Friday, July 31, 2009

Cuba Sin Los Castros...


Un dictador, todos los dictadores

En Venezuela se vende la más extraña biografía de Hugo Chávez que uno pueda imaginarse. Se trata de un libro titulado ``El Dictador'' que resume con prosa eficaz, abundantes datos y gran sutileza las vidas de siete tiranos muy diferentes entre ellos, pero también, en alguna medida, muy parecidos: Mussolini, Stalin, Trujillo, Hitler, Mao, Fidel y Franco (el más atípico y silencioso de todos). Chávez no figura en la nómina, pero la gran discusión nacional consiste en acertar a cuál de esos personajes se parece más el pintoresco gobernante. Aparentemente, la opinión más repetida es que el militar venezolano es un cruce entre Mussolini (histriónico, voluntarioso) y Castro (inconteniblemente locuaz, carente de escrúpulos, poseído por iniciativas disparatadas que siempre acaban en el fracaso).

El autor, Ramón Guillermo Aveledo, es un ensayista, abogado, periodista y profesor universitario que conoce las entrañas del poder político. Fue tres veces congresista por el partido de los democristianos y presidió la Cámara de Diputados en dos ocasiones. En su país tiene fama merecida de hombre serio y honrado. Cuando escribió su obra se propuso no mencionar ni una vez a Hugo Chávez para dejar las especulaciones y las cábalas a sus compatriotas. Intentaba, simplemente, descubrir, si los había, los rasgos que unificaban a esta tremebunda colección de tiranos. A su manera, el libro era una incursión en una rama triste y novedosa de la antropología política: la tiranología. Los lectores lo convirtieron en una charada.

Parece indudable que los tiranos comparten ciertas características. Suelen tener una hipertrofiada autopercepción rayana en el narcisismo. Se creen infinitamente mejor dotados que sus compatriotas. Hablan horas y horas porque disfrutan escuchándose. ¡Son tan brillantes! Eso los lleva a confiar más en sus propias intuiciones que en el consejo de sus asesores. Incluso, rechazan la idea de tener asesores. Eso sería admitir que hay unas personas más perspicaces y competentes que ellos.

Los dictadores, además, carecen de empatía: no consiguen imaginarse ni les importa el dolor del otro. El otro, incluso, debe entender dulce y comprensivamente que le conviene sufrir por la sabia decisión tomada por el líder. A Mao lo traía sin cuidado la muerte de millones de personas. ¿Qué significa una montaña de cadáveres ante la realización de una epopeya histórica en la que él era el principal protagonista? Por eso los tiranos pueden matar a sus adversarios, torturarlos, encerrarlos en calabozos o humillarlos sin el menor vestigio de remordimiento. Por eso son capaces de castigar a sus partidarios cuando creen adivinar el menor síntoma de debilidad. Sin embargo, simultáneamente, se sienten motivados por una intensa solidaridad con el género humano. Aman a la especie en abstracto, pero desprecian al prójimo de carne y hueso.

Para ellos las relaciones de poder están fundadas en la obediencia incondicional y en la percepción de la admiración. El dictador necesita saber que su subordinado lo venera sin el menor elemento de duda. De eso se alimenta su insaciable ego. Son patológicamente suspicaces. Cuando creen adivinar una cierta debilidad en la intensidad de la adoración de alguna persona de su entorno, comienzan a sospechar de sus intenciones. Es la paranoia del dictador. Stalin la tenía en grado sumo. Fidel Castro se precia de mirar a los ojos de las personas, taladrarlas inquisitivamente y poder adivinarles sus más secretas intenciones. Esa supuesta capacidad para leer la mente se transforma en miedo. En las tiranías, la militancia no es una emoción controlada por el corazón, sino por la vejiga.

n efecto, quienes se mueven en el círculo íntimo de los tiranos viven estremecidos por el terror. Temen que el dictador adivine sus verdaderos sentimientos. Esto los lleva a extremar sus muestras de sometimiento y adulación. Esa incómoda disonancia generalmente se convierte en un desagradable malestar psicológico. Fingir constantemente es una actitud contra natura que acaba por generar trastornos neuróticos. El dictador, por su parte, disfruta intimidando a sus subordinados. Le gusta que lo teman. Lo excita, como sucede en las relaciones sadomasoquistas. Eso aumenta su sensación de poder y superioridad.

¿Cuál es el peor de los dictadores biografiados por Ramón Guillermo Aveledo? Probablemente, Mao. Tal vez, Hitler. El dominicano Trujillo fue muy cruel, pero la distancia que lo separa de Mao o de Hitler es la que va de un pequeño carnicero a unos genocidas enloquecidos. Todos, sin embargo, se parecen.

www.firmaspress.com

Cuba : Preso político del Grupo de los 75 se niega a recibir visita familiar...

Preso político del Grupo de los 75 se niega a recibir visita familiar
José Daniel Ferrer García prisionero de conciencia.


(Radio Martí) - El prisionero de conciencia José Daniel Ferrer García, condenado a 25 años de privación de libertad renunció a la visita familiar, en protesta por las condiciones de reclusión en la Prisión Provincial de Las Tunas.


Según la familia, el joven opositor, miembro del Movimiento Cristiano Liberación, responzabilizó a las autoridades del penal, así como al gobierno por lo que pueda suceder.

Amelia García, madre del disidente, pidió a las autoridades a que se abstengan de hostigar tanto a los presos como a sus familiares.

Por su parte, la hermana del prisionero de conciencia, Ana Belkis Ferrer García dijo que su hermano rechaza el trato arbitrario y severo que recibe en la cárcel.

También la esposa del activista, Belkis Cantillo Ramírez, manifestó su preocupación por la situación de su ser querido.

La familia de Ferrer García agradeció a la comunidad internacional y al exilio cubano por las gestiones y solidaridad expresadas.

José Daniel Ferrer García, gestor del Proyecto Varela, fue condenado a veinticinco años de prisión, durante la Primavera Negra de Cuba, en el año 2003.

José Luis Ramos amplía la noticia.

Cuba Sin Tiempo ...



COMPUTATUM IN TERMINO


CONTEO REGRESIVO



Por Oswaldo Yañez *
Ciudad de La Habana
Analista
La Nueva Cuba
Julio 26, 2009


Sir Francis Bacon escribió que para que la luz brille con intensidad la oscuridad debe estar presente, la ausencia de luminosidad, tanto física como moral, es pandemia en mi patria y al amparo de las sombras se perpetran a diario los atropellos más insospechados, la gravedad de los desmanes es de mayor calado debido a la impunidad que indefectiblemente los acompaña.

Mientras la comisaria Benita Ferrero visitaba La Habana, el Dr. Darsi Ferrer se convertía en un preso político y casi de inmediato, a pesar de estar en un estado de salud lamentable por las golpizas recibidas, se declaró en huelga de hambre, ningún organismo internacional ha solicitado su inmediata e incondicional liberación, yo la exijo con toda la vehemencia de la que soy capaz, libertad que deseo que compartan el resto de presos políticos y de conciencia.


El episodio del Doctor Ferrer es una más de las incontables detenciones, golpizas, amenazas, registros y decomisos ilegales que se practican sobre los disidentes y opositores pacíficos a lo largo y ancho de todas las provincias cubanas, esta situación es ignorada sistemáticamente por la ONU y la OEA, los inoperantes organismos internacionales y debido a su injustificable silencio Ariel Sigler Amaya morirá en prisión, si Dios no lo remedia.



La focalización de las noticias internacionales en el asunto de Honduras hace que los cuerpos represores aprovechen la coyuntura para hacer un poco más insoportable, si cabe, la insostenible presión sobre los opositores y disidentes al castrismo, al amparo del eclipse noticioso se producen las más terribles violaciones a los derechos humanos que uno pueda imaginar y todas, aunque se sepa, son desconocidas extramuros de mi patria.


Escuchando las declaraciones de los pretendidos herederos del castrismo latinoamericano, que fungen como presidentes en algunos países para mayor desgracia de sus pueblos, se hace evidente que la desfachatez, la doble moral y la hemiplejia de la que adolecen los caudillos populistas, debería incapacitarles para representar a sus ciudadanos ya que todo lo que piden para los hondureños es lo que ellos les han hurtado a sus compatriotas y en Cuba adolecemos ya hace más de diez lustros, al parecer nosotros estamos fuera de la ecuación y asombrosamente la comunidad internacional cuenta con su beneplácito.


Las órdenes dictadas desde Caracas por consejos alentados desde la capital de mi patria es que el depuesto presidente hondureño debe hacer mucho ruido apoyándose en los agentes infiltrados desde Venezuela y Guatemala con asesoramiento de la inteligencia cubana, se augura que el sombrero presidencial llegará a la frontera bajo la capa protectora de periodistas afines mientras se producen disturbios, si hay muertos mejor, una vez en ella intentará entrar y saldrá rápidamente para no ser detenido pues desde la cárcel no se pueden enviar reportes y eso silenciaría definitivamente la crisis.


En realidad la inteligencia cubana busca la inestabilidad de la región y que en perspectiva se vislumbre una posible guerra que incremente el precio del barril de crudo para que los que llegan desde Venezuela puedan ser vendidos a un precio mejor y pongan un parche momentáneo a la bancarrota de la revolución castrista, la gira del Empecinado no ha buscado otra cosa que oxígeno en forma de petrodólares y créditos, quienes dicen que la cosa está muy mala por aquí en realidad saben que no puede ir peor, o quizás si...


La desesperada situación que se padece, no sólo en La Habana, sino en el resto de las provincias en cuanto a las condiciones de vida, referidas a la habitabilidad de las viviendas, la carestía de agua e insumos alimentarios, los apagones, la insostenible inseguridad y violencia cotidiana hacen que hasta los más ímprobos castristas sucumban al delito, cada cual hace lo necesario para subsistir y eso produce situaciones que si no fuera por lo trágico del contenido serían dignas de la mayor de las hilaridades, que los policías roben la comida de los agentes caninos mientras la prensa se hace eco de inseminaciones artificiales a los animales del zoológico constata que la desinformación ya no da más de sí.


Para reclamar al desgobierno soluciones ante tanto dislate, carencias de todo tipo e injusticias palmarias se han ido constituyendo los gobiernos municipales de oposición en Santiago de Cuba, Camagüey, Placetas, Artemisa y varias localidades en la Isla de los Pinos, una iniciativa que podría aglutinar a el pueblo en torno a los ediles opositores viendo como defienden sus derechos, algo similar se vivió en Holguín, cuando los opositores al castrismo impidieron en varias ocasiones algunos injustificados desalojos de indefensos vecinos, una semilla que puede germinar...


Aunque hay cosas que desafortunadamente no cambian, misteriosamente Cuba es uno de los pocos países del mundo que incrementa la entrada de turistas, eso sí, de los que jamás vuelven, el deterioro de los servicios turísticos es de tal enjundia que no hay visitante que no se marche defraudado pues de lo que le prometieron en origen a lo que se encuentra en destino hay una diferencia que hace que todos protesten en mayor o menor medida.


A pesar de ello cubatravel paga sus anuncios en Euronews, TVE y otras cadenas televisivas, quien sabe si a cambio de que las noticias sobre mi patria sean siempre amables y se omita lo molesto, acaso llegaron a un acuerdo en especias o en carne, con el yernísimo al mando de GAESA cualquier cosa es posible, pero resulta incomprensible que en estos tiempos tan funestos que vivimos los dirigentes estén de gira y en algunos rubros se gaste a chequera abierta, a sabiendas de que en la cuenta no hay fondos más que para el generalato y los cuerpos represivos.


Nuevamente debo culminar mis letras exigiendo la liberación de los presos políticos y de conciencia, un paso previo a la liberación del resto de injustamente encarcelados, puede que sea el momento en que mis compatriotas que disfrutan de la libertad propongan a los noticieros que comiencen el diario noticioso con un conteo regresivo:

cincuenta años, siete meses y veinticuatro días con presos políticos en Cuba, acaso no sea noticia pero es la cruda realidad.

A fronte praecipitium a tergo lupi.

Un precipicio al frente y los lobos a la espalda.


Oswaldo Yáñez.

Ciudad de La Habana.

A veinticuatro de julio del año de la inminente libertad para todos los cubanos.


* Oswaldo Yañez, analista, Ciudad de La Habana.

Fuente: Cortesía La Nueva Cuba