Tuesday, June 30, 2009

Cuba : Hemeroteca ( New York Times ) New York...

In a Coup in Honduras, Ghosts of Past U.S. Policies

Esteban Felix/Associated Press

The riot police dispersed supporters of the ousted president on Monday near the presidential palace in the capital, Tegucigalpa.

Published: June 29, 2009

WASHINGTON President Obama on Monday strongly condemned the ouster of Honduras’s president as an illegal coup that set a “terrible precedent” for the region, as the country’s new government defied international calls to return the toppled president to power and clashed with thousands of protesters.

“We do not want to go back to a dark past,” Mr. Obama said, in which military coups override elections. “We always want to stand with democracy,” he added.

The crisis in Honduras, where members of the country’s military abruptly awakened President Manuel Zelaya on Sunday and forced him out of the country in his bedclothes, is pitting Mr. Obama against the ghosts of past American foreign policy in Latin America.

The United States has a history of backing rival political factions and instigating coups in the region, and administration officials have found themselves on the defensive in recent days, dismissing repeated allegations by President Hugo Chávez of Venezuela that the C.I.A. may have had a hand in the president’s removal.

Obama administration officials said that they were surprised by the coup on Sunday. But they also said that they had been working for several weeks to try to head off a political crisis in Honduras as the confrontation between Mr. Zelaya and the military over his efforts to lift presidential term limits escalated.

The United States has long had strong ties to the Honduras military and helps train Honduran military forces. Those close ties have put the Obama administration in a difficult position, opening it up to accusations that it may have turned a blind eye to the pending coup. Administration officials strongly deny the charges, and Mr. Obama’s quick response to the Honduran president’s removal has differed sharply from the actions of the Bush administration, which in 2002 offered a rapid, tacit endorsement of a short-lived coup against Mr. Chávez.

On June 2, Obama administration officials got a firsthand look at the brewing political battle when Secretary of State Hillary Rodham Clinton traveled to Honduras for an Organization of American States conference. Mrs. Clinton met with Mr. Zelaya, and he reportedly annoyed her when he summoned her to a private room late in the night after her arrival and had her shake hands with his extended family.

During a more formal meeting afterward, they discussed Mr. Zelaya’s plans for a referendum that would have laid the groundwork for an assembly to remake the Constitution, a senior administration official said.

But American officials did not believe that Mr. Zelaya’s plans for the referendum were in line with the Constitution, and were worried that it would further inflame tensions with the military and other political factions, administration officials said.

Even so, one administration official said that while the United States thought the referendum was a bad idea, it did not justify a coup.

“On the one instance, we’re talking about conducting a survey, a nonbinding survey; in the other instance, we’re talking about the forcible removal of a president from a country,” the official said, speaking on the condition of anonymity during a teleconference call with reporters.

As the situation in Honduras worsened, Assistant Secretary of State Thomas A. Shannon Jr., along with Hugo Llorens, the American ambassador to Honduras, spoke with Mr. Zelaya, military officials and opposition leaders, administration officials said. Then things reached a boil last Wednesday and Thursday, when Mr. Zelaya fired the leader of the armed forces and the Supreme Court followed up with a declaration that Mr. Zelaya’s planned referendum was illegal.

The White House and the State Department had Mr. Llorens “talk with the parties involved, to tell them, ‘You have to talk your way through this,’ ” a senior administration official said Monday. “ ‘You can’t do anything outside the bounds of your constitution.’ ”

Still, administration officials said that they did not expect that the military would go so far as to carry out a coup. “There was talk of how they might remove the president from office, how he could be arrested, on whose authority they could do that,” the administration official said. But the official said that the speculation had focused on legal maneuvers to remove the president, not a coup.

Whether Mr. Zelaya merited removal remains a strong point of debate in Honduras. Fierce clashes erupted Monday between thousands of soldiers and thousands of Mr. Zelaya’s backers. The protesters blocked streets, set fires and hurled stones at the soldiers, who fired tear gas in response. But opponents of Mr. Zelaya said they intended to rally Tuesday in support of his ouster.

On the diplomatic front, three of the country’s neighbors — Guatemala, El Salvador and Nicaragua — said they would halt commerce along their borders for 48 hours. Beyond that, Venezuela and some of its allies, including Ecuador, Bolivia, Nicaragua and Cuba, said they were withdrawing their ambassadors from Honduras in an effort to isolate the new government. Brazil also said it had ordered its ambassador to Honduras, who was out of the country at the time of the coup, not to return until further notice.

In the face of criticism from across the hemisphere, the new government hunkered down in Mr. Zelaya’s old office, ringed by soldiers and defending its actions as a bid to save the country’s democracy, not undermine it.

Roberto Micheletti, the veteran congressional leader who was sworn in by his fellow lawmakers on Sunday to replace Mr. Zelaya, seemed to plead with the world to understand that Mr. Zelaya’s arrest by the army had been under an official arrest warrant based on his flouting of the Constitution.

“We respect the whole world, and we only ask that they respect us and leave us in peace,” Mr. Micheletti said in a radio interview, noting that previously scheduled elections called for November would go on as planned.

Mr. Zelaya said from Nicaragua late Monday that he would return to Honduras on Thursday with the secretary general of the Organization of American States, José Miguel Insulza, Reuters reported.

“He’s the former president of Honduras now,” said Ramón Abad Custodio, the president of the National Commission of Human Rights, who defends the replacement of Mr. Zelaya as constitutional. “He may feel like he’s still president, but he’s a common citizen now.”

Helene Cooper reported from Washington, and Marc Lacey from Tegucigalpa, Honduras. Simon Romero contributed reporting from Bogotá, Colombia, Elisabeth Malkin from Mexico City, and Blake Schmidt from Managua, Nicaragua.

Cuba : Honduras and the Cuba exception...

Opinion

Honduras and the Cuba exception

Latin America's leaders are right to condemn the coup in Honduras -- but wrong to give Havana a pass on democracy.
By Andrés Martinez
June 30, 2009
The images were decidedly retro and jarring in their distant familiarity, as if a grainy old family film long left in the attic had been brought out for a screening. In defense of la patriala patria, army troops overpowered el palacio at dawn and placed el presidente on an airplane to be flown into exile, still wearing his pajamas. Sunday's coup in Honduras followed a script once so familiar it acquired cliche status, material even for a Woody Allen sendup.

Military coups are supposed to be a thing of the past in Latin America, where the consolidation of political stability and electoral democracy has been a landmark achievement over the last two decades. But events in Tegucigalpa over the weekend reminded us that this achievement remains somewhat tenuous. There is nothing inevitable about democracy in Latin America, it turns out.

In this case, outside reaction to the political drama in Honduras (which has its nuances, to be sure, including an ousted president who had been acting in defiance of his nation's Supreme Court) has been swift and energetic. The Organization of American States, the Obama administration, leftist allies of ousted President Manuel Zelaya (a close friend of Venezuela's Hugo Chavez) and other world leaders have rightly condemned the army's intervention and called for the return of Zelaya, invoking among other things the Inter-American Democratic Charter signed in Lima, Peru, on Sept. 11, 2001.

That's the proper reaction. But the attempted coup also serves to unmask the hypocrisy surrounding Cuba's possible return to the Organization of American States and to full participation in the Inter-American community. Indeed, some of the very same regional players now urging a united front on behalf of democracy in Honduras are the same leaders who in recent months have been eager to embrace Cuba and give the tropical gulag nation a pass on its lack of democracy and basic civil liberties, citing explicit principles of nonintervention and implicit nostalgia for anti-gringo revolutionary lore. This despite the fact that the Inter-American Charter makes democracy a precondition to full-fledged membership in the OAS.


Fidel Castro himself, a man known for his mischievous sense of irony, penned a column in the newspaper Granma on Sunday calling events in Honduras a "test for the OAS." But the real test is whether Latin America's leading democratic leaders heed the cautionary tale. If leaders such as Brazil's Luiz Inacio Lula da Silva, Mexico's Felipe Calderon and Chile's Michelle Bachelet don't become more forceful advocates of democracy and human rights in the region, they will be encouraging a continued rollback of democratic gains -- be it a corruption of the rule of law by populist demagoguery from the left or military coups from the right. You can't carve out a Cuba exception to hemispheric rules without expecting others to exempt themselves as well.

For the region's democratic gains to take root, Latin America's major democracies will have to start standing up to the Castro brothers. Cuba has been the canary in this coal mine for a while now, seeing as how the region had seemingly overcome right-wing military threats to democratic norms. A willingness to speak out against right-wing coups does appear to trump sovereignty concerns, as it should. It is no coincidence that the Inter-American Democratic Charter was passed on 9/11. That date, after all, already lived in infamy in Latin America as the date on which Chile's military deposed Salvador Allende in 1973.

But when it comes to Cuba, complacency about what has been gained takes hold, as Latin American leaders have been reluctant in that case to apply their values and shared commitment to democracy, partly out of fear of appearing to be a tool of American imperialism. This is one of several reasons the unilateral U.S. embargo on the island nation is so counterproductive (another being that it has failed over decades to accomplish anything).

The sooner the embargo is lifted, the sooner Washington can prod major Latin American democracies to press Cuba for democratic change. An end to the U.S. embargo is not the same as welcoming Cuba into the community of Latin American democracies, and critics in this country of Washington's failed approach shouldn't fall into the trap of also giving Havana's communist tyrants a pass for their behavior.

Uncle Sam has a storied history of hypocrisy in the hemisphere -- decrying Cuba's lack of freedoms while cozying up to right-wing dictatorships. That's why it was artful of the Obama administration this month to have gone along with the OAS repeal of its Cold War-inspired 1962 anti-Cuban resolution, at a conference in San Pedro Sula, Honduras. Repeal did not make Cuba free to join the Inter-American community; it still needs to embrace the hemisphere's democratic values and commitment to human rights.

The reluctance among Latin American leaders to hold Cuba accountable is disheartening. Although U.S. diplomats skillfully threaded the needle in San Pedro Sula early this month, ceding ground without going along with an unconditional readmission of that country to the OAS, leaders like Bachelet and Lula irresponsibly fly off to Havana to bask in the Cold War relic's romantic associations, treating the Castros like esteemed counterparts. The left now matches Washington's former selectivity in doling out moral judgments, invoking a transnational legal commitment to democracy in the case of Honduras (and briefly during the failed coup attempt against Chavez in 2002) but disregarding it in the case of Cuba.

Such selective championing of freedom could prove fatal to the cause in the region, by further emboldening autocratic forces on both left and right.

Andrés Martinez is a senior fellow at the New America Foundation.

Fuente: Los Angeles Times

Cuba : "No me pasaron la bola"...

Raúl Castellanos Lage,
primo de Lage y directivo del Instituto
de Cardiología Vascular de la capital,
después de saber que no sería
sino Machado Ventura
el segundo hombre fuerte del país,
comenta que hubiera sido bueno
haber acabado con la vida
de Machado Ventura
cuando tuvo un problema de corazón.
"Se le hubiera hecho
un buen servicio a la patria", llega a decir.


EL LABERINTO CUBANO

2



Por Mauriocio Vicent
La Habana
El País
España

Infosearch:
José F. Sánchez
Analista
Director
Dept. de Investigaciones
La Nueva Cuba
Junio 28, 2009


"No me pasaron la bola", se lamenta en clave de béisbol el ex vicepresidente cubano Carlos Lage a Carlos Valenciaga, ex secretario de Fidel Castro, tras conocer que no sería él, sino el dirigente histórico José Ramón Machado Ventura, quien acompañaría a Raúl Castro como segundo en la dirección del país. La conversación, grabada por los servicios de seguridad cubanos durante la víspera de la elección de Raúl como presidente, el 24 de febrero de 2008, es una de las pruebas que aparecen en un vídeo proyectado a los militantes del Partido Comunista Cubano (PCC) a modo de explicación oficial de los ceses de Lage, del ex canciller Felipe Pérez Roque y del ex responsable de Relaciones Internacionales del Comité Central del PCC, Fernando Remírez de Estenoz.

Los tres altos dirigentes eran investigados desde más de un año antes de su destitución, según se desprende del vídeo, cuyo contenido ha sido revelado a EL PAÍS por tres fuentes distintas que lo vieron. La filmación tiene dos versiones: una de tres horas y otra de seis. Al principio fue exhibido sólo a dirigentes, pero ya está siendo proyectado a militantes de base del PCC, que para verlo han de dejar móviles, bolígrafos, bolsos de mano y número de carné de identidad antes de entrar a la sala de proyección.

La filmación recoge la sesión ampliada del Buró Político que presidió Raúl Castro el 2 de marzo, cuando se determinó destituir a Lage, Pérez Roque y Remírez, así como relevar de sus cargos a varios ministros y reestructurar algunos organismos de la Administración central del Estado. El vídeo también incluye grabaciones de conversaciones telefónicas e imágenes tomadas por los servicios de seguridad a los tres ex dirigentes y al ingeniero industrial Conrado Hernández, compañero de Lage desde los tiempos de la Universidad y representante en Cuba de la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial (SPRI) del Gobierno vasco.

Hernández fue detenido el pasado 14 de febrero en el aeropuerto de La Habana cuando se disponía a viajar a Bilbao, y es uno de los ejes del caso contra los tres dirigentes. Raúl Castro le atribuye realizar labores de espionaje para los servicios de inteligencia españoles, acusación que se apoya con la grabación de al menos un encuentro de Hernández con agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en un restaurante de La Habana. Según el vídeo, Conrado debía pasar informes sobre la salud de Fidel Castro y de otros dirigentes cubanos, sobre el programa energético que se lleva a cabo en la isla y sobre las relaciones de Cuba con Estados Unidos y otros países, como Rusia y China.

Otro personaje central de la historia, también arrestado, es el médico Raúl Castellanos Lage, primo de Lage y directivo del Instituto de Cardiología Vascular de la capital. Después de saber que no sería su pariente sino Machado Ventura el segundo hombre fuerte del país, Castellanos comenta que hubiera sido bueno haber acabado con la vida de Machado Ventura cuando tuvo un problema de corazón. "Se le hubiera hecho un buen servicio a la patria", llega a decir.

En esencia, Raúl Castro acusa a los ex dirigentes de deslealtad, abuso de poder y de revelar a Hernández informaciones confidenciales, que él a su vez hacía llegar a los servicios secretos españoles. Aunque no se verbaliza de forma explícita, también se deja caer que los cesados y sus amigos constituían un grupo que tenía complicidades y alimentaban ambiciones políticas, aunque en ningún momento se sugiere que estuvieran conspirando.

Fue Fidel Castro, en el artículo que escribió un día después de la destitución de Lage y Pérez Roque, el que más claro formuló la acusación: "La miel del poder (...) despertó en ellos ambiciones que los condujeron a un papel indigno". "El enemigo externo se llenó de ilusiones con ellos", afirmó entonces el líder comunista.

Durante su comparecencia, Raúl recuerda que el 23 de febrero de 2008 se efectuó una reunión del Buró Político en la cual se elaboró la lista de candidatos para ocupar los puestos principales en el Consejo de Estado. Fue entonces cuando se decidió que Machado Ventura, de 78 años, ocupara el cargo de vicepresidente primero. "Lage estaba presente en la reunión por ser miembro del Buró Político, y Raúl Castro pidió máxima discreción hasta que al día siguiente el Parlamento votase la candidatura propuesta", afirma una de las fuentes de EL PAÍS.

Según se dice en el vídeo, el médico Raúl Castellanos Lage celebró la fiesta de su boda esa misma noche en la azotea del hotel Ambos Mundos. Asistieron, entre otros, Carlos Lage, Conrado Hernández, Remírez y Felipe Pérez Roque. Es Conrado quien cuenta que Lage llegó a la fiesta con la cara desencajada y que al final reveló a los mencionados que Machado Ventura sería el número dos de la candidatura y no él. El ambiente festivo decayó. "Lo que era una fiesta se convirtió en un ambiente luctuoso", dice Raúl Castro en un momento de la filmación.

"Pérez Roque llegó tarde y se enfadó. Dijo que eso no podía ser, que al día siguiente él iba a intervenir en la reunión del Parlamento e iba a decir que él no estaba de acuerdo", afirman las fuentes que han visto el vídeo. En realidad, en la sesión del Parlamento del 24 de febrero el ex canciller no dijo nada.

Esa misma noche, la seguridad cubana interceptó una conversación de Carlos Lage con el ex jefe de despacho de Fidel Castro, Carlos Valenciaga. Hablan en argot del béisbol, el deporte nacional de Cuba. "No me pasaron la bola", dice Lage, una expresión que viene a significar "me dejaron fuera de la jugada". Valenciaga, de 35 años, insiste en que le diga quién es el número dos. Después de un breve intercambio, Lage se lo confiesa y se lamenta: "Así es la vida".

En aquel momento Valenciaga ya era objetivo de la seguridad cubana debido a otra fiesta: la que realizó el día de su cumpleaños, el 16 de septiembre de 2006, cuando Fidel Castro se encontraba al borde de la muerte, después de caer enfermo dos meses antes. La celebración tuvo lugar en una sala del Palacio de la Revolución, muy cerca de donde convalecía el ex presidente cubano. En el vídeo, Raúl Castro enseña fotos del ex secretario de Fidel en plena pachanga, con gorra de comandante y con una botella en la entrepierna. Valenciaga fue cesado en verano de 2008 y desde entonces trabaja en los archivos de la Biblioteca Nacional José Martí.

Desde que comienza la reunión del Buró Político, antes de presentar ningún material grabado por la seguridad, Raúl Castro pide a Lage, Pérez Roque y Remírez que digan cuál era su relación con Conrado Hernández y con el doctor Castellanos Lage, las personas que a la postre motivaron su caída en desgracia. En específico, a los tres les pregunta sobre la fiesta del hotel Ambos Mundos y de lo que se habló allí. "Todos responden con evasivas, diciendo que no se acuerdan y tirando pelotas fuera", asegura una fuente. En un momento determinado, Raúl Castro ironiza: "Oigan, ustedes tienen problemas de memoria".

Posteriormente, Conrado Hernández, ya detenido, aparece en pantalla admitiendo que fue captado por el servicio español de espionaje. "Ellos conocen tus debilidades y se te van metiendo. Cuando te has dado cuenta, trabajas para ellos (...)", dice el representante del SPRI en Cuba, que era seguido desde 2006. Revela, además, que la noche de la famosa fiesta del Ambos Mundos salió del lugar para informar a los servicios secretos. Según Raúl Castro, los servicios de inteligencia cubanos detectaron que horas antes de la reunión del Parlamento, la mañana del 24 de febrero, la noticia se había filtrado en España...

Entre los materiales 'aportados' por el contraespionaje cubano está la grabación de una comida en el restaurante El Templete, en La Habana Vieja. Tuvo lugar en 2007 y en ella participaron Conrado Hernández y uno de los hombres del CNI destacados en la capital cubana. Al final del almuerzo llega un segundo agente español. "La imagen prácticamente no se ve, pero el sonido es bueno. Conrado y el espía español se ponen de acuerdo en la información que más interesa y la que debe obtener", coinciden las tres fuentes consultadas.

Los representantes del CNI en La Habana -adscritos a la Embajada española- niegan con vehemencia que Hernández fuera agente suyo y rechazan cualquier vinculación con el caso que hizo caer en desgracia a Lage y Pérez Roque. No descartan que Hernández fuera un agente cubano. Sin embargo, el ministro de Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, anunció a mediados de mayo el relevo de los miembros del CNI, cuya salida de Cuba podría ser definitiva.

"La trama de espionaje corre paralela al gran objetivo del vídeo, que es demostrar que [los ex dirigentes cubanos] fueron desleales, permitieron abusos y alimentaron ambiciones de poder", afirma uno de los militantes comunistas que habló con EL PAÍS. Tanto en la versión de seis horas como en la de tres se descubren conversaciones e imágenes que ponen de manifiesto el ambiente camaraderil del grupo, cómo Conrado Hernández organizaba fiestas para sus amigos en la finca que tenía en Matanzas, y también cómo visitaba con asiduidad las oficinas de los ex dirigentes, que le daban información y hacían todo tipo de favores. "Conrado llegó a pedirle al ex canciller Felipe Pérez Roque que le ayudase a obtener un pasaporte diplomático, y éste se lo consiguió en 24 horas; y también logró que Lage le apoyara para desviar un río y que pasara por su finca de Matanzas".

Entre partidas de dominó, piernas de cerdo y tragos de ron cortesía de Conrado Hernández, los amigos hacían bromas subidas de tono sobre la elevada edad de los dirigentes históricos, y en especial sobre Machado Ventura, calificado de "fósil viviente" y de "dinosaurio" por alguno de los comensales. Según Raúl Castro, Castellanos Lage era el que más comentarios "contrarrevolucionarios" hacía, hasta el punto que él llegó a recibir un anónimo del hospital donde trabajaba.

Este anónimo, que desató las alertas, daba cuenta de que el doctor Castellanos Lage -que llegó a ser segundo del Departamento Ideológico del Comité Central en época de Carlos Aldana, que fue número tres en la jerarquía cubana- estaba constantemente hablando mal de la revolución y de los dirigentes históricos. Fue él quien hizo el comentario de que ayudar a los problemas de corazón de Machado Ventura representaría un "buen servicio" para la patria. Fue arrestado el pasado 1 de marzo.

Conrado Hernández fue detenido el 14 de febrero junto a su esposa en el aeropuerto de La Habana. El 27 de febrero la oficina de la SPRI en La Habana fue sometida a un registro, y la policía se incautó de numerosos documentos. Según se dice en el vídeo, en el momento que se llevaba a España fotos y grabaciones de sus supuestos amigos Carlos Lage, de 57 años, Fernando Remírez (57) y Felipe Pérez Roque (44). Dentro y fuera de Cuba, muchos los consideraban el relevo de la revolución.

Fuente: La Nueva Cuba

Cuba : Declara Obama destitución de Zelaya en Honduras no es legal...

Declara Obama destitución de Zelaya en Honduras no es legal
El presidente Barack Obama.


(Radio Martí) — El presidente Barack Obama dijo el lunes que el Gobierno estadounidense considera que el golpe de Estado en Honduras no es legal y que el derrocado mandatario Manuel Zelaya sigue siendo el líder del país centroamericano.


Obama agregó que si Zelaya no es reinstalado como presidente de Honduras, quedaría sentado un terrible precedente y que trabajará con la Organización de los Estados Americanos y con otros países e instituciones para lograr la vuelta de Zelaya al Gobierno.

Las declaraciones de Obama se produjeron luego de una reunión en el salón Oval con el presidente de Colombia, Alvaro Uribe.

Desde Washington, Luis Alberto Muñoz reporta.

Cuba : Raúl Castro pide a Obama demostrar ‘con hechos' su apoyo a Zelaya...

Raúl Castro pide a Obama demostrar ‘con hechos' su apoyo a Zelaya

Raúl Castro conversa con el presidente venezolano durante la reunión de los líderes del ALBA, en Nicaragua, para para analizar el golpe de estado en Honduras.
Raúl Castro conversa con el presidente venezolano durante la reunión de los líderes del ALBA, en Nicaragua, para para analizar el golpe de estado en Honduras.
AP

La Habana

El presidente de Cuba, Raúl Castro, hizo el lunes un llamado al Gobierno de Estados Unidos para que apoye "con hechos, no con palabras'' al destituido presidente de Honduras, Manuel Zelaya.

''Creo en la sinceridad del presidente (Barack) Obama, pero debe demostrarlo con hechos, no con palabras'', dijo Castro en referencia al rechazó pronunciado por Obama contra el golpe de Estado en Honduras y su respaldo a Zelaya como gobernante legítimo.

Raúl Castro llegó el lunes sorpresivamente a Nicaragua, donde se reunió con mandatarios de al menos 15 naciones del continente americano para dar su apoyo a Zelaya, destituido por el Parlamento de su país el domingo, que nombró en su lugar a Roberto Micheletti.

Según el gobernante cubano, el golpe de Estado a Zelaya, quien había sido detenido y expulsado del país por los militares, es una ofensa en contra de todos los pueblos y no puede quedar impune.

''Es un conflicto que trasciende las fronteras de Honduras y el regreso al peligro de dictaduras militares. Sin apoyo popular y con el rechazo absoluto de los gobiernos latinoamericanos no hay golpista que se resista'', señaló Castro.

El presidente estadounidense insistió en una rueda de prensa en Washington en que para Estados Unidos Zelaya "sigue siendo presidente de Honduras''.

También la Asamblea General de las Naciones Unidas, en cuya tribuna hablará el depuesto mandatario mañana, examinó el "indignante ataque contra la democracia hondureña'', según palabras de su presidente, el nicaragüense Miguel d'Escoto.

Fuente: EFE

Cuba : Hondureños en Miami apoyan golpe a Zelaya...

Hondureños en Miami apoyan golpe a Zelaya

En el pasado, las reuniones de los hondureños en Miami por lo general eran manifestaciones discretas que pedían reformas a las leyes de inmigración y recaudaciones de caridad.

Pero la separación del poder a la fuerza, respaldada por los militares, del presidente hondureño Manuel Zelaya el domingo galvanizó a los hondureños que viven en Estados Unidos.

"Somos un grupo fuerte en el sur de la Florida y nuestra voz debe apagar toda la negatividad que se está diseminando'', dijo Francisco Portillo, presidente del grupo Francisco Morazán, que ayuda a los inmigrantes hondureños en muchas cosas, desde llenar documentos de inmigración hasta inscribirse para votar.

En el sur de la Florida hay una de las poblaciones hondureñas más numerosas de Estados Unidos: 49,200 hondureños viven en Miami-Dade según los cálculos del 2007, y hay otros 4,000 en Broward.

En su mayoría vinieron durante los años 80, huyendo de la pobreza y agitación política que agobiaba a países vecinos centroamericanos como El Salvador y Nicaragua.

Otra ola de inmigrantes siguió en 1998 después del huracán Mitch, que acabó con la infraestructura del país y cuyos efectos todavía son visibles. Fue debido a Mitch que muchos hondureños pudieron quedarse en Estados Unidos con la ayuda de un estatus temporal.

La mayoría se asentó en comunidades obreras como La Pequeña Habana, Allapattah y Hialeah. Sus influencias se ven especialmente en segmentos de la Calle Ocho y Flagler, donde tiendas y restaurantes hondureños llevan carteles con la bandera azul y blanca de Honduras.

Fue en restaurantes como Los Paisanos, en 824 W. Flagler St., que los hondureños se enteraban de las últimas noticias por CNN en Español durante del almuerzo.

"Todos estamos entusiasmados'', dijo Mauricio Andino, quien vino hace 15 años de Tegucigalpa. ‘‘Somos un pequeño país que demuestra al mundo que no toleraremos el comunismo y que no nos dejaremos intimidar por nada de lo que esos otros comunistas tengan que decir sobre nosotros''.

Durante la presidencia del presidente Manuel Zelaya, mientras estrechaba sus relaciones con otros líderes latinoamericanos de izquierda como el presidente venezolano Hugo Chávez, muchos en la comunidad hondureña del sur de la Florida comenzaron a establecer paralelos entre las dos mayores comunidades exiladas del sur de la Florida: cubanos y venezolanos.

"Una vez que vi cómo se estaba amigando con Chávez y con Castro, me preocupé de que nos llevaría por el mismo camino de miseria'', dijo Rosmery Alonzo Roques mientras almorzaba en Los Paisanos. "Hay demasiada pobreza en el país para que ande viajando todo el tiempo para fotografiarse con Chávez y con Fidel Castro. Se debía haber preocupado por su propio pueblo''.

Incluso en una marcha celebrada el lunes por la tarde en Coral Way, junto a la bandera de Honduras se agitaban banderas cubanas, mientras numerosos exiliados cubanos expresaban su apoyo por la manera en que las fuerzas armadas de Honduras manejaron la separación de Zelaya del poder.

"Yo estoy aquí para apoyar a mis hermanos hondureños porque ellos hicieron lo que los cubanos debieron hacerle a Fidel Castro hace mucho tiempo'', dijo el exiliado cubano Sergio Ríos, quien cargaba sobre el hombro una gran bandera cubana.

"Ellos se aseguraron de romper cualquier vínculo con el comunismo. Ojalá que otros sigan su ejemplo''.

Fuente: The Miami Herald