Monday, June 8, 2009

Cuba : Hemeroteca ( Daily News - New York )...

Algerian President Abdelaziz Bouteflika (r.) escorts his Cuban counterpart Raul Castro (l.) on arrival at Hourai Boumediene International airport, on February 7 in Algiers. Castro arrived in Algiers for a three-day state visit, his first to the North African nation since he took over power from his ailing brother Fidel Castro in July 2006.

Walter Kendall Myers, wife Gwendolyn Steingraber, arrested for spying for Cuba for 30 years

Updated Friday, June 5th 2009, 8:23 PM

Hamburg/News

The arrest of Walter Kendall Myers and his wife, Gwendolyn Steingraber, is considered by some has the worst spy arrest since FBI agent-turned-Russian spy Robert Hanssen.


WASHINGTON- A married couple in their 70s was accused Friday of spying forFidel Castro'sCubafor 30 years while the husband was a top intelligence analyst at theState Department.

Walter Kendall Myers, known as "Agent 202" to the Cubans, and his wife,Gwendolyn Steingraber Myers, "Agent 123" and "E-634," were nabbed at a Washington hotel following an undercoverFBIsting.

They allegedly admitted their treachery spanned decades,U.S.officials said.

"It's a serious compromise," said one U.S. official, who compared it to the breaches by Pentagon spy-for-CubaAna Montesand FBI agent-turned-Russian-spyRobert Hanssen.

Kendall Myers, now 72, was recruited by spies in Cuba'sUNmission onManhattan's Lexington Ave. while he worked at the State Department'sArlington, Va., language school in 1978. The Ph.D. expert onEuropealso taught at Johns Hopkins,GeorgetownandGeorge WashingtonUniversities.

He worked his way up the career ladder - though his Cuban handlers urged him to join theCIA- and eventually became a Europe analyst in theState Department's Bureau of Intelligence and Research. There, he had one of the highest security clearances: Top Secret-Sensitive Compartmented Information.

Prosecutors said in the year prior to his 2007 retirement, Myers downloaded the crown jewels on Cuba - 200 "sensitive or classified intelligence reports."

"He had access to everything on the computers," the flabbergasted U.S. official told the Daily News, adding that the scope of what he passed to Cuba's spy service is unknown.

Secretary of State Clinton has ordered a "comprehensive damage assessment."

The couple, who own a luxury apartment here, received instructions from a shortwave radio receiving coded "numbers station" broadcasts fromHavana. Later, they used encrypted e-mail.

Gwen Myers, now 71, would sometimes pass secrets to Cuban agents - one code-named "GOD" - by exchanging shopping carts in a grocery, court papers alleged.

"They weren't doing it for money - they were true believers with an affinity for Castro," the U.S. official said.

Unlike CIA traitorAldrich Ames, whose betrayal cost the lives of many U.S. "assets" inRussia, the Myerses are not believed to have gotten anyone killed.

Kendall Myers boasted to an FBI operative posing as a new Cuban handler that he had gotten "lots of medals" from the Communist regime, and the couple - who met with handlers inNew Yorkand secretly visited Havana many times - spent an evening with Castro in 1995.

Three years ago, Myers made news when he was repudiated by the State Department after callingBritain's relationship with the U.S. "totally one-sided," withLondonon the short end.


jmeek@nydailynews.com



Cuba : Officials: Husband-wife spies lured by stranger...


Officials: Husband-wife spies lured by stranger


AP
Infosearch: 
José F. Sánchez 
Analyst
Director
Research Dept. 
La Nueva Cuba 
June 6, 2009



WASHINGTON – For three decades, accused spies Walter Kendall Myers and his wife shuffled secrets to their Cuban contacts in such fear of being caught, authorities say, that he memorized top-secret documents rather than bring them into their home.


The Myerses lived in a luxury co-op complex in Northwest Washington that over the years was home to Cabinet members, judges, congressmen and senators, including the late Barry Goldwater.
Secretary of State Hillary Rodham Clinton has ordered a damage assessment of what the couple may have revealed.

Kendall Myers first worked for the State Department as a lecturer at the Foreign Service Institute and later as a European analyst in the department's intelligence arm, the Bureau of Intelligence and Research, from 2000 until his retirement in October 2007.

Their downfall came simply and swiftly, lured by a stranger who offered Myers a cigar.

Obama administration officials say Kendall Myers had access to highly sensitive material while working for the State Department's intelligence arm, and Secretary of State Hillary Rodham Clinton has ordered a damage assessment of what the couple may have revealed. Their methods of communicating with the Cubans included Morse code on shortwave radio, changing shopping carts at the grocery store and a face-to-face meeting with President Fidel Castro himself, court documents say.

David Kris, assistant attorney general for national security, described the couple's alleged spying for the communist government as "incredibly serious."

State Department officials say Kendall Myers had been under investigation for three years, since before he retired in 2007. The FBI made its move on him on April 15, on the street outside the Johns Hopkins School of Advanced International Studies in Washington, where he had gotten a doctorate and taught classes.

An undercover agent approached Kendall Myers, claiming to be an associate of his Cuban handler, according to a law enforcement official speaking on a condition of anonymity about the ongoing investigation. The agent offered Kendall Myers a cigar and birthday wishes since he turned 72 that day and proposed they meet at a Washington hotel later that night. The ruse worked, and Kendall Myers said he'd bring along his wife, Gwendolyn Steingraber Myers.

The Myerses had been out of touch with their Cuban handlers for a while, according to court documents. The couple reportedly told the agent they lived "in fear and anxiety for a long time" and feared Kendall Myers' boss had put him on a watch list in 1995. They said they were not interested in regular spying again but would help where they could, court documents say.

Authorities said over the course of three meetings with the agent in April, they shared their views of Obama administration officials who had recently taken over responsibility for Latin American policy and changing conditions in Cuba. They also accepted a device to encrypt future e-mail. The undercover agent proposed a fourth meeting for Thursday at a Washington hotel, where the couple was arrested.

The couple pleaded not guilty Friday in U.S. District Court to conspiracy to act as illegal agents and to communicate classified information to the Cuban government. Each is also charged with acting as an illegal agent of the Cuban government and with wire fraud. They are being held in jail until a detention hearing scheduled for Wednesday. Their attorney, Thomas Green, declined to comment.

The Myerses' arrest could affect congressional support for easing tensions with Cuba dating back to the Cold War. Two months ago, the Obama administration took steps to relax a trade embargo imposed on the island nation in 1962.

Court documents indicate the couple received little money for their efforts, but instead professed a deep love for Cuba, Castro and the country's system of government. The couple was planning a sailing trip to Cuba, which Myers considered "home."

The documents say Castro came to visit the couple in a small house in Cuba where they were staying in 1995, after traveling through Mexico under false names. Kendall Myers reportedly boasted to the undercover FBI agent that they had received "lots of medals" from the Cuban government.

The Myerses lived in a luxury co-op complex in Northwest Washington that over the years was home to Cabinet members, judges, congressmen and senators, including the late Barry Goldwater.

William Simpson, a security guard at the co-op, said the Myerses regularly asked him to clean their windows and would offer him something to eat or drink. "They treated me real nice," he said. "It shocked me when I heard" the news, Simpson said.

Kendall Myers was known by the Cubans as Agent 202, according to the indictment. His 71-year-old wife, a former bank analyst, reportedly went by both Agent 123 and Agent E-634.

The indictment says Kendall Myers disclosed to the State Department that he traveled to Cuba for two weeks in 1978, saying the trip was for personal and academic purposes. The next year, a Cuban government official visited the couple while they were living in South Dakota and recruited them to be spies, the indictment says. At Cuba's direction, authorities say, Kendall Myers attempted to get jobs that would give him access to classified information.

Court documents describe the couple's spying methods changing with the times, beginning with old-fashioned tools of Cold War spying: Morse code messages over a short-wave radio and notes taken on water-soluble paper. By the time they retired from the work in 2007, they were reportedly sending encrypted e-mails from Internet cafes.

The criminal complaint says changing technology also persuaded Gwendolyn Myers to abandon what she considered an easy way of passing information, by changing shopping carts in a grocery store. The document quoted her as telling the FBI agent she would no longer use that tactic. "Now they have cameras, but they didn't then."

Kendall Myers first worked for the State Department as a lecturer at the Foreign Service Institute and later as a European analyst in the department's intelligence arm, the Bureau of Intelligence and Research, from 2000 until his retirement in October 2007.

The indictment says in his last year of employment, Kendall Myers viewed more than 200 intelligence reports related to Cuba. Kendall Myers often took notes or memorized classified material to avoid the risk of removing the documents but concealed some documents he removed in a set of bookends, the court documents said.

Associated Press writers Devlin Barrett, Matthew Lee, Pam Hess and Christine Simmons contributed to this report.



[1] Britain's special relationship 'just a myth'

Walter K. Myers's comments for the british newspaper London Daily Telegraph
Toby Harnden in Washington Published: 12:02AM GMT 30 Nov 2006

Fuente: La Nueva Cuba

Cuba : ESPIAS ESTADOUNIDENSES...

La Secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton
ordenó una "evaluación exhaustiva de los daños"
para determinar qué información
transmitieron a los cubanos.


ESPIAS ESTADOUNIDENSES
QUE TRABAJABAN
PARA LA INTELIGENCIA CUBANA
FUERON RECLUTADOS EN 1979
DESPUES DE SU REGRESO DE CUBA
A DONDE VIAJARON 
POR "INTERESES ACADÉMICOS"


¿Podría el arresto de los Myers "afectar"
el apoyo de legisladores y senadores en el Congreso
en la ofensiva actual que se conduce
para relajar las tensiones con Cuba?
Algunos observadores lo dudan.

Desde sus inicios la administración 
del Presidente Barack H. Obama
ha implementado una serie 
de concesiones unilaterales
hacia la dictadura cubana
sin que se haya producido
reciprocidad alguna.
Sine embargo, en el presente
no hay indicios de que Washington
quiera interrumpir 
su política de otorgar a la Isla comunistas
concesiones unilaterales



AP
Infosearch: 
José F. Sánchez 
Analista
Director
Dept. de Investigaciones
La Nueva Cuba 
Junio 6, 2009



La fase final de la investigación por espionaje contra Kendall Myers y su esposa se inició el pasado 15 de abril cuando un agente del Buró Federal de Investigaciones se acercó al señor Myers en plena calle, a la salida de la Escuela John Hopkins de Estudios Avanzados de Relaciones Internacionales en Washington, en donde Myers se había doctorado y al presente enseñaba.


Los Myers eran comunistas y vivían en un exclusivo y lujoso complejo residencial en el noroeste de la ciudad de Washington, donde por años han vivido , jueces, congresistas, senadores federales y miembros de gabinetes presidenciales.
La secretaria Hillary Rodham Clinton ordenó una "evaluación exhaustiva de los daños" para determinar qué información los espías transmitieron a los cubanos.

Kendall Myers, trabajó en el Instituto de Servicio Extranjero del Departamento de Estado, donde se especializó en asuntos europeos, antes de retirarse en el 2007.
En su último año de empleo, tuvo acceso a más de 200 reportes de inteligencia relacionados con Cuba.

El agente encubierto del FBI se puso en contacto con la pareja alegando que era un espía cubano, enviado por el último oficial de inteligencia que atendía a los Myers, le ofreció un tabaco cubano y le felicitó por su 72 cumpleaños. Documentos de un tribunal señalaron que la pareja cayó en la trampa y comenzó a reunirse con el agente del FBI en hoteles de Washington.

La acusación presentada el viernes por el Departamento de Justicia en Washington dice que Walter Kendall Myers logró ascensos y acceso a documentos cada vez más secretos en sociedad con su esposa, Gwendolyn Steingraber Myers,
 como agentes clandestinos tan valorados por el gobierno cubano que en una ocasión tuvieron una reunión de cuatro horas con el presidente Fidel Castro.

La acusación afirma que Kendall Myers confesó haber primero visitado a Cuba en 1978 para una estancia de dos semanas como parte de un viaje por razones académicas y personales. La acusación dijo que ambos acordaron convertirse en espías en 1979 luego de reunirse con un funcionario del gobierno cubano mientras vivían en Dakota del Sur. Bajo órdenes de los cubanos, Kendall Myers intentó obtener empleos que le dieron acceso a información secreta, señaló la acusación.

El vocero del Departamento de Estado, Philip Crawley, dijo que los Myers eran investigados desde hacía tres años y que la secretaria Hillary Rodham Clinton ordenó una "evaluación exhaustiva de los daños" para determinar qué información transmitieron a los cubanos.

La detención de los Myers podría restar apoyo del Congreso a la política del presidente Barack Obama de intentar aliviar las tensiones con la isla.

La acusación dice que el propio Fidel Castro vino a visitar a la pareja en la case donde se hospedaban cuando se encontraban de visita en Cuba en 1995. El encuentro se prolong'o for cuatro horas. En esa ocasión los Myers habían y viajado a la Isla a través de México bajo nombres falsos. Los Myers hicieron otros viajes a Latinoamérica y el Caribe para reunirse con agentes cubanos en Trinidad y Tobago, Jamaica, México, Brasil, Ecuador y Argentina, según el encausamiento.

David Kris, adjunto del secretario de Justicia para seguridad nacional, dijo que el presunto espionaje de la pareja en favor del gobierno de Cuba es "increíblemente grave".

Documentos judiciales indicaron que la pareja alegó haber recibido de La Habana muy poco dinero por sus labor de espionaje, y que habían trabajado para los servicios de inteligencia cubana movidos por el profundo amor y devoción que sentían por Cuba, Castro y por el sistema comunista isleño. Sin embargo, los Myers vivían en un exclusivo y lujoso complejo residencial en el noroestes de Washington donde por años han vivido miembros de gabinetes presidenciales, jueces, congresistas, y senadores federales.

Al parecer Myers simpatizaba con el comunismo y la ideología revolucionaria cubana que puso a castro en el poder. Los documentos judiciales indican que en 1978 escribió en su diario personal: "No veo valor alguno que se ha perdido a causa de la revolución. ... La revolución ha aflorado un enorme potencial y ha liberado al espíritu cubano".

Además, ensalzó a Castro como un "líder brillante y carismático" que es "uno de los mejores líderes políticos de nuestro tiempo"Y consideró a los Estados Unidos "explotadores" que regularmente asesinaban a los líderes revolucionarios cubanos.

Kendall Myers, actualmente de 72 años, trabajó en el Instituto de Servicio Extranjero del Departamento de Estado, donde se especializó en asuntos europeos, antes de retirarse en el 2007. La acusación formal dice que,en su último año de empleo, tuvo acceso a más de 200 reportes de inteligencia relacionados con Cuba.

El gobierno dijo que Gwendolyn Myers confesó ante investigadores que sus sitios favoritos para pasar información eran tiendas de comestibles del área de Washington, D.C.

La denuncia indica que los cambios tecnológicos persuadieron a Gwendolyn Myers a abandonar lo que consideraba una forma fácil y segura de pasar información a los cubanos, mediante el cambio de carritos de la compra en un supermercado. El documento sostiene que la mujer decidió no utilizar más esa estrategia porque "ahora tienen cámaras, aunque no las tenían entonces".

Kendall Myers era conocido por la inteligencia cubana como el agente 202, y su esposa era conocida como agente 123 y como agente E-634, de acuerdo con la acusación.

Los Myers no habían mantenido contacto con sus manejadores cubanos desde hace algún tiempo, según los documentos judiciales. La pareja dijo que vivía "con temores y ansiedad desde hace mucho tiempo". Kendall Myers temía además que en 1995 su jefe lo incluyó en una lista de personas que debían ser vigiladas. Indicaron al agente del FBI que no estaban ya interesados en labores regulares de espionaje aunque ayudarían en lo que pudieran.

Las autoridades indicaron que tras ello se reunieron en tres ocasiones con el agente, durante las cualesexpusieron sus opiniones sobre los funcionarios del presidente Barack Obama que acababan de hacerse cargo de la política latinoamericana. Además, aceptaron un objeto para cifrar futuros correos electrónicos. El agente encubierto propuso una cuarta reunión para el jueves en un hotel de Washington, donde la pareja fue detenida.

La pareja se declaró el viernes inocente ante un juez federal. Fueron encarcelados hasta su próxima comparecencia judicial, el miércoles. Su abogado, Thomas Green, no formuló comentarios y una llamada telefónica efectuada al domicilio de la pareja no fue respondida.

La pareja fue acusada de asociación delictuosa para actuar como agentes ilegales del gobierno cubano y de pasar información secreta a las autoridades de La Habana. Cada uno de ellos es acusado de actuar como agente ilegal del gobierno cubano y de fraude usando redes de comunicación inalámbricas.

De acuerdo a la acusación, ambos poseían una radio de onda corta que usaban para transmitir mensajes cifrados al Servicio de Espionaje de Cuba a base de código morse. En años recientes, dijeron los documentos, se comunicaban por correo electrónico usando nombres falsos.

Kendall Myers tomaba notas con frecuencia o aprendía de memoria los documentos secretos para evitar el riesgo de retirarlos, aunque llegó a ocultar algunos que retiró en dos figurillas para sostener libros, según las declaraciones juradas.

El encausamiento solicita la devolución de los 1,7 millones de dólares que Kendall Myers gano a lo largo de su carrera en el Departamento de Estado y 174.867 dólares de una cuenta de ahorros de jubilación. Según un agente policial, al parecer lo único que recibieron del régimen comunista cubano fueron modestas sumas de dinero para gastos y la radio que obtuvieron en la década de 1980.



[1] Britain's special relationship 'just a myth'

Comentarios de Walter K. Myers al periódico británico London Daily Telegraph
Toby Harnden in Washington Published: 12:02AM GMT 30 Nov 2006

Fuente: La Nueva Cuba

 

Cuba : Opiniones...


NO HAY DIALOGO CON TIRANOS.

Por Alfredo M. Cepero.

 

En las últimas semanas se ha desatado una epidemia de diálogo, tanto en el ámbito cubano como en el internacional, que amenaza con exacerbar las pasiones de quienes luchamos por una Cuba democrática, libre y justa. Hace solo unos días, la Organización de los Estados Americanos, reunida en San Pedro Sula, Honduras, decidió dejar sin efecto la resolución adoptada en la Octava Conferencia de Cancilleres, celebrada en 1962 en Punta del Este, Uruguay, por la cual fue expulsado el gobierno comunista de Cuba de la organización interamericana. En aquel entonces se decidió “excluir al gobierno de Cuba de toda participación en el sistema interamericano por profesar una filosofía marxista-leninista”.

 Pero en los 47 años transcurridos entre Punta del Este y San Pedro Sula el panorama internacional ha experimentado más cambios y dado mas vueltas que el planeta Tierra. Entre los principales, la desaparición de la Unión Soviética como fuerza de subversión y confrontación, la sustitución de las antiguas dictaduras militares por nuevas dictaduras populistas en la América Latina, la emergencia de Hugo Chávez como aspirante a emperador por la gracia del petróleo y la elección de un presidente norteamericano empeñado en comprar aceptación entre los enemigos de los Estados Unidos con la moneda devaluada de un bochornoso apaciguamiento. 

 Todo esto condujo a la adopción por la OEA de una resolución nebulosa donde se afirma que el objetivo es “abrir un diálogo en concordancia con las prácticas, propósitos y principios de la OEA”. Nada se dice sobre la Carta de la OEA donde se afirma que “la democracia es el sistema ideal para promover el desarrollo, proteger los derechos humanos y consolidar el estado de derecho”. Mucho menos se habló de la burlada Carta Democrática Interamericana adoptada el 11 de septiembre del 2001 en Lima, Perú. Lo que se quiso decir con lo de “prácticas, propósitos y principios de la OEA” lo saben únicamente los corruptos, hipócritas y oportunistas que por razones inconfesables, pero todas ellas malignas, cometieron este flagrante acto de traición al pueblo de Cuba.

 De lo que no cabes dudas es de que esta resolución estuvo encaminada a esconder la farsa y la contradicción de que una organización que se proclama  promotora de la democracia y de la libertad haya tendido la mano hacia una tiranía que en lo jurídico y en lo práctico viola hasta el último vestigio de convivencia civilizada. Permitió además que los cuatro jinetes del actual Apocalipsis Latinoamericano—Chávez, Ortega, Correa y Morales—regalaran a su siniestro y decrépito mentor un perdón inmerecido y dieran el golpe de gracia a la poca credibilidad que aún le quedaba al desprestigiado organismo regional. Estemos además conscientes de que esta traición no habría sido posible sin la complicidad del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Esto explica la razón por la cual Hillary Clinton abandonó en forma apresurada la conferencia y dejó en manos del Subsecretario  Thomas Shannon la vergonzosa tarea de explicar la infamia del voto norteamericano a favor de la resolución.

 Por otra parte, definitivamente más inquietante y potencialmente más conflictivo es el último proyecto de diálogo anunciado recientemente por cubanos de dentro y de fuera de la Isla. La lista es larga y está llena de sorpresas para quienes encontramos en ella a amigos que hemos apreciado y respetado por gran parte de esta dolorosa y prolongada marcha de regreso a la libertad y la democracia. Sin entrar en especulaciones, presumo que las razones esgrimidas por quienes proponen semejante capitulación ante los verdugos de nuestro pueblo son aún más numerosas que la lista. Sin embargo, no me caben dudas de que, aunque están totalmente equivocados y muchos son víctimas de la  manipulación de los agentes infiltrados en su seno, la mayoría de ellos son cubanos que desean la felicidad del pueblo de Cuba. Por eso, en vez de atacar sus motivos o su conducta, optamos por exponer nuestras razones por las cuales rechazamos todo diálogo con los matarifes y ladrones que han desatado sobre nuestra patria esta plaga mortífera y asfixiante de cincuenta años. Veamos:

 Los miserables que se robaron el poder aquel ominoso primero de enero han dicho hasta la saciedad que llegaron al poder a tiro limpio y que sólo lo abandonarán cuando los echemos de la misma forma. Es hora de que los escuchemos en toda su cruda maldad y ostensible bravuconería y dejemos de hacernos ilusiones de que son capaces de la decencia o de la compasión. Es hora de que quienes de verdad queremos la libertad de Cuba lleguemos a la conclusión ineludible de que no hay diálogo con tiranos.

 Los diálogos, negociaciones migratorias e intercambios comerciales a través de este medio siglo no han hecho otra cosa que consolidar la tiranía y prolongar la angustia de nuestro pueblo.

 Aunque ellos, al igual que quienes nos les oponemos, nacimos en la misma tierra  ellos no son cubanos porque odian al pueblo de Cuba. Aunque todos nacimos hablando español no nos comunicamos en el mismo idioma. Lo que para nosotros es tolerancia para ellos es debilidad, lo que para nosotros es diálogo para ellos es cobardía, lo que para nosotros son concesiones racionales para ellos es admisión de derrota.

 Cualquier arreglo o entendimiento que trajese como resultado la impunidad de estos rufianes implicaría perder la oportunidad de demostrarle a las futuras generaciones de cubanos que los delincuentes tienen que pagar sus deudas con la justicia. Sería como echar por la borda el mejor antídoto para inocular a la república contra futuros tiranos, demagogos y ladrones. Los pueblos, como los niños, aprenden mejor por el ejemplo que por la retórica.

 Dejar de aplicar la justicia a quienes han violado los más elementales derechos humanos equivaldría a otorgarles un perdón indiscriminado a estos delincuentes y  a hacer una injusticia irreparable a sus víctimas. Coincidimos con el Profesor Carlos Ripoll, quien en su brillante artículo La Defensa del Castigo dijo: “Toda persona tiene derecho a manejar a su modo la afrenta que padece”. Pero, a los efectos de que no quedaran dudas, agregó: “Hay delitos unipersonales y hay delitos que afectan a muchos, y aun a ideas y sentimientos...…. El crimen de lesa patria no puede quedar impune, es colectivo, y a muchos obliga la justicia.” Y concluyó afirmando: “Derecho se tiene a perdonar lo propio, lo que a uno le toca del crimen, pero no más.” Por lo tanto, como a todos los cubanos nos tocará escoger, yo escojo estar en el bando de quienes aplican la justicia antes que en el  bando de quienes perdonan ofensas que no les fueron inflingidas en su propia persona.  

 Por último, admito con humildad que, como ser humano, no estoy exento de pasiones y sentimientos. Y ahí radica quizás la barrera infranqueable que me impediría participar en diálogo alguno. Al final de mi vida no podría dar un giro de 180 grados y estrechar la mano putrefacta y ensangrentada del binomio diabólico de Biran o de cualquiera de sus execrables compinches. De nada me valdría una patria suplicada a mis enemigos si con ello hubiera tenido que entregar a cambio mi honor y mi autoestima. Quiero cerrar los ojos a mi paso por esta Tierra con el orgullo de saber que muero como he vivido y dejado un legado de honor a mi descendencia. Sin patria pero sin claudicaciones. Sin patria pero sin complicidad con los verdugos de mi pueblo. Sin patria pero sin amo, como dijo el hombre que debe ser brújula y ejemplo de todo el que se comprometa a terminar su obra, descarrilada tantas veces por el egoísmo, la avaricia y la improvisación de los hijos indolentes de Cuba.  

 

Miami, Florida, 8 de junio del 2009.  

 

Cuba : ¿POR QUE ES MUY DIFICIL DETECTAR A AGENTES DE ESPIONAJE CUBANO?...

¿POR QUE ES MUY DIFICIL DETECTAR A AGENTES DE ESPIONAJE CUBANO?

The Associated Press
La Habana
Infosearch: 
José F. Sánchez 
Analista
Director
Dept. de Investigaciones
La Nueva Cuba 
Junio 7, 2009



Kendall Myers y su esposa Gndolyn Steingraber Myers

Cazar espías es difícil, pero detectar espías cubanos es aún más complicado, dijeron ex funcionarios de inteligencia un día después de que un matrimonio estadounidense fuese acusado formalmente de espiar para la isla. Cazar espías es difícil, pero detectar espías cubanos es aún más complicado, dijeron ex funcionarios de inteligencia un día después de que un matrimonio estadounidense fuese acusado formalmente de espiar para la isla.
 
Walter Kendall Myers y su esposa Gwendolyn fueron arrestados el jueves luego de una investigación de tres años que comenzó antes de que Myers se retirase del Departamento de Estado en el 2007. Estuvieron espiando para La Habana durante 30 años, de acuerdo con el gobierno estadounidense. Investigaciones como ésta usualmente toman años porque normalmente detectan pequeños trozos de información, y los espías cubanos dejan pocos rastros.
 
La inteligencia cubana se especializa en reclutar a "verdaderos creyentes" en su sistema comunista, en lugar de agentes que trabajen por dinero, dijeron los funcionarios, que hablaron a condición de anonimato porque la investigación está en curso. Myers parece ser uno de esos creyentes. Elogió a Fidel Castro en un diario personal que escribió en 1978, calificándole de un "líder brillante y carismático" que es "uno de los grandes líderes políticos de nuestros tiempos".
 
Y llamó al gobierno estadounidense "explotadores" que regularmente asesinaban a líderes revolucionarios cubanos. Los espías políticamente motivados no dejan rastro financiero ni en enfrascan en gastos notables que pudieran atraer atención, una forma común en la que los espías son identificados inicialmente. Los ex funcionarios estadounidenses dijeron que el servicio cubano de inteligencia está dispuesto a esperar años, incluso décadas, a que un agente reclutado ascienda a una posición donde le sea útil.
 
Cuba se conforma con tener agentes en posiciones intermedias con acceso a información, pero sin poder ejecutivo. Por esas razones, los agentes cubanos son muy difíciles de detectar a menos que un patrón de indagaciones inusuales llegue a atraer la atención, dijeron.
 
De acuerdo con documentos judiciales, en 1995 el jefe de Myers en el Departamento de Estado lo colocó en una lista de personas a ser vigiladas, lo que significa que estaba bajo sospechas. La investigación del FBI no comenzó hasta el 2006, luego que su jefe mencionase nuevas sospechas cuando Myers regresase de un viaje a China.

Fuente: La Nueva Cuba