Tuesday, September 15, 2009

Cuba : Hemeroteca ( New York Times ) ...

Issue #27 The Revolution at 50

[The following essay was published by the website RealClearWorld on December 18, 2008 under the title “Obama and the New Cuba.” Earlier issues of this newsletter are here, and you can follow Cuba issues on our blog, The Cuban Triangle.]

“I’m dying to get that piece of land over there,” said a sweat-drenched 20-year-old farmworker in Artemisa, Cuba, pointing to a hectare of land where he wants to plant plantains and vegetables next spring.

If his application is approved, his wage-earning days will end and he will join more than 200,000 private farmers in Cuba who work on their own, sell a production quota to the state, then sell their surplus for profit.

“Now it all depends on God,” he said.

It also depends on a small bureaucracy. Local offices of the agriculture ministry, the small farmers union, and the communist party will all participate in the decision. A local official told me that since October, 241 people applied for land grants in Artemisa, and the first 33 were approved in late November.

Across Cuba, 80,000 have applied for new farmlands for a simple reason: Raul Castro urged them to do so, knowing that Cuba’s private farmers are the island’s most productive. Cuba will spend $2.6 billion on food imports this year, 53 percent more than in 2007, a waste of hard currency in a country that has the land, climate, know-how, and workforce to grow more food.

Hence Raul Castro, who formally assumed Cuba’s presidency last February after temporarily replacing his ill brother in July 2006, is making his first major reform on the farm.

Beyond land grants, he sharply increased prices paid to farmers (beef prices up tenfold, milk threefold), and promises to give 172 new municipal agriculture ministry offices the power to make decisions previously made in Havana or provincial capitals. He hints that the libreta, the ration book that allocates heavily subsidized staples to every Cuban household, may disappear. That step would open the way for cuts in the food distribution bureaucracy, and economists say it would allow the state to subsidize only those Cubans who need it.

If these ideas are implemented completely, they won’t spell capitalism and they may not end all Cuba’s farm woes. But rural Cuba would have more incentives, production, and prosperity as a result.

# # #

The rest of Cuba’s economy is a different story.

When Raul Castro took office, he started raising expectations for change. He called for “structural changes” and removal of “excessive prohibitions” in his first major policy speech on Cuba’s national holiday, July 26, 2007.

He encouraged a debate in workplaces and neighborhood meetings, and a parallel debate emerged on-line among Cubans with e-mail access. It was a national gripe session about official restrictions in all areas of daily life.

Cuba’s official media, as ever, laud economic achievements in communist triumphalist style. The all-news Radio Reloj tells of potato producers exceeding their quota in one province, construction workers in another.

But a change has occurred. In October 2006, the communist youth newspaper documented how cafeterias, repair shops, and other state retail outlets are dysfunctional and often corrupt. The next month, it reported that official unemployment figures, “never a reflection of reality,” understate actual joblessness in one province by a factor of 18. Another report criticized dental care. A columnist cited the fable “The Emperor’s New Clothes” to criticize dull, unanimous debates in Cuba’s legislature.

Raul Castro has discussed Cuba’s demographic woes – low birth rates, a shrinking workforce, and an aging population – that point to a dire future with more retirees depending on fewer workers. He acknowledges that education suffers from a “problem with wages” for teachers. “Theoretical explanations” are not enough to satisfy a worker, he says – it is “very important that his income correspond to his personal contribution.” He pulls no punches about efficiency: “Sometimes in socialism two plus two equals three.” And he may have hinted at an opening to new models of cooperatives or enterprises when he professed admiration for “the great socialist state enterprise,” but averred that other “forms of property and production…can coexist harmoniously because none are antagonistic to socialism.”

# # #

What actions have come from this candor?

Not all Cubans can afford them, but they are now allowed to buy computers, DVD players, and cell phones. They may now stay in hotels previously reserved for tourists. A rule was changed to allow consumers to try to fill prescriptions in the pharmacy of their choice, instead of being limited to the one in their neighborhood.

Enforcement of regulations that affect private taxis has been eased, and new licenses are being granted to some. To address the demographic problem, Cuba is planning to raise its retirement age and allow people to hold more than one job. Slowly, pay schemes that link pay to productivity are being extended to all workplaces.

Other changes are under consideration, but with no timetable.

Officials have long talked about ending Cuba’s two-currency economy, which engenders deep inequalities. But Raul Castro said last September that a five-year deadline “might be audacious.” Last spring, there was talk of ending the requirement that Cubans obtain exit permits to travel abroad. But there is no sign when this idea will emerge from the committee that is studying it, or in what form.

These changes, and the debate that fed expectations of deeper change, took place between July 2007 and the spring of 2008.

Then it seemed as if a curtain came down, and reform momentum stopped. Last July, Raul Castro’s second major address gave no indication of big reforms to come. Apart from the promising start on agriculture reform – with a possible boost from Venezuelan and other investment projects – current measures will not deliver the broad-based growth that Cuba needs. Raul Castro’s policies are not in proportion to the problems he himself has identified.

Why did the curtain come down? Cubans have no explanation except to speculate about “the presence of his brother.” It seems that Fidel Castro’s health and his more orthodox vision have experienced a revival. Fidel still heads the communist party, which Cuba’s constitution calls the “highest leading force of society and of the state.”

So as the 50th anniversary of Cuba’s revolution approaches, the country is stable but Cubans are uncertain about major issues at a turning point in its history.

Who makes the big decisions, President Raul Castro or his brother the ex-president? When will the men who fought and triumphed over Batista in 1959 pass top leadership positions to the next generation? Will economic reform extend beyond agriculture? Will there be a political opening? How long will it take to recover from 2008’s three hurricanes, which left more than half a million homes damaged or destroyed? Why did Raul Castro call for a communist party congress in late 2009, and what does he plan to say?

And what about the new American President?

# # #

Barack Obama will be the first American president born after the triumph of the Cuban revolution, the eleventh to deal with a socialist government in Havana, and the fourth of the post-Cold War era.

When the Soviet bloc collapsed and its economic support for Cuba ended, many thought that the U.S. embargo would exert such punishing pressure as to force Cuba to change. Cuba’s economy nearly collapsed, but political change didn’t come, so Congress started adding more sanctions.

In 1992, Congress tried to deal the final blow with the Cuba Democracy Act, a law that tightened sanctions by blocking overseas subsidiaries of American companies from trading with Cuba. President George H.W. Bush signed it, but it didn’t work.

In 1996, thinking that foreign investment was propping up the Cuban government, Congress placed U.S. sanctions on foreign companies that do business in Cuba. President Clinton signed that law, but it didn’t work either.

President George W. Bush proceeded to tighten sanctions even further.

Among his many measures, he ended people-to-people travel and curbed religious, humanitarian, educational, and cultural exchanges. He limited Cuban Americans to one family visit every three years. He issued Soviet-style rules governing the content of family gift parcels: clothes, personal hygiene items, seeds, fishing equipment, soap-making equipment, and veterinary supplies were no longer allowed, and only food, medicine, medical supplies, radios, batteries, and cell phones may be sent. In the Federal Register, the Administration explained that excessive gift packages “decrease the burden on the Cuban regime to provide for the basic needs of its people.”

In theory, it might be possible for American sanctions to put such a “burden on the regime” that it forces diehard communists to change their policies or abandon power. But only in theory – they’re not called “diehard” for nothing. Politically, this approach has a long history of backfiring by causing Cubans, even those independent of the government, to think U.S. pressure is aimed at them. If U.S. sanctions intend “to destabilize the government by using hunger and want to pressure civic society to revolt, then the strategy is also cruel,” Cuba’s Catholic bishops wrote in 1992. Economically, the Bush sanctions amount to petty harassment at a time when Cuba’s hard currency woes are being eased by massive subsidies from Venezuela, and by aid and credits from China, Vietnam, Brazil, Russia, Europe, Canada, and others.

But the Bush Administration went further. It never used the words “regime change” regarding Cuba, but its signal was clear enough when it issued two reports designed, in Secretary of State Condoleezza Rice’s words, to “accelerate the demise of Castro’s tyranny,” and when it named a “Cuba Transition Coordinator” in the State Department. Two years before Fidel Castro fell ill, an Administration official told reporters that “there will not be a succession” in Cuba, and that “the United States, for one, will not accept a succession scenario.” Cuba, for better or worse, took Fidel’s departure in stride and pulled off a constitutional succession without a hitch. There was no transition to coordinate.

# # #

As a new Administration prepares to take office, it is worth noting that virtually every Bush Administration assumption about Cuba has been dubious or just plain wrong: that its government is “on its last legs;” that Fidel Castro’s absence would prompt systemic change; that U.S. economic sanctions can change Cuba; that it is against American interests for Cuba to be prosperous; that change in Cuba is more likely if Cuba is poor; that U.S. government funding is the best way to make Cuban civil society grow; that American policy somehow isolates Cuba, even as our closest allies and the rest of the world have normal relations with Havana.

President-elect Obama has promised to steer a different course. He will “immediately allow unlimited family travel and remittances to the island” for Cuban Americans, and he promises to “pursue direct diplomacy” with Cuba – but without defining timing, conditions, or agenda.

Those are positive steps. Visits and cash will sustain Cuban families and may help them earn independent livelihoods. Diplomacy can generate cooperation in drug and migration enforcement and environmental protection, and will provide a forum to press human rights concerns.

But if President Obama stops there, he would only have a modified Bush policy. By default, he would be sticking with the fallacy that America can somehow have influence in Cuba while blocking broad contact between our societies. That is the antithesis of American policy toward the Soviet bloc during the Cold War. It makes no sense in the information age, especially not in a country like Cuba where Americans are welcomed and cultural and historical ties are deep.

The most consequential step the Obama Administration could take would be to allow all Americans to travel freely to Cuba. Unrestricted travel will bring a surge in contacts, ideas, and debate between American citizens and private institutions and their Cuban counterparts. The flow of information will increase, as will understanding, in both directions. A more prosperous Cuban economy will buy more U.S. farm exports. Latin America will welcome a sign of a new American diplomacy. And America will gain what it lacks now in Cuba: real influence.

Source: Lexington Institute


____________________________________________

Obama to decide on Cuba embargo

Advertisement

The law used to impose the US trade embargo against Cuba is about to expire.

Tensions between the two countries have eased under President Obama, but he is still insisting on democratic reforms before lifting the embargo.

Source : BBC


Cuba y el Cricket...

Stanford pidió autorizar a Cuba en torneo de cricket

ARCHIVO - En esta foto de archivo del 29 de junio del 2009, el financista multimillonario R. Allen Stanford sonríe al salir de un tribunal federal eh Houston. Stanford, que aguarda juicio acusado de haber orquestado un fraude masivo, gastó medio millón de dólares en una gestión para tratar de que Estados Unidos permitiera la participación de Cuba en su torneo internacional de cricket
ARCHIVO - En esta foto de archivo del 29 de junio del 2009, el financista multimillonario R. Allen Stanford sonríe al salir de un tribunal federal eh Houston. Stanford, que aguarda juicio acusado de haber orquestado un fraude masivo, gastó medio millón de dólares en una gestión para tratar de que Estados Unidos permitiera la participación de Cuba en su torneo internacional de cricket
Pat Sullivan, Archivo / AP Foto

El financista R. Allen Stanford, que aguarda juicio por un fraude masivo, gastó medio millón de dólares en una gestión para tratar de que Estados Unidos permitiera la participación de Cuba en su torneo internacional de cricket.

Según los cabilderos de Stanford, el Departamento del Tesoro rechazó su pedido. El Departamento se negó a confirmarlo aduciendo que no comenta sobre casos individuales.

Entrevistas y documentos obtenidos por la Associated Press indican que Stanford, gran aficionado al cricket, hizo gestiones ante el Departamento del Tesoro y el Departamento de Estado para que aprobase su plan de incluir a Cuba en el torneo del año pasado de cricket en la nación caribeña de Antigua.

Stanford, nativo de Texas que vivió muchos años en el Caribe, se declaró inocente en junio de haber defraudado a inversionistas de 7.000 millones de dólares.

"El cricket es para el Caribe lo que el fútbol estadounidense era para el estado de Texas cuando yo era niño", escribió Stanford e una carta del 2007 a la oficina del Departamento del Tesoro que hace cumplir el embargo comercial contra Cuba.

Para que el deporte del cricket prospere, escribió, "necesitamos suministrar un ambiente para los jugadores jóvenes, talentosos y en ascenso que los mantenga motivados e interesados en desarrollar sus carreras".

Prometió que el equipo cubano y sus jugadores recibirían cualquier premio que ganaran en especie y no en dinero, "ya que estamos conscientes de las restricciones a todo pago directo en efectivo que posiblemente recibiría el gobierno de Cuba".

Fuente: AP


Cuba y el Beisball...

AROLDIS CHAPMAN

Pelotero desertor ayuda a basquetbolistas exiliados

De izquierda a Derecha: Georvys Elias, Taylor García Bustamante, Aroldis Chapman (de traje) y Grismay Paumier.
De izquierda a Derecha: Georvys Elias, Taylor García Bustamante, Aroldis Chapman (de traje) y Grismay Paumier.

Todavía hay mucha oscuridad sobre el rumbo que tomará Aroldis Chapman para llegar a las Grandes Ligas, pero al menos el muchacho se encuentra muy claro en un punto: quiere ayudar a sus compatriotas donde quiera que estén.

Por recomendación del pitcher holguinero, la empresa Athletes Premier International (API), acaba de firmar a tres de los cuatro basquetbolistas cubanos que desertaron recientemente en Las Palmas de Gran Canaria durante un choque amistoso con la escuadra española.

Georvys Elías Sayús, Taylor García Bustamante y Grismay Paumier llegaron a un acuerdo de representación con API, que también canaliza los esfuerzos para convertir a Chapman en agente libre.

Según Edwin Mejía, presidente de API, Chapman insistió mucho en ayudar en lo posible a sus tres paisanos, que sueñan con jugar en calidad de profesionales en alguna liga europea.

"Una de las misiones de API es ayudar a atletas latinoamericanos a alcanzar sus metas personales y profesionales'', indicó Mejía, quien guía personalmente los pasos de Chapman. "Estamos contentos de que Aroldis nos haya recomendados a sus compatriotas y ya hemos contactado con clubes del mundo interesados en sus servicios''.

Los tres basquetbolistas se han unido a Chapman en la ciudad de Barcelona, desde donde Mejía dirige los esfuerzos por encontrar una vía hacia algún tipo de residencia legal para el lanzador.

La entidad promotora espera que el cuarto desertor, Geofry Silvestre, también firme en breve un contrato de representación, pues este es el único de los cuatro basquetbolistas que ya juega en un circuito profesional.

Silvestre, que dejó el grupo en Gran Canaria para comenzar a entrenar con un equipo en Tenerife, ya forma parte del Plasencia, un conjunto de segunda división en la ciudad de Extremadura.

Varios reportes de prensa ibérica, reseñaron favorablemente el primer juego del antillano ante el Illescas en la liga LEB Plata, al sumar 28 puntos y 12 rebotes en apenas 32 minutos de juego.

"He llegado a un equipo joven, pero que se nota que tiene mucha ilusión'', comentó Silvestre a Marca. "He entrenado poco, pero he encontrado bastante sintonía con el entrenador. engo para ayudar al equipo y que llegue a la Final''.

El delantero de poder, que en el Centrobasquet del 2005 fue contactado por un emisario de los Lakers de Los Angeles, ganará 1,700 euros mensuales (cerca de $2,500) con el Plasencia. Con la selección de su país percibía, según el avileño, cerca de $10 mensuales.

Por el momento, el equipo extremeño espera por los trámites burocráticos para darle un toque final a la situación de Silvestre. El club español habría pedido una especie de pase a la liga cubana, pero es de esperar que sea negado por las autoridades deportivas de la isla

De todos modos, la Federación Internacional de Básquetbol (FIBA) haría valedero un pase de oficio para el ala-pívot de 30 años de edad, pues el circuito cubano no es considerado profesional.

Fuente: El Nuevo Herald

____________________________________

El Duque se convierte en ejecutivo de liga profesional

ORLANDO HERNANDEZ en un entrenamiento en Miami. El Duque  se une a los propietarios de la Liga Invernal de Florida.
ORLANDO HERNANDEZ en un entrenamiento en Miami. El Duque se une a los propietarios de la Liga Invernal de Florida.
CM GUERRERO / El Nuevo Herald

Orlando El Duque Hernández escribió increíbles historias en el terreno de juego. Aunque todavía no ha tirado la toalla como jugador, el lanzador cubano comienza una nueva etapa de su carrera, al unirse al grupo de propietarios de la Liga Invernal de Béisbol de la Florida.

El anuncio lo hizo oficial el comisionado de la liga, el ex pelotero Ken Griffey padre, cuando presentó al mediodía del lunes a El Duque en el salón de conferencias del estadio de FIU.

"Esta liga invernal se creó con el propósito de brindar oportunidades a peloteros jóvenes que se encuentran en un nivel entre novatos y Clase A'', dijo Griffey. "Es un gusto poder tener con nosotros a una figura como El Duque Hernández''.

El campeonato arrancará el próximo 30 de octubre a las 7 p.m. con el debut del equipo local Diamantes de Miami.

"Estoy feliz de formar parte de este proyecto junto a una gloria de Grandes Ligas como Griffey'', dijo El Duque. "Esta liga tiene un enorme futuro y le da una nueva vida al béisbol del sur de la Florida al estar dirigida especialmente para el desarrollo de talentos jóvenes''.

El torneo contará con la participación de cuatro equipos, que son propiedad de la liga. Además de la franquicia de los Diamnantes actuarán los Osos Negros de Leesburg, la Marea de la Space Coast de Cocoa y los Naturales de Seminole County en Sanford.

"Este torneo inaugural será un paso positivo para el béisbol en el estado de la Florida'', afirmó Rick López, mánager general de los Diamantes. "La nómina y el piloto de la novena se darán a conocer en los próximos días''.

Cada equipo jugará 60 partidos entre octubre y enero y los jóvenes peloteros de los cuatro elencos serán observados por los buscadores de talentos de Grandes Ligas.

"Confíamos en el éxito de esta primera liga invernal'', aseguró el propietario de la liga Mickey Filippucci. "Estamos seguros que el campeonato ayudará al desarrollo de muchos jugadores que están buscando la oportunidad para pulir su talento''.

Grace Acosta, hija de uno de los primeros peloteros cubanos en las Mayores, Baldomero Acosta, dirigente de los Havana Cubans en la Liga Internacional de la Florida en la década de 1940, también participa en esta aventura. Grace estará con la franquicia de los Diamantes en funciones de mercadeo. Tito Rondón se une en la labores de relaciones públicas del equipo.

Para mayor información sobre la Liga Invernal y el equipo de los Diamantes, se puede visitar la página de internet www.fwb.com, también en relaciones públicos con Rondón: diamantesmedios@gmail.com.

Fuente : mmartinez@elnuevoherald.com

Cuba en Brumas...

Raúl Castro propone menos comida gratis a cambio de más salario


FERNANDO GARCÍA | La Habana. Corresponsal | 15/09/2009 | Actualizada a las 00:26h | Internacional

La Revolución se juega el futuro en la mesa de un comedor. ¿Dónde hay que almorzar y quién debe pagar la cuenta? Hoy es el Estado el que lo pone prácticamente todo –comida, mesa, mantel– y abona la factura. Pero el Gobierno se ha dado cuenta de que el sistema es una ruina y por eso planea cerrar los "comedores obreros", cuasi gratuitos, así como finiquitar o restringir la libreta de abastecimiento.

Precios de productos en La Habana y en España

Precios* de productos alimenticios y básicos de importación en La Habana y en España

Salchichas alemanas
, 20 unidades
Precio en Cuba: 38,20 CUC = 28 euros
Precio en España: 12 euros

Servilletas de papel, 30 unidades
Precio en Cuba: 3,25 CUC = 2,4 euros
Precio en España: 0,9 euros

Pañales de bebé, 10 unidades
Precio en Cuba: 32,7 CUC = 24,4 euros
Precio en España: 9,95 euros

Leche entera, 1 litro
Precio en Cuba: 3,20 CUC = 2,4 euros
En España: 0,59 euros

Aceite de oliva (Carbonell), 1 litro
Precio en Cuba: 18,75 CUC = 14 euros
En España: 2,95 euros

Vino tinto reserva, 1 botella
Precio en Cuba: 34 CUC = 25,3 euros
En España: 14,65 euros

Baguette de pan
Precio en Cuba: 1 CUC = 75 céntimos de euro
En España: 80 céntimos de euro

* Conversión al cambio oficial de ayer / Los precios varían ligeramente entre las distintas cadenas del Gobierno y según fechas de caducidad


MÁS INFORMACIÓN
La idea es aplicar la compleja medida con tiento y paulatinamente –dada su complejidad y riesgos–, a lo largo de los próximos meses. Algunas entidades ya han empezado a experimentarla.

El objetivo es ahorrar y racionalizar la economía. La clausura de los comedores colectivos, con la consiguiente supresión del desayuno y el almuerzo a precio simbólico en los centros de trabajo, busca en concreto ajustar mejor la oferta y la demanda, reducir las importaciones, gastar menos en transporte, distribución y electricidad, dar más valor a la moneda nacional para facilitar su ulterior unificación con la moneda convertible (CUC) y poner coto al robo de alimentos y materiales relacionados con la estructura actual de abastecimiento.

La decisión se ha anunciado en las últimas semanas en bancos, oficinas y centros productivos adscritos a ciertos ministerios, en unos casos para ponerla en práctica el 1 de octubre, en otros en diciembre y en algunos a primeros de año. "Los jefes lo han dado por seguro, como algo que se implantará en todo el país, aunque aquí ya usted sabe que seguro no hay nada", nos dijo una empleada del sector petrolero.

El plan responde al proyecto de Raúl Castro de "eliminar los servicios gratuitos y subsidios inadecuados, salvo en salud y educación", para, al mismo tiempo, convertir el salario en fuente principal de ingresos.

Según los jefes a los que ha correspondido transmitir la orientación (orden), la supresión de las comidas colectivas a precio simbólico (poco más de un peso cubano) se compensará con la entrega de unos 15 pesos diarios a cada trabajador. La mayoría de los empleados verán así duplicado su sueldo mensual.
La medida contenta a unos y plantea dudas a otros. "Para mi, mucho mejor si me dan la plata y yo me arreglo. Lo que me dan ahora no lo como; está malísimo y ya me traigo el almuerzo de casa", nos dijo un joven funcionario de la Oficina del Historiador de La Habana. Él mismo reconoció que algunos compañeros suyos, "sobre todo gente mayor", ven el cambio con escepticismo. "Pero será bueno para el país", opinó.

El ahorro puede ser importante. Las empresas estatales y mixtas se gastan más del doble de esos 15 pesos diarios en cada almuerzo. Pero su precio cubre lo que desaparece en los frecuentes y cuantiosos robos que se producen a lo largo de toda la cadena de transporte y distribución. Y las autoridades deben de estar frotándose las manos al calcular lo que dejará de gastarse en gasóleo para los camiones y en luz para los comedores, por citar sólo dos aspectos.

Si todo se hace como está previsto, la transformación en los hábitos y horarios de los cubanos será notable, al igual que en su forma de ver la relación entre lo que ingresa, lo que consume y lo que paga. La alteración será aún más importante si Raúl cumple además su proyecto de suprimir la libreta de abastecimiento: un objetivo en el que la prensa oficial viene insistiendo machaconamente.
Las consecuencias económicas de estas reformas son todavía incalculables. Habrá que ver el ritmo y grado de su cumplimiento y si, para suplir los servicios ahora estatales, el Gobierno facilitará su prestación a cargo de la iniciativa privada. Voluntarios para abrir restaurantes no faltarían. Son muchos los cubanos que tienen hambre de mejoras y cambios.

Fuente: Internacional

Cuba está lista para un nuevo relevo generacional...

Cuba está lista para un nuevo relevo generacional
El senador estadounidense Robert Menéndez.


(Radio Martí) Cuba podría estar ante un cambio generacional debido a la avanzada edad de sus dirigentes comunistas, declaró a Radio Martí el senador estadounidense Robert Menéndez.


Agregó el senador de Estados Unidos que todos los jefes de la revolución castrista son ya ancianos y que hay en la isla que quiere ver cambios.

Las declaraciones de Robert Menéndez fueron hechas en el contexto de la muerte del comandante Juan Almeida, tercer hombre del poder en Cuba.

Con detalles, desde Washington, nuestra colega Diana Molineaux.


Cuba : Las Opiniones cuentan...


¿Dónde están los aguacates?

Por Pablo Alfonso

Los políticos y los especialistas en mercadeo tienen mucho de común. Son gente creativa que ofertan su producto, a veces, más allá de sus propias posibilidades. Algo semejante sucede con ciertos empresarios que se lanzan a la conquista de objetivos comerciales.

Políticos, empresarios y cabilderos han hecho gala de una inagotable imaginación a lo largo de la última década en el tema de las relaciones Cuba-Estados Unidos. Algunos con lógica inexcusable, otros con sus intereses a flor de piel y la mayoría con ingenuos argumentos que rozan el infantilismo.

En materia de comercio no he sido nunca de los que se oponen a que el diferendo político entre Cuba y Estados Unidos sea un obstáculo para el negocio. Otra cosa, por supuesto, es el ángulo político del asunto. No siempre comercio y política van de la mano, aunque sería tonto pensar que cada uno camina por una senda diferente.

Hecha la anterior aclaración en beneficio de los ríspidos, los impolutos y los apasionados conversos de cada lado, es tiempo de pasar al tema de esta columna.

Se trata de una entrevista publicada la pasada semana en el semanario cubano Opciones, una especie de periódico que pretende ser un órgano de temas económicos y financieros; tarea difícil en un país donde la economía y las finanzas, se acuestan en la misma cama de la ideología y la política.

Opciones entrevistó al empresario Jay Brickman, vicepresidente de la naviera estadounidense Crowly y algunas de sus afirmaciones fueron sorprendentes. Confieso que no sabría clasificarlas de infantiles, interesadas o ingenuas. Dejo esa tarea a los lectores.

“Cuba podría suministrar aguacates, cítricos, café, azúcar y otros productos a Estados Unidos cuando cese el embargo económico”, afirmó Brickman, quien añadió que “en un futuro, Cuba puede ofrecer ciertos productos (…) por ejemplo a la Florida, donde muchas de las tierras cultivables se están usando para construcciones y ha bajado la producción”.

La cita es textual.

La naviera Crowly transporta productos agropecuarios estadounidenses a Cuba desde su venta a la isla fue autorizada en el 2001. Bueno, uno puede entender el interés de Brickman de que el comercio no sea en una sola dirección para que sus barcos no tengan que regresar vacíos a Estados Unidos.

Pero el argumento utilizado carece de realismo. ¿Qué tan informado está Brickman de lo que sucede en Cuba?

Si las sanciones económicas a Cuba fueran suspendidas ahora mismo sería casi menos que imposible que el régimen cubano estuviera en capacidad de exportar productos agrícolas a Estados Unidos.

¿Dónde están los aguacates, señor Brickman? ¿Y el azúcar, el café y los cítricos?

Brickman parece ignorar que la agricultura cubana, al igual que la producción general de bienes en la isla, está en bancarrota.

Habría que recordarle que, según cifras oficiales, de las 6.6 millones de hectáreas cultivables del país, sólo están en uso unas 3.1 millones de hectáreas. Se podría añadir que de esta cifra sólo unas 500 mil hectáreas están en manos de campesinos o cooperativas privadas y sin embargo son responsables del 60 por ciento de la producción agrícola de la isla.

Con la ineficiente producción del mayoritario sector estatal es imposible alimentar a los 12 millones de habitantes del país.

El resultado de esta ecuación es sencillo. Debería estar claro para todos los Brickman de este mundo que para revertir esa situación, la dictadura castrista tiene que dejar a un lado el estatismo y liberar a las fuerzas productivas del país, poniéndolas en manos de los cubanos.

Casi nada. Todo un cambio de sistema. Cuando eso suceda, entonces Cuba sí estaría en condiciones de vender sus excedentes agrícolas a Estados Unidos.

Ahora mismo, si no existiera el embargo, el régimen cubano tiene muy poco que ofrecer al mercado estadounidense. El níquel está comprometido, al igual que el tabaco y el puñado de azúcar que produce.

Nos queda el sol, el mar y las arenas blancas de nuestras playas. Eso es algo que no ha podido opacar la revolución castrista.

Fuente : Diario Las Americas - Publicado el 09-12-2009