, que mantiene entre sus peores recuerdos del llamado "período especial'' las interminables horas sin de energía eléctrica.

Cuba sufrió una profunda crisis de generación eléctrica en 2004 con prolongados y costosos apagones, y buena parte de la industria se vio afectada.

Un millonario programa de modernización, bautizado como "revolución energética'' por el entonces gobernante Fidel Castro, comenzó en el 2006, e incluyó la sustitución de millones bombillas incandescentes y electrodomésticos de la era soviética, que gastan mucha energía.

En diciembre del 2007, el gobierno cubano anunció que eliminaría casi totalmente los molestos apagones eléctricos como resultado de la llamada "revolución energética''.

"Cuba no tendrá más apagones en el futuro'', afirmó un esperanzador titular de la prensa oficial en referencia a unas declaraciones de la ministra de la Industria Básica, Yadira García, a fines de ese año.

La eliminación casi total de los apagones, según García, era "la punta del iceberg'' de un proceso que comenzó cuando el barril de petróleo se cotizaba a $46 y que continuaba ejecutándose cuando había escalado hasta los $100.

Sin embargo, las promesas oficiales de un país sin apagones se remontan al 2000 y la realidad ha puesto en entredicho las palabras del mismísimo Fidel Castro.

"Habrá un antes y un después de la revolución energética de Cuba'', proclamó el gobernante al inaugurar en la ciudad de Pinar del Río un nuevo sistema eléctrico con generadores de emergencia en febrero del 2006.

Dos días después un apagón generalizado dejó a La Habana a oscuras por más de ocho horas y obligó a retrasar una intervención especial de Castro en la Mesa Redonda.

Fuente: ENH

Cuba : Salud Pública...

Salud Pública

Aceite tibio en el oído

 

Cubamatinal/ Durante los años del Período Especial, tuve que recurrir a los remedios caseros y los cocimientos con yerbas, flores y palos que recomendaban las abuelas, los curanderos del monte y un folleto oficial que pretendía prepararnos para sobrevivir en la Opción Cero. Por suerte esta no llegó, aunque faltó poco. El Período Especial nadie puede asegurar con certeza que terminó, pero a falta de medicinas, seguimos con los inefables remedios caseros.

Por Luís Cino

La Habana, 17 de mayo/ SDP/ Por suerte, aunque flaco y fumador empedernido, soy un tipo saludable. No soy dado a tomar medicamentos y menos a acudir al médico si no es en caso de extrema necesidad. Mis motivos tengo. Sé como funciona el tan ponderado sistema de salud gratuito de mi país para los que no somos extranjeros ni tenemos recomendación o un pariente o amigo en el hospital. Por eso, eludo los hospitales como el diablo a la cruz.

El lunes pasado tuve que acudir al cuerpo de urgencias del Hospital Calixto García. No podía soportar más el dolor en el oído derecho. Aguanté todo el fin de semana. ¿Para qué ir a un hospital cubano un sábado o un domingo si no es con un tiro, una puñalada o arrollado por una guagua?

Una aglomeración de pacientes esperaban en una larga y desorganizada cola para ser atendidos. En toda la ciudad, sólo el hospital Calixto García, en El Vedado, tiene cuerpo de guardia de otorrino-laringología.

Apestaba a mierda y a creolina. Camillas y sillas de ruedas trataban de esquivar el gentío.

Una mujer vestida de iyabó, con los collares de Ochún y Obbatalá, refería que a su hijo, cantante de timba, habían querido extirparle las cuerdas vocales. Resultó que no tenía cáncer. Logró salvar la voz gracias a la intervención providencial de un médico amigo suyo. Recientemente, gracias a la influencia de otro amigo, logró grabar un disco en Bis Music.

Un hombre que decía tener clavada una espina de pescado en la garganta, gritaba que lo suyo era un caso de vida o muerte. Los médicos no lograban localizar la dichosa espina, pero el hombre exigía ser atendido de nuevo.

Un joven preso, muy flaco y demacrado, descalzo y sin camisa, al que le pasaban un suero, que sostenía en la mano, recorría la sala a trancos, fumando como una chimenea, vigilado por dos policías.

Una pareja de jóvenes esculturales se besaban con desesperación en un rincón. Un barbudo con cara de profeta bíblico auguraba que si la influenza porcina llegaba a Cuba, “Dios no lo quiera, con el hambre y la cochinada que hay, van a tener que recoger los muertos en camiones”.

Luego de más de cuatro horas de espera, cerca de las tres de la tarde, logré que me atendiera una doctora. La consulta duró menos de 10 minutos, incluido el tiempo que demoró en anotar mi nombre y el municipio donde resido. Revisó mi oído y me regañó con dulzura porque “los oídos se limpian con los codos”. Eso mismo decía mi papá, que también era médico.

La doctora recetó echarme aceite tibio en el oído cada 8 horas. Exactamente como cualquier vieja del barrio me hubiera recomendado. Y tomar aspirina para aguantar el dolor.

-¿Y más nada, doctora?- le pregunté anonadado.

Me explicó, con amabilidad y tristeza, que no había medicinas para el oído. Yo era el paciente número 116 que atendía ese día. Afuera, la cola rugía de impaciencia. La joven doctora estaba de guardia hasta el día siguiente. Paró apenas media hora para almorzar. Calamares y arroz. Los calamares estaban duros y mal condimentados, me comentó.

No me atreví a quejarme. ¿Qué podía decir que ella no supiera?

Me dio turno para la consulta para la tarde del viernes, cuatro días después. Ese día, a esa misma hora, se casaba el mayor de mis hijos. Para poder asistir a su boda, tuve que cambiar el turno para la próxima semana. No había posibilidad de que me atendieran antes.

Hace más de siete días que aguanto terroríficas punzadas en el oído derecho, del cual no oigo absolutamente nada. Ni siquiera el insufrible reguetón y las amelcochadas baladas pop a todo volumen que se escucharon en la boda.

Mi oído chorrea aceite y apesto a fritanga con orégano, pero no mejoro. Ni los más osados de mis vecinos (una enfermera entre ellos), se atreven a coger una jeringuilla y hacerme un lavado de oído. Temen lastimarme el tímpano más de lo que pudiera estar. Sólo me queda esperar por la consulta en el Calixto García. Espero no quedarme sordo. En caso que suceda, prefiero pensar que será un castigo divino por escuchar demasiada música rock o desobedecer los consejos de mi viejo.