Saturday, December 26, 2009

Cuba News, Arte, Hemeroteca y "FELIZ NAVIDAD"...



Enjoy the Holidays

 

Happy Holidays to all, and to those that will be spending their Christmas in Cuba.

A TV report yesterday by local news station WPLG described the "biggest crowd" at Miami International Airport being those passengers on an "overbooked Cuba flight."

May everyone have safe travels, and happy celebrations.

[Funny post on the Export Law Blog: Santa Claus versus the Embargo.]

"If Santa delivers toys for U.S. children first, there will be toys destined for Cuba in the sleigh in violation of 31 C.F.R. § 515.207(b). That rule prohibits Santa’s sleigh from entering the United States with “goods in which Cuba or a Cuban national has an interest."

[Photo: man decorates a Christmas tree outside the San Francisco convent in Havana, Cuba by AP/Javier Galeano]

No tolerance for street protests

Before Cuba’s parliament on Sunday, Army General Raúl Castro warned that there will be no tolerance for “provocative activities” and much less on the streets.
Read the rest of this entry »
Source: CUBAPOLIDATA

Cuba, the United States and Human Rights

human%20rights%20day.jpg
Photo credit: EFE

Yesterday was International Human Rights Day, and, as would be expected, human rights activists in Cuba organized several events mark the day, inviting press and foreign diplomats to observe and cover the demonstration. Three demonstrations were organized, in one case with as many as 50 activists, and in two other cases, carried out by perhaps less than a dozen. In all three cases, the activists were met and repudiated by protestors who yelled, booed and chanted at and over them.
At one of these demonstrations, one featuring no more than a handful of human rights activists and about 200 of their critics, the counter-demonstrators were seen pushing and hitting people, and CNN ran footage of people being shoved into cars. A foreign diplomat who was there to observe the demonstration was himself surrounded and harassed by the crowd.
As usual, I find myself wondering where U.S. policy fits into this picture.
"They are mercenaries," yelled one demonstrator who did not give his name. "They are paid by the United States of America, the same country that has a blockade on us, who threaten our children, who have killed more than 2,000 Cubans."
You might be tempted to just wave this off as propaganda and hyperbole. It is both of those things. But these are actually two very crucial points on which the failure of U.S. policy turns. The United States does dedicate millions of dollars a year to aiding and publicizing the work of Cuban dissidents, both on and off the island. And during the Bush Administration, as our policy fixated on regime change in Havana, or “hastening the transition,” that aid quadrupled. The more the United States focused on Cuba’s dissidents, the more Cuban authorities did too. Some dissidents, like Miriam Leivia, kept their distance as a result:
Continue reading "Cuba, the United States and Human Rights" »

Poetry Chronicle





Published: December 24, 2009
THE MIND-BODY PROBLEM
Poems.
By Katha Pollitt.
Random House, $23.



PROTEST PHOTOGRAPHS
By Chauncey Hare
373 pp. SteidlKasher. $56.


Hare’s dedication relates him precisely to his subjects: “These photographs were made by Chauncey Hare to protest and warn against the growing domination of working people by multinational corporations and their elite owners and managers.” Above, “California, 1968-1972.”

Related

Times Topics: Poetry and Poets

“Everywhere I look I see my fate,” Pollitt writes, and she’s not kidding. Studying the ragtag riders on a New York subway at night, she thinks “of Xerxes, how he reviewed his troops / and wept to think that . . . / not one would be alive in a hundred years.” The kitschy collectibles in a schoolyard rummage sale have crossed decades to deliver the message “that we lose even what we never had.” “The Mind-Body Problem,” Pollitt’s second collection of poems (and her first in close to 30 years), is a book consumed not so much with mortality as with transience, of which mortality is one aspect. Another is the way our most casual choices come to define us, a process Pollitt likes to enact by letting casual-seeming analogies take over whole poems. “Death can’t help but look friendly / when all your friends live there,” she writes in “Old,” “while more and more / each day’s like a smoky party / where the music hurts and strangers insist that they know you.” In the ­poem’s final lines you’re still at that awful party, checking your watch and saying “to no one in particular, / If you don’t mind, I think I’ll go home now.” Pollitt knows how to pace a poem — where it ought to turn, tense and relax. She knows how many specifics she needs to save up in order to afford an abstraction, and how to cinch off a free-verse lyric with pentametrical certainty: “wrapped in white tissue paper, like a torch”; “the silent, bright elms burn themselves away.” A few of the poems feel pat and rhetorical (Pollitt, a longtime columnist for The Nation, is persuasive for a living). But “The Mind-Body Problem” is an affecting and satisfying book.

NEWS OF THE WORLD
Poems.
By Philip Levine.
Knopf, $25.

As “Detroit” becomes a byword for dismal, post-prosperity urban America, it’s useful to have Levine around to remind us that the city was brutal even in the boom times. Now in his 80s, Levine, who worked in Detroit’s factories as a young man, has spent decades disabusing poetry readers of the notion that back-breaking labor is good for anything but a broken back: “a bare bulb swung above him / as he bowed to the wrong job / in the wrong place and entered / the unwritten epic of tedium, / a cigarette in one hand, / three fingers on the other.” But Levine may be most interesting when he’s not writing Philip Levine poems. In “News of the World,” more consistently than in his last couple of collections, he’s able to step out of his element — the three-beat line, the assembly line, the insistent second person — and be surprised. A sequence of prose poems set in Spain, Portugal, Cuba and other non-English-speaking countries is characteristically wise, but the wisdom is always someone else’s. In Lisbon, a voluble companion explains that the locals have long memories because “Nothing had happened for centuries. The navigators had all drowned. The whole country had drifted farther & farther out to sea to find its true weather, the perfect miasma in which we now sat. ‘Once upon a time we were Europeans,’ he said. His cell phone rang & rang.”

THE BRIDE OF E
Poems.
By Mary Jo Bang.
Graywolf, $22.

“Not everyone agrees but it’s clear / There is an immense power in uncertainty,” Bang writes, with a clever equivocation. Like many of her contemporaries, she’s a poet obsessed with the various instabilities: of meaning, of memory, of identity. The poems in her sixth collection are fitful fever-dreams — protean, vivid, relentless and inscrutable: “Walking, is it better to keep the eyes closed / Or open to an assailant sand-grate in the psyche? / The four-story inventory mocks, ‘I had the common / Experiences plus the less. Listen, how common is that?’ / After the fall. The terrible empty room.” “The Bride of E” is abecedarian, with one or more poems corresponding to each letter of the alphabet. This gives the book a vague architecture but doesn’t focus Bang’s writing the way loss and lamentation did in her last collection, the powerful “Elegy.” Nor do any of her other structural choices. A handful of passages recur in different poems, but because the emotional significance of the song “MacArthur Park” remains obscure, the words “Someone left the cake out in the rain” gain no resonance with repetition. Bang can be an ingenious phrase maker, startling English out of its idiomatic slumber with subtle, deliberate awkwardness: “The sky is the color of blue”; “On a front page was a picture in the paper”; “And now a bird, overheard, realizes its dream of flying.” But “The Bride of E” is a sprawling, monotonous book, and its little moments of relief are just that.

HILARITY
By Patty Seyburn.
New Issues/Western Michigan University, paper, $15.

The biggest risk for a funny poet, other than not being funny, is not being taken seriously. Readers will think you’re a deflector of difficult issues, like the nephew who knows his agreeable patter is the only thing keeping the family meal from descending into rancor and recrimination. The poet Heather McHugh once told a reporter that her humor was a kind of shyness: “I make people laugh so they don’t look at me — make them have a little seizure.” Like McHugh, Seyburn mitigates this risk by making hilarity a subject as well as a strategy. In her third collection she stalks straight into the darkness, sending humor ahead of her like a flashlight beam. “Same old ingredients: fan, shadow, furnishings. / How can I make a rich ragout from that?” she writes in “Four-Oh-Four A.M.,” one in a long series of poems about insomnia and nightmares. “Granted, the fan’s revolutions / are nonviolent.” Seyburn understands that the poet and the comedian seek many of the same effects — misdirection, delay, surprise — and that the line break is a piece of punctuation: “I freight a Shaker chair on my back up / Mount Blue, because there is nowhere to sit / in nature.” The book is only occasionally unsurprising: Seyburn plays lowly subject matter against lofty diction for an irony that can feel formulaic. And she relies a little too heavily on the genitive case as a template for metaphor, although she certainly has fun with it: “the bossa nova of dream,” “the Kalamazoo of consciousness,” “my pelf of wandering passions consumed / by the mealy bugs of time.”

Eric McHenry teaches creative writing at Washburn University. He is the author of a poetry collection, “Potscrubber Lullabies.” Source: The New York Times
                                                                                           

 December 21, 2009


"Ready for the first million"

Last Wednesday there was a meeting by videoconference between U.S. travel industry representatives and tourism ministry and company representatives in Cuba. AP coverage here; Reuters here.

I attended, and it was an interesting exchange. When asked if Cuba is ready for a surge in travelers from the United States, a Cuban official responded, “We’re ready for the first million.” He outlined plans to build more hotels if demand surges, adding 10,000 rooms to the current capacity. Cuba’s preference is to build these hotels as joint ventures with foreign investors, as was done in the early 1990’s. He noted that of Cuba’s 48,000 hotel rooms, about 6,000 are in joint venture hotels (where the foreign companies are part owners) and about 25,000 are in hotels under management contracts with foreign companies (where the foreign company has its brand on the hotel and handles management and marketing).

Another official said that in a four-month period (June-September) this year, 59,000 Cubans bought hotel packages to stay in hotels in Varadero, Cayo Largo, Cayo Santa Maria, and elsewhere. More on this here.

Cuba: Hacia el 2010 y el 2011






Por Marcos Antonio Ramos


No se trata de cuestiones proféticas como las del 2012, fecha que ha atraído tanta atención en gran parte del mundo y a la que dediqué un artículo anterior. Como intento hacerlo cada cierto tiempo, me propongo resaltar la proximidad del quinto centenario de la entrada de Cuba en la civilización occidental, sin dejar de reconocer los méritos de sus primeros y nobles habitantes, cuya sangre se mezcló con la de los colonizadores. Hace algún tiempo, escribí acerca de los cinco siglos (1508-2008) que separan la fecha del envío de la expedición de don Sebastián de Ocampo a recorrer las costas cubanas, viaje de ocho o nueve meses que preparó el camino para acontecimientos posteriores sin los cuales sería imposible escribir la historia de Cuba como la hemos conocido a través del tiempo. A principios del 2011 llegaremos al quinto centenario de la colonización de Cuba encabezada por don Diego Velázquez, fundador de las primeras siete villas que sirvieron de base al futuro desarrollo de la nación cubana. Como anticipo de tan importante celebración se me ocurre recordar a mis lectores que en el 2010 se cumplen 500 años de los preparativos que se hicieron en Santo Domingo para la gran empresa encomendada a Velázquez, nuestro fundador. Si no hacemos algo, y pronto, nos sorprenderá el 2011 simplemente como algo curioso mencionado en algún lugar sin el merecido reconocimiento.
Nuestro ilustre historiador don Ramiro Guerra, daba gran importancia en su “Manual de Historia de Cuba” a un asunto que debe tenerse en cuenta antes de proceder a analizar lo acontecido. Según Guerra: “Durante los quince años que mediaron entre el reconocimiento de la costa meridional de Cuba por Colón, y la toma de posesión del virreinato de Santo Domingo por don Diego, no se había realizado ningún intento de ocupar y colonizar ...
a Isla…” Pero don Diego Colón quería incorporar a Cuba a su virreinato y después del impulso inicial de encomendar la labor a su tío don Bartolomé Colón, designó a un antiguo teniente de don Nicolás de Ovando, don Diego Velázquez, hombre con recursos y fundador de villas en el norte de la Española. Como sucede frecuentemente, la política y el pragmatismo tuvieron relación directa con lo anterior. Velázquez tenía buenas relaciones tanto con don Diego como con don Miguel de Pasamontes, hombre de confianza de Su Majestad el rey don Fernando y estaba dispuesto no sólo a sufragar los gastos sino a llevar a cabo el reclutamiento. En ese año de 1510 fueron reclutados entre otros Pedro de Alvarado, Bernal Díaz del Castillo, Diego de Ordaz, Pánfilo de Narváez, Francisco Hernández de Córdova, Juan de Grijalva y Hernán Cortés. Una lista de figuras destinadas a formar parte de la historia de América. Según la opinión del Padre Bartolomé de las Casas: Velázquez “era de condición alegre y humana, y gozaba de gran estimación por la jovialidad y llaneza con que trataba a sus inferiores, sin menoscabo de su dignidad ni del respeto debido a su persona y jerarquía”. También señalaría el Protector de los Indios que el colonizador era un hombre sin demasiada instrucción, pero cuyo sentido práctico suplía tal limitación.
De cualquier manera, de Salvatierra de la Sabana, una de las poblaciones fundadas por Velázquez en Santo Domingo, saldría a principios de 1511 la expedición que pronto llegaría a la zona de Baracoa en el oriente de la isla de Cuba. Desde aquellos días la relación entre Cuba y Santo Domingo sería estrecha y constante. A partir de tan lejana fecha, Cuba y Santo Domingo serían prácticamente un mismo país y sus hijos formarían parte, en aspectos fundamentales, de
un mismo pueblo. No puede escribirse la historia de Cuba sin los nombres beneméritos de infinidad de dominicanos que contribuyeron a su desarrollo nacional o dejaron en ella descendientes de gran importancia para el país. Ojalá se publique todo un diccionario con nombres y datos de cubano dominicanos y de domínico cubanos. Curiosamente, un cubano nacido precisamente en Baracoa, el general Manuel Jimenes González, sería el primer presidente de la República Dominicana en ser elegido mediante un proceso electoral, el cual se llevó a cabo en 1848.
Desde la independencia de la patria de Juan Pablo Duarte, ocurrida en 1844 al liberarse de la dominación haitiana, el país había sido gobernado por una Junta Central Gubernativa y por gobernantes provisionales. Jimenes, cuyo apellido es diferente al de Jiménez, dio inicio a una familia de importantes políticos dominicanos, entre ellos otro presidente y estadistas de fama.
Pero los dominicanos y los cubanos, como también nuestros hermanos de Puerto Rico, la otra Antilla española, y el resto de los hispanoamericanos, debemos aprovechar fechas como la ya cercana del quinto centenario de la colonización de Cuba para rendir homenaje a la Madre Patria. Con todas las limitaciones y errores de aquel proceso de conquista y colonización o del período colonial, sería quizás bueno admitir que de aquellas situaciones pudiera decirse en ciertos casos: “cosas son del tiempo y no de España”. Si nos dedicamos únicamente a buscar los problemas de la conquista y colonización españolas, asuntos innegablemente reales, tendríamos que enumerar, entre otras muchas cosas, los gravísimos errores cometidos por nosotros mismos en la administración de nuestros países y hasta en las relaciones entre las naciones americanas. Como dijera Jesús de Nazaret: “el que esté libre de pecado lance la primera piedra…”
Visitaba Lima el gran historiador gallego don Salvador de Madariaga, cuando una
ilustrísima dama peruana le mencionaba, en una recepción a la que ambos asistían, ciertos abusos de los conquistadores, reprochando por ellos a los antepasados de don Salvador. El autor de tantas obras sobre el continente americano le recordó entonces a la distinguida señora que aquellos abusos debían atribuirse a los antepasados de la dama y no a los de Madariaga, ya que los de don Salvador se habían quedado en España y no habían participado en la Conquista o en la administración colonial. Cuando hablamos de España y de América estamos también hablando de nuestros propios antepasados. No debemos ignorarlo, sobre todo aquellos que por cuestiones de descendencia pertenecemos a la antiquísima raza celtíbera o tenemos alguna sangre española corriendo por nuestras venas. Y también conocemos como hispanoamericanos que nuestra sangre se mezcló con las de otros pueblos de América, Africa y el mundo para crear así el maravilloso experimento americano que podemos exaltar libremente en una nueva era en la que nos despojamos de prejuicios raciales, siempre dañinos, innecesarios y contrarios a la razón.
El único quinto centenario de América no es el relacionado con el Descubrimiento, o con el Encuentro de Culturas como se ha preferido llamarle en épocas recientes. Los antillanos, como el resto de los hispanoamericanos, podemos celebrar nuestro idioma y nuestra historia. Y en el caso cubano, los quinientos años de la llegada de nuestros antepasados.
Fuente: Diario de las Américas

Cuba: nuevo mapa diplomático mundial


Cuba presume su nuevo mapa diplomático mundial y hace gala de su relación con los 32 países, "de izquierda y derecha", de América Latina, y destaca sus fortalecidos vínculos comerciales, políticos y diplomáticos con las dos naciones gigantes de Latinoamérica: Venezuela y Brasil.
El gobierno de Raúl Castro concluye 2009 con una activa diplomacia en América Latina, lo que logró cerrar el capítulo de aislamiento, al formalizar sus relaciones diplomáticas con El Salvador y Costa Rica, las únicas dos naciones con las que no mantenía relaciones, y su nueva alianza estratégica con China y Rusia.
"Al resumir la ejecutoria internacional del año que concluye, puedo afirmar que los hechos demuestran el completo fracaso de las pretensiones (del gobierno) norteamericano, de más de medio siglo, de aislar a Cuba", afirmó el presidente Raúl Castro Ruz en su discurso del pasado 20 de diciembre en el Parlamento cubano.
Un mes antes, el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, presumió del nuevo mapa diplomático de Cuba en el mundo: "Cuba disfruta de vínculos amplios y productivos en todos los rincones del planeta. Con la única excepción de Estados Unidos, Cuba tiene relaciones de amistad con todos los países de este hemisferio y cuenta con la solidaridad de la región".
El pasado 23 de diciembre, el ministerio de Relaciones Exteriores celebró con bombo y platillo sus 50 años de la diplomacia de la revolución que triunfo en 1959, la que llamó "diplomacia de nuevo tipo".
En el acto, al que asistió el presidente de los Consejos de Estado y de Ministro, Raúl Castro, el canciller Rodríguez volvió hacer gala de la inserción "total" de Cuba en el concierto internacional, pero sobre todo destacó el fracaso de Estados Unidos por aislar a la isla.
Países claves
Cuatro países son los socios y aliados claves de Cuba no sólo en sus vínculos comerciales, sino como actores fundamentales en su estrategia diplomática en todos los foros internacionales y en su diferendo con Estados Unidos.
Venezuela es el principal socio comercial de Cuba y, sobre todo, el principal aliado en su enfrentamiento con el gobierno estadunidense. El presidente Hugo Chávez se convirtió en el salvavidas de la isla, pues se calcula que en 2010 el intercambio comercial entre ambos países podría llegar a 7 mil millones de dólares.
La mayoría del intercambio es de petróleo por servicios, transacción poco común en las relaciones comerciales mundiales, que engloba la entrega diaria de 115 mil barriles de petróleo por el trabajo de 42 mil colaboradores cubanos, principalmente médicos, paramédicos, maestros e instructores deportivos.
Chávez se ha convertido en el principal defensor y, muchas veces, vocero y representante del gobierno cubano. Así lo demostró en la pasada Cumbre sobre el Cambio Climático de Copenhague. Ahí, el mandatario venezolano hizo suyas las principales demandas del gobierno cubano.
Brasil mantiene en su agenda común con el gobierno de Estados Unidos el tema cubano. El presidente brasileño Luis Ignacio Lula da Silva es prácticamente el enlace entre los gobiernos de Raúl Castro y Barack Obama.
Desde el primer encuentro, 15 de marzo, de los presidentes de Brasil y Estados Unidos, Lula abogó por el levantamiento del embargo norteamericano a Cuba y por una nueva política estadunidense hacia la isla.
Brasil, sin duda, es un actor importantísimo para la isla, principalmente porque el presidente Lula ve en su relación con el gobierno de Castro una oportunidad para consolidar su liderazgo en Latinoamérica.
Brasil ocupa el cuarto lugar como socio de Cuba con un intercambio comercial de más de 700 millones de dólares y con una balanza favorable a la nación sudamericana.
Las relaciones comerciales y de inversión entre ambas naciones crecieron hasta en un 200% este año. El gobierno brasileño, por ejemplo, financiará el próximo año la construcción del cuarto puerto cubano (ya existen La Habana, Cienfuegos y Santiago) en Mariel, con una inversión de 600 millones de dólares.
Dos actores extrarregionales son fundamentales para la economía y la diplomacia cubana: China y Rusia.
Los chinos son el socio número dos de la isla con un intercambio bilateral de 2,200 millones de dólares, sólo detrás de Venezuela y antes de Canadá, España y Estados Unidos. La presencia de China ha jugado un papel importante en la reducción del aislamiento de Cuba.
Con sigilo, Rusia, exaliado de la "Guerra Fría", logró en dos años consolidar su presencia política, económica y militar en Cuba con la firma de los acuerdos de exploración y explotación petrolera; su interés en el níquel y la construcción de gasoductos.
El tesoro que Rusia reencontró en Cuba no sólo es hidrocarburo.
El presidente Dmitry Medvédev hizo a un lado las diferencias ideológicas del pasado: retomó su alianza estratégica con Cuba y, a través de la isla, intenta consolidar su presencia en América Latina y arrancarle a Estados Unidos el mercado bélico de la región.
Presencia cubana en el exterior
Datos de la cancillería cubana confirman que la isla finaliza este año con relaciones plenas con las 32 naciones de América Latina. Sus vínculos a nivel mundial suman actualmente 182 de los 192 miembros de la Organización de Naciones Unidas (ONU).
De ellos, 108 tienen embajadas y misiones diplomáticas en La Habana, mientras la isla mantiene sedes y misiones diplomáticas en 123 países. La isla ha desplegado unos 350 mil médicos, técnicos de salud y educadores, principalmente en por lo menos 157 países. Actualmente trabajan 51 mil cubanos en 95 países.
Cuba privilegia todo esquema regional que excluya a Estados Unidos, y hasta cierto punto lo ha logrado.
Al finalizar 2008 dio continuidad al proceso de inserción regional y logró insertarse en el Grupo de Río, el foro político más importante de América Latina, que en febrero próximo tendrá su reunión en México.
Consolidó su liderazgo, junto con Venezuela, en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), que recientemente celebró en La Habana su VIII Cumbre con la presencia de seis jefes de Estado y de gobierno, de los nueve miembros, y en la que se dio un gran impulso a la institucionalización de ese eje integracionista.
El ALBA nació hace cinco años a propuesta del expresidente cubano Fidel Castro Ruz. Surgió como propuesta de comercio solidario entre los estados y como alternativa del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), una iniciativa de Estados Unidos que finalmente fracasó.
Bajo el amparo del ALBA, Cuba y Venezuela serán los primeros países que realizarán una operación comercial con el sucre, la moneda que creó para sustituir al dólar en el intercambio entre los países del ALBA, que fue aprobada en diciembre para su puesta en marcha a fines de enero de 2010.
Cuba reiteró explícitamente su desinterés en retornar a la Organización de los Estados Americanos (OEA), a pesar que en la cita de la organización realizada en Honduras, el 3 de junio pasado, las naciones miembros decidieron derogar la resolución que expulsó a Cuba en 1962.
En el informe presentado por el viceministro de Relaciones Exteriores, Marcelino Medina González, a la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento), se destaca el multilateralismo de la diplomacia cubana y su presencia en organismos internacionales extrarregionales.
Pone como ejemplo el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), organismo que La Habana ha presidido en dos ocasiones: en 1979-1980 y en 2007-2009. Dentro del Movimiento de los No Alineados, La Habana ha sido un fiel aliado de Irán, país considerado actualmente el enemigo número uno del gobierno de Obama.
  Juan Balboa/ Apro
Fuente: tribunadeloscabos.com/mx