Monday, July 6, 2009

Cuba : Hemeroteca ( New York Times ) New York...

Honduras Is Rattled as Leader Tries Return

Dario Lopez-Mills/Associated Press

Soldiers clashed Sunday with supporters awaiting the ousted Honduran leader, Manuel Zelaya.


Published: July 5, 2009

TEGUCIGALPA, Honduras — An airborne drama that held Honduras in suspense for most of the day ended Sunday evening with the ousted president’s plane circling over the airport here in the capital, where soldiers and riot police officers blocked the runway and used tear gas and bullets to disperse supporters who had awaited what was supposed to have been his triumphal return.

Eduardo Verdugo/Associated Press

Supporters of the ousted Honduran president, Manuel Zelaya, gathered Sunday at the airport in the capital, Tegucigalpa, and were met by security forces.


Jose Cabezas/Agence France-Presse — Getty Images

Hondurans carried a man shot dead on Sunday by soldiers outside the airport in Tegucigalpa.

As the plane carrying the ousted president, Manuel Zelaya, swept in low and made two passes over the city, cheers erupted from the crowds below. An air force jet then streaked across the sky and Mr. Zelaya’s plane flew off to Nicaragua, where he made a brief stopover before heading to El Salvador.

“The runway is blocked,” Mr. Zelaya said in an interview from the sky that was broadcast over loudspeakers to his supporters on the ground. “There is no way I can land.”

He vowed to make another attempt soon.

Despite the anticlimax of the landing efforts, diplomatic efforts to resolve the crisis seemed to move forward.

Earlier in the day, the interim president in Honduras, Roberto Micheletti, said he was willing to negotiate with the Organization of American States, the group that suspended Honduras on Saturday night for ousting the president. It remained unclear whether Mr. Micheletti’s proposal represented a breakthrough, as some Obama administration officials said might be the case.

Mr. Zelaya’s return to Honduras, however, was out of the question, officials said. The leaders who expelled Mr. Zelaya in an early-morning coup last Sunday had bluntly declared that the plane carrying the deposed president and other aircraft accompanying it would be denied permission to enter Honduran air space. “If he pushes it, there will be 10,000 people on the runway to prevent him,” said Enrique Ortez, foreign minister of the caretaker government.

But Mr. Zelaya went ahead anyway. He boarded a Venezuelan plane in Washington on Sunday afternoon with the United Nations General Assembly president, Miguel d’Escoto Brockmann, and a small group of advisers and others. As he flew, large crowds gathered at the airport in Tegucigalpa to greet him.

When hundreds of demonstrators tried to gain access to the airport, the soldiers at one of the runways began firing. At least one protester was killed and eight people were injured, rescue officials said.

Adding to the tensions, Mr. Zelaya was giving interviews from the air as he approached Central America. “No one can obligate me to turn around,” he told Telesur, a Venezuelan network that had reporters on the plane. “The Constitution prohibits expelling Hondurans from the country. I am returning with all of my constitutional guarantees.”

The presidents of Ecuador, Paraguay and Argentina as well as José Miguel Insulza, the secretary general of the O.A.S., were flying in a separate plane and they had plans to land only if Mr. Zelaya’s plane landed safely.

As Mr. Zelaya’s plane neared the airport, he addressed the military directly on live television, asking soldiers to return their loyalty to him “in the name of God, in the name of the people, and in the name of justice.”

But soldiers and military vehicles blocked the runway, making a landing impossible.

The flyover infuriated some members of Honduras’s air force. “That was a flagrant violation of our sovereignty by a Venezuelan aircraft,” said an air force officer who spoke on the condition that he not be identified. “They entered our airspace without permission and they were flying lower than allowed. It was an act of provocation.”

Tensions were high throughout the region. Mr. Micheletti said that Nicaraguan troops had been observed near the Honduras border, which he called a provocation. He called on President Daniel Ortega of Nicaragua to withdraw the troops and vowed to defend Honduran territory.

But Mr. Ortega denied in a radio interview that any troops were massing, and American officials in Washington said they lacked any information of Nicaraguan troop movements.

Even as they vowed to discuss the matter with the O.A.S., members of the new government did not back off a bit from their contention that the ouster of Mr. Zelaya by the army was legal and that under no circumstances would he be allowed to complete the final six months of his presidency.

Mr. Micheletti said he was concerned that Mr. Zelaya’s arrival in the country would cause violence. “We don’t want internal conflicts,” he said. “We don’t want bloodshed and this could be the consequence of his coming back.”

Awaiting him upon return, Mr. Micheletti said, were 18 arrest warrants for treason, abuse of authority and other charges. The new government said Mr. Zelaya had broken the law by pushing ahead, even when the courts ordered him not to, with a referendum on whether to change the Constitution. Critics feared he intended to extend his rule past January, when he would have been required to step down.

But even as Mr. Zelaya’s flight approached Honduras, a flurry of diplomatic efforts were under way to try to stop the crisis from spinning out of control.

In a possible reciprocation of the de facto government’s offer to talk, the O.A.S. shifted away from a strategy that prohibited its diplomats from speaking with Mr. Micheletti. For the first time, officials indicated that the organization would open direct channels of communication.

In a telephone interview, a senior Obama administration official said that the United States, worried about the worsening tensions on the streets of Honduras, was also beginning its own diplomatic efforts, in coordination with the O.A.S., to get the negotiations with the de facto government moving sooner rather than later. The officials would not give details of their efforts.

“This is an extremely difficult and delicate situation,” the senior administration official said, speaking on condition of anonymity, “and from our point of view, speed is of the essence.”

Marc Lacey reported from Tegucigalpa, and Ginger Thompson from Washington.

Cuba : Un golpe por la democracia...

Foto Reuter 30-6-09

Un golpe por la democracia

Por Jaime Daremblum

July 3rd, 2009 · 6:54 pm · Sin comentarios

The Weekly Standard, 2 de julio de 2009

Decir que en Latinoamérica la gente es sensible al tema de los golpes militares sería un eufemismo. Debido a las historias a menudo tumultuosas y sangrientas de sus respectivos países, los latioamericanos tienen una fuerte aversión a cualquier cosa que se parezca a una inteferencia de los militares en la política civil. Los recientes sucesos en Honduras han impactado a muchos latinoamericanos como un retorno a los nefastos viejos tiempos cuando generales sedientos de poder defenestraban rutinariamente a los funcionarios electos y pisoteaban la democracia.

Sin embargo, un examen más detenido indica que la salida del poder del presidente hondureño Manuel Zelaya tiene muy pocas semejanzas con el golpe militar latinoamericano tradicional. En realidad, no fue un “golpe”, sino una reacción a un líder que había pisoteado la ley e intentado realizar un referendo ilegal sobre reforma constitucional. La destitución de Zelaya fue sancionada por el Congreso, la Corte Suprema, el Tribunal Electoral y el fiscal general de Honduras.
Zelaya empezó todo este embrollo cuando ignoró un dictamen de la Corte Suprema e intentó utilizar tácticas de asalto con turbas para imponer su voluntad en el sistema político hondureño. Cuando el alto tribunal le comunicó que su propuesto referendo era inconstitucional, Zelaya actuó como si él estuviera por encima de la ley.
El General Romeo Vásquez, jefe de las fuerzas armadas, se negó a participar en la artimaña antidemocrática del Presidente y por ese “delito” fue cesado en el cargo. La Corte Suprema objetó el despido de Vásquez, punto en el cual Zelaya y una turba de sus partidarios irrumpieron en una base militar para apoderarse de las boletas del referendo. Informaciones periodísticas acerca de agitadores armados venezolanos y nicaragüenses sugerían la involucración de Hugo Chávez y Daniel Ortega en lo que ya era un grosero abuso de poder. Zelaya y sus turbas callejeras se preparaban para escenificar la votación cuando el presidente fue detenido por soldados hondureños y enviado en un avión a Costa Rica.

A muchos latinoamericanos les ha consternado el hecho de que Zelaya fuese arrestado y enviado al exilio por oficiales del Ejército. La participación de ese cuerpo armado fue realmente dañina desde un punto de vista simbólico. Pero fue la Corte Suprema quien autorizó a los militares a desempeñar ese papel.

“Me siento mal por lo que ha pasado”, dijo al Miami Herald el General Vásquez. “Me esforcé por aconsejarle al presidente que buscara una vía legal. Pero no hubo manera de convencerlo. Y nadie está por encima de la ley”.Vásquez agregó: “Presentíamos que si se quedaba en el país ocurrirían cosas peores y habría derramamiento de sangre. Él ya estaba actuando por encima de la ley”.

Hablemos claro: el referendo illegal de Zelaya era un obvio ataque a la democracia. Formaba parte de un esquema más amplio para reescribir la constitución hondureña, eliminar los límites al mandato presidencial y extender su gobierno. Son las mismas tácticas que han utilizado o propuesto los líderes populistas en Venezuela, Nicaragua, Bolivia, y Ecuador. Todos esos países se han alejado de la democracia hacia un estilo de gobierno más autoritario.
Venezuela es hoy una cuasi-dictadura, donde el Presidente Chávez ha demolido los medios de comunicación independientes, corrompido al poder judicial y convertido a la legislatura en un cuño seguro para sus proyectos.

Mientras que numerosos líderes foráneos han denunciado la deposición de Zelaya, Chávez ha sido el que más ha vociferado. Debe recordarse que a principios de los 90 fue sentenciado y cumplió algún tiempo en prisión por liderar un intento de golpe en Venezuela. Hoy, su enconada reacción y sus salvajes amenazas indican cuánto está en juego en Honduras.
Zelaya era un estrecho aliado del venezolano. Su destitución representa una importante derrota para la ” revolución bolivariana” que Chávez ha promovido en los países de la región. Si las instituciones democráticas de Honduras prevalecen en sus esfuerzos por bloquear el retorno de Zelaya, se habrán anotado una histórica victoria contra el chavismo. Gobiernos y politicos de América Latina tomarán nota. Y puede que se vuelva mucho más difícil para Chávez y sus acólitos subvertir la democracia.

Desde la partida de Zelaya, los legisladores hondureños han seguido escrupulosamente los procedimientos de rigor. Tanto el poder legislativo como el judicial han defendido el imperio de la ley y actuado de conformidad con la constitución nacional. Los legisladores nombraron presidente interino al hasta entonces líder del Congreso, Roberto Micheletti.
Micheletti ha confirmado que las elecciones nacionales tendrán lugar como estaba previsto, en noviembre. En una llamada en conferencia con reporteros el lunes, Micheletti dijo que las autoridades hondureñas no podían permitir que Zelaya arrastrara a su país al “comunismo o el socialismo”.

No obstante, los observadores extranjeros continúan protestando. La hipocresía de ciertos críticos es asombrosa. Considere por ejemplo a José Miguel Insulza, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA). Insulza ha condenado con ferocidad la destitución de Zelaya,a la que llama, con intención desorientadora “un típico golpe a la antigua”, y ha prometido suspender a Honduras de la OEA si no restaura el ex presidente en el cargo en un plazo de 72 horas.
Lástima que Insulza sufra de indignación moral selectiva: mientras que ahora condena a las autoridades hondureñas por actuar para salvaguardar su democracia, ha mantenido la boca cerrada en relación con verdaderos asaltos a la democracia en países como Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Ecuador.

He aquí los hechos más importantes que deben recordarse a propósito de Honduras: Zelaya intentó realizar un referendo inconstitucional. La Corte Suprema lo impugnó por eso, Zelaya adoptó tácticas de turbas y lanzó su propio golpe contra la democracia. De manera deliberada y clara quebrantó la ley. Con respaldo judicial, el ejército procedió a detenerlo. Si quieren un culpable de lo sucedido en Honduras, culpen a Manuel Zelaya.

Jaime Daremblum, embajador de Costa Rica en Estados Unidos desde 1998 a 2004, es el director del Centro de Estudios Latinoamericanos del Instituto Hudson.

[Traducción: Rolando Cartaya]

Fuente: Cuba Libre Digital/ ilustra LPP

Cuba : Tiroteo en aeropuerto de Tegucigalpa dejó dos muertos...

Tiroteo en aeropuerto de Tegucigalpa dejó dos muertos

Partidarios del presidente depuesto Zelaya intentaron tomar la cabecera de pista del aeropuerto. La Policía se los impidió. Dos manifestantes fueron alcanzados por disparos, adelantó Débora Plager, enviada especial de C5N


Crédito: AP

En Tegucigalpa, la policía lanzó bombas lacrimógenas a la multitud de manifestantes concentrada en los alrededores del aeropuerto.

La televisora local Canal 36 mostró a miles de simpatizantes de Zelaya que intentan derribar una cerca metálica del lado sur del aeropuerto, mientras que la radio Globo reportó varios heridos de bala.

Miles de seguidores del gobernante depuesto llegaron al terminal aéreo tras participar en una marcha de por lo menos un kilómetro de longitud. En el tejado del edificio se vieron apostados varios francotiradores.

Fuente: Infobae

Impidamos un baño de sangre en Honduras...

Foto AP


Impidamos un baño de sangre en Honduras

El embajador norteamericano en Honduras, Hugo Llorens, un diplomático extremadamente competente, intentó con toda seriedad que el Congreso no destituyera al presidente Manuel Zelaya. Cuando se le agotaron los argumentos y las presiones, hizo algo que lo enaltece ante lo que parecía inevitable: protegió en su residencia al hijo del gobernante para salvarlo de cualquier desenlace violento.

Afortunadamente, la expulsión de Zelaya de la presidencia y del país ocurrió de manera incruenta. No fue exactamente un golpe militar: el ejército obedeció las órdenes de la Corte Suprema ante las continuadas violaciones de la ley de un gobernante empeñado en hacerse reelegir, aunque violara la Constitución, y en arrastrar al país al campo chavista del ''socialismo del siglo XXI'' contra la voluntad de sus compatriotas.

No obstante, parece que todavía hay algo peor que el deprimente espectáculo de un presidente libremente electo que es forzado a abandonar el país a punta de fusil: tratar de imponer su regreso por la fuerza. Si Zelaya pone un pie en el país lo van a detener y acusar de diecisiete delitos diferentes que probablemente ha cometido. Lo van a encarcelar y va a ser muy embarazoso para quienes, irresponsablemente, decidan acompañarlo en esa loca aventura.

Esto es gravísimo. Esa situación, agitada por Hugo Chávez y por Daniel Ortega, que ya hablan de invasiones y de recurrir a la fuerza, puede desencadenar un baño de sangre en el país y destruiría la débil institucionalidad política trabajosamente lograda desde hace tres décadas, cuando terminó, felizmente, la época de las dictaduras militares. Lo ha dicho Peter Hakim, presidente del Diálogo Interamericano, sin abandonar su condena enérgica a la forma en que fue destituido: ``Zelaya está peleado con todas las instituciones del país. Realmente, él no está en condiciones de gobernar''.

Y es cierto. Según el encuestador mexicano Mitofsky, en una investigación llevada a cabo en abril, el gobernante más impopular de América Latina era Manuel Zelaya. Sólo el 25% del país lo respaldaba, mientras otra encuesta diferente revelaba que el 67% jamás votaría otra vez por él. ¿Por qué? Porque los hondureños le achacaban una profunda corrupción, le suponían vínculos con el narcotráfico, especialmente el proveniente de Venezuela, como revela el ex embajador norteamericano ante la OEA Roger Noriega en un documentado artículo publicado en su blog, y porque la violencia y la pobreza, los dos grandes flagelos que castigan al país, han aumentado dramáticamente durante sus tres años y medio de gobierno.

Sencillamente, la inmensa mayoría del país, sin exceptuar a los sectores más populares, los dos grandes partidos políticos (incluido el del propio Zelaya), las iglesias cristianas, los otros estamentos del Estado y las fuerzas armadas no lo quieren como presidente, aunque todos concordaban en que debía terminar su mandato y dejar el poder en enero de 2010. Sin embargo, no estaban de acuerdo en que vulnerara las leyes para tratar de perpetuarse en la presidencia, como ha hecho Hugo Chávez y tratan de hacer Daniel Ortega, Evo Morales y, probablemente, Rafael Correa. Los hondureños, sin la menor duda, no quieren seguir el camino del caudillismo colectivista y antioccidental, aliado a Irán, Cuba y a Corea del Norte, que preconiza Hugo Chávez.

¿Qué hacer en estas circunstancias? Lo peor, insisto, es recurrir a la fuerza contra la voluntad del propio pueblo. El gobierno del presidente interino Roberto Micheletti ya está llamando a los reservistas y el ejército se prepara para defender la soberanía nacional. Se calienta el discurso nacionalista y empieza a forjarse entre los ciudadanos una mentalidad de ''defensa de la patria'' frente a los enemigos exteriores. La inmensa mayoría piensa que en el extranjero, hábilmente impulsados por los chavistas, se está preparando una agresión, en la que inexplicablemente esta vez están implicados los norteamericanos del lado de los enemigos de la democracia y el respeto a la ley. Si estalla el conflicto, uno de los países más pobres de América sufrirá la sangría que ya padecieron Guatemala, El Salvador y Nicaragua durante la guerra fría.

Sin embargo, hay una solución satisfactoria al alcance de casi todos: adelantar las elecciones generales previstas para noviembre. Ya existen los candidatos, libremente elegidos en primarias abiertas, y ambos gozan de mucha popularidad. ¿Para qué precipitar irresponsablemente a esa sociedad en un torbellino de violencia? Una vez seleccionado el nuevo gobierno, provisto de la legitimidad que genera un proceso democrático, los hondureños podrán dejar en el pasado este lamentable episodio. Eso es lo mejor para casi todas las partes en conflicto. Mel Zelaya habría perdido la partida, pero los hondureños no pagarían con su sangre el precio de los errores y las violaciones de la ley de un mal gobernante.

Fuente: El Nuevo Herald


www.firmaspress.com

Cuba : Aterriza Manuel Zelaya en Managua...

Aterriza Manuel Zelaya en Managua
El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya.

(Radio Martí) — El avión que trasladaba al depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, aterrizó este domingo en Managua y no en El Salvador como había anticipado el mandatario, informó la presidencia salvadoreña.


El secretario nacional de comunicaciones de la presidencia, David Rivas, declaró que el presidente Zelaya se dirigió a Managua y por lo tanto ya no va a El Salvador.

Según Rivas, desde Managua, Zelaya se comunicará con el secretario general de la Organización de los Estados Americanos, José Miguel Insulza, y los presidentes de Argentina y Ecuador que se encuentran en el aeropuerto de El Salvador.

Los mandatarios analizarán el frustrado retorno de Zelaya a Tegucigalpa este domingo luego de que los militares hondureños colocaron camiones en la pista del aeropuerto de Toncontin para impedir el aterrizaje del jet venezolano que trasladaba al depuesto mandatario.

Por otro lado, el nuevo Gobierno de Honduras extendió el toque de queda en el país luego de incidentes que se produjeron entre seguidores del depuesto presidente, Manuel Zelaya, y militares que tomaron el Aeropuerto Toncontín.

El portavoz de la presidencia, René Zepeda informó que el gobierno decidió adelantar el toque de queda a partir de las 7 de la noche hasta las 5 de la madrugada en busca de alentar la tranquilidad y la paz en el país.

El toque de queda regía en los días previos desde las 10 de la noche hasta las 5 de la mañana.